PREMIUM  SUCESOS

La Policía escenifica otro desalojo en Rozalejo tras haber permitido su okupación el sábado por la tarde

Agentes de la Policía Foral han cerrado los accesos a la plaza de Navarrería sobre las 7.30 horas de este domingo después de que los okupas accedieran al edificio por tercera vez.

La policía vuelve a ocupar las calles por el desalojo del Palacio de Marqués de Rozalejo. MIGUEL OSÉS
La policía vuelve a ocupar las calles por el desalojo del Palacio de Marqués de Rozalejo. MIGUEL OSÉS  

Doble trabajo, triple esfuerzo. La Policía Foral ha vuelto este domingo por la mañana a la plaza de Navarrería para tratar de volver a desalojar el palacio del Marqués de Rozalejo después de no haber hecho nada para permitir que los okupas volvieran a acceder a él este sábado por la tarde. 

"Perros en Navarrería", así alertaba la cuenta de Twitter de los delincuentes del Gaztetxe que han tomado Pamplona en los últimos días sin que se haya producido una sola detención: cortes de calles, acciones violentas y asalto del edificio público por tercera vez.

Sobre las 7 de la mañana, ha comenzado una discreta presencia policial en los alrededores del inmueble y no ha sido hasta las 7.30 horas cuando varias furgonetas del cuerpo policial autonómico han cerrado todos los accesos a la plaza donde se encuentra el edificio.

Pasadas las 8 horas se han producido los primeros conatos de enfrentamiento entre la policía y algunos radicales favorables a la okupación del edificio con los agentes que protegían los accesos a la plaza.

Los violentos han acudido a la zona tras conocer los movimientos policiales gracias a los mensajes en las redes sociales, y se han producido algunos incidentes en el Casco Viejo pamplonés a consecuencia de esas protestas.

Los mensajes en internet reclamaban a los jóvenes violentos que se acercaran a la zona para mostrar su rechazo, lo que ha derivado en incidentes en los que la Policía Nacional y la Policía foral han cargado contra los manifestantes.

NO HABÍA NADIE EN EL INTERIOR

En el interior del palacio, la policía no ha encontrado a nadie tras acceder al edificio a través de la puerta sellada con una chapa que los okupas cortaron con una radial durante la tarde de este sábado.

Se trataría del tercer intento de desalojo del palacio, convertido en negocio privado de los abertzales, después del ridículo del mes de agosto (los okupas volvieron en horas y el Gobierno suspendió el desalojo) y del numerito de este mismo mes de enero, cuando Uxue Barkos y su Ejecutivo fingieron una inspección para no tener que reconocer que había que clausurar el edificio protegido, ante su constante deterioro y su utilización ilegal.

Los okupas han disfrutado a su antojo del inmueble desde el verano del 2017 y han campado a sus anchas con negocios en su interior sin ninguna inspección fiscal ni sanitaria, mientras el Ayuntamiento de Pamplona y el Gobierno de Navarra, regido por los partidos nacionalistas y antisistema, lo consentían todo.

En los últimos días, los okupas protegidos por Bildu y Podemos se han enfrentado en varias ocasiones con las fuerzas de seguridad que vigilaban el acceso al palacio. Pero no pararon ahí, sino que esta misma semana, cortaron el tráfico del puente de El Vergel, colgándose dos radicales del puente, una a cada lado y unidas por una pancarta que impedía la circulación; pintaron un autobús urbano; y se encadenaron durante varias horas a un bloque de hormigón para cortar el paso de los vehículos en el cruce de las calles Cortes de Navarra, cuesta de Labrit y Amaya.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La Policía escenifica otro desalojo en Rozalejo tras haber permitido su okupación el sábado por la tarde