SUCESOS

Un bar de Pamplona, sorprendido con 230 personas cuando su aforo permitido es de 43

La Policía Foral detectó en una inspección ordinaria en un bar de Pamplona este exceso de aforo del 434%.

Ocio nocturno en las puertas de los locales.
Ocio nocturno en las puertas de los locales.  

Agentes de la Brigada de Juego y Espectáculos de la Policía Foral han finalizado los controles ordinarios de aforos del primer trimestre en establecimientos hosteleros y de espectáculos, completándose 132 inspecciones. De ellas, siete se han saldado con denuncias por infracciones graves, al superarse el aforo que la licencia de actividad establece en cada caso. Cinco corresponden a bares y discotecas de Pamplona, uno en Estella y otro en Larraga.

En un bar del casco viejo de Pamplona los policías aforaron, en el transcurso de una inspección rutinaria realizada a las 02.00 horas del sábado 6 de febrero, a 230 personas para una autorización de 43. Otros casos relevantes son el de un bar de Larraga con 130% de exceso (120 personas en un local para 52), un bar especial de la Plaza del Castillo (77% de exceso), otro en Estella (74%) y una discoteca de la capital con un 21% más de personas autorizadas.

Los excesos de aforo pueden constituir una infracción muy grave a la Ley Foral 2/1989, de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de Navarra, cuando se vean afectadas de forma negativa las condiciones de seguridad del local, y son graves si no resultan afectadas. En varios casos los establecimientos presentan escaleras de acceso por ser locales situados en sótanos, lo que puede dificultar las condiciones de un desalojo en caso de necesidad.

Habitualmente, el aforo máximo de un local se establece en función de la superficie útil de las zonas utilizadas por los clientes, con un baremo de 5 metros cuadrados por cada persona, excepto para los primeros 50 metros, que será de una persona cada 3 metros cuadrados. Todas las denuncias han sido remitidas a la Dirección General de Interior del Gobierno de Navarra para que proceda a la apertura del correspondiente expediente sancionador.

Además de la sanción económica, puede imponerse la suspensión de la actividad por un tiempo determinado, incluso la clausura del local.  

Actuaciones en materia de menores  

La Policía Foral ha completado este año 168 inspecciones para comprobar la presencia de menores en locales destinados a espectáculos públicos y actividades recreativas, 60 relacionadas con el control de suministro de alcohol a menores y 3 de tabaco. En Arguedas fue denunciado un establecimiento por tres infracciones graves, al comprobar la patrulla que se permitía a un menor utilizar una máquina de juego, al que además se le había servido bebida alcohólica y que también había accedido a la máquina de tabaco. Los agentes, además, realizaron una sonometría a solicitud del titular de una vivienda contigua, cuyos resultados en decibelios doblaron los permitidos.

Además fue denunciada una discoteca de Villava porque durante un concierto los policías identificaron a un menor de 13 años.  

Controles de horarios y tabaco

Asimismo, los agentes destinados a la Brigada de Juego y Espectáculos han completado 920 inspecciones relacionadas con tabaco y 19 en materia de cumplimiento de horarios, la mayoría a requerimientos ciudadanos que llaman a través del 112 al Centro de Mando y Coordinación de la Policía Foral, debido a molestias. Este año se han remitido al Departamento de Salud cuatro denuncias a titulares de locales por permitir para fumar en su interior: dos en Ribaforada y otras dos en Tudela, en este último caso, con el agravante de reincidencia.

En un bar de Ribaforada los agentes, que acudieron tras llamadas de los vecinos a la Policía Foral, tramitaron dos denuncias, la primera porque se estaba fumando dentro del establecimiento y la segunda porque permanecía abierto a las 04.50 h, cuando su autorización era para las 02.30 h. Se trata de dos infracciones graves a la Ley 28/2005 anti tabaco y al Decreto Foral 201/2002 sobre horarios, que pueden conllevar importantes sanciones económicas e inhabilitación para la actividad. La patrulla comprobó que sonaba la música, se dispensaban bebidas y el acceso para clientes permanecía abierto. 

Finalmente se recuerda que la Policía Foral continuará con sus controles preventivos en materia de juego y espectáculos, haciendo especial hincapié en el control de la participación de menores de edad y en aquellos aspectos relacionados con la seguridad de los espectadores, con el fin de garantizar su integridad en casos extremos como desalojos repentinos por causa grave.

Navarra tiene asumida desde 1987 la competencia exclusiva sobre juego y espectáculos, cuyo control es ejercido desde entonces por la Policía Foral en toda nuestra Comunidad.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Un bar de Pamplona, sorprendido con 230 personas cuando su aforo permitido es de 43