PREMIUM  SUCESOS

Uno de los okupas de la presunta violación en Pamplona: "En el piso la abracé, pero nos acostamos en su casa"

Gabi, uno de los únicos que ha prestado declaración y no ha sido imputado, reconoce haber mantenido relaciones sexuales, pero no del modo que relata la mujer.

Casa 'okupada' en la calle Jarauta de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY
Casa 'okupada' en la calle Jarauta de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY  

Hasta cuatro vecinos de la casa ‘okupa’ situada en la calle Jarauta número 13 han intervenido esta mañana de martes en el programa de Ana Rosa para dar su versión de los hechos ocurridos en este inmueble propiedad del Ayuntamiento de Pamplona y que permanece okupado desde hace varios meses.

Las versiones aportadas por estos ‘okupas’, dos hombres y una mujer, que conviven en este edificio son totalmente contradictorias y mientras uno señala que la joven se encontraba influenciada por el alcohol, otros aseguran que la chica se encontraba en perfecto estado.

Carlos, uno de los hombres denunciados por la chica por presunta agresión sexual, ha asegurado al programa de Telecinco que “ella quería seguir de fiesta. Iba bebida y traía su propia droga” y ha destacado que se la encontró “llorando en la calle porque le habían dejado sola”.

Por otro lado, otro vecino que no ha querido revelar su nombre, pero cuya habitación se sitúa pared con pared de donde ocurrieron los supuestos hechos que denuncia una mujer ha afirmado que escuchó ruido de gente “pasándoselo bien”, pero que “no oyó gritos ni chillos”.

“No sé si es cierto si ha habido sexo, pero la chica mucho no se quejó”, ha asegurado frente a las cámaras de Ana Rosa aunque ocultando su rostro.

La tercera residente del piso ‘okupa’ de la calle Jarauta, Arantxa, ha confirmado que otra compañera le dijo que la mujer que denuncia la supuesta violación grupal sí que estuvo “liada” con varios.

“Oí ruidos como de un perrillo, pero eran los gritos de la muchacha. Después salió normal e incluso se estuvieron riendo”, ha añadido esta okupa que vive esta casa municipal desde hace poco más de un año.

“Estaba alegre, como está una chica normal y él (el último hombre con el que estuvo) le acompañó a su domicilio”, ha sostenido.

Por otro lado, respecto a la investigación policial abierta, la okupa ha señalado que la Policía no les ha llamado para tomarles declaración y que muchas de las personas que vivían en este inmueble se han marchado tras lo ocurrido.

“Conmigo se han portado todos bien. Nos tienen mucho respeto a las mujeres y cuando han tenido alguna falta de respeto, se han marchado”, ha zanjado la vecina Arantxa.

Por último, Gabi, el último de los hombres que durmió con la mujer también ha querido dar su versión de los hechos. Este okupa es el único que ha prestado declaración y el juez ha decidido no imputarlo.

“La chica estaba cansada y bebida y, por eso, dormimos aquí. No la vi drogada y no creo que aquí le hayan dado nada. Yo solo la abracé para que se sintiera protegida”, ha señalado después de puntualizar que no mantuvo relaciones sexuales con ella en la casa okupa.

“Después de dormir, le dije que le acompañaba a su casa y allí fue donde nos acostamos”, ha reconocido. “Un abuso es aprovecharse de una persona que está indefensa y eso no ha pasado aquí”, ha sentenciado a la periodista del programa de Ana Rosa.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Uno de los okupas de la presunta violación en Pamplona: "En el piso la abracé, pero nos acostamos en su casa"