SUCESOS

La Policía Foral suma ocho actuaciones con animales peligrosos en lo que va de año

Dentro de estas actuaciones destaca el ataque a una persona en Alsasua que resultó con heridas leves.

Un perro de la raza American Staffordshire con bozal. ARCHIVO
Un perro de la raza American Staffordshire con bozal. ARCHIVO

La Policía Foral ha realizado en lo que va de año ocho actuaciones con animales potencialmente peligrosos, una de ellas tras el ataque a una persona en Alsasua que resultó con heridas leves.

Según señala el cuerpo autonómico, en todo el año 2018 se realizaron 36 actuaciones, dos de ellas, en Ororbia y Tudela, producidas por ataque a personas.

Desde el año 2018 hasta hoy, el mayor número de intervenciones se han realizado en localidades de la zona de la Ribera (21) y de la Merindad de Pamplona (12), mientras que el resto ocurrieron en poblaciones de la Zona Media (4) y Zona Norte (7).

En cuanto a los tipos de infracciones, estas se han producido por dejar suelto al animal potencialmente peligroso o no haber adoptado las medidas necesarias para evitar su escapada o extravío, y también por pasear o mantenerlos en lugares públicos sin bozal o cadena reglamentaria "causando un notable riesgo para la ciudadanía".

También hay un total de 15 infracciones muy graves por tener animales potencialmente peligrosos sin la preceptiva licencia.

Las mismas fuentes destacan dos actuaciones en las que menores circulaban por el espacio público con animales potencialmente peligrosos sin bozal y en uno de los casos sin la preceptiva licencia e incumpliendo la obligación de tener identificado al animal.

Al respecto, recuerda la Policía foral que la de 1999 sobre el régimen jurídico de la tenencia de animales potencialmente peligrosos aborda la regulación normativa referente a la tenencia, adiestramiento y manejo de animales potencialmente peligrosos, al objeto de preservar la seguridad de personas, bienes y otros animales.

Esta normativa tipifica, entre otras, las infracciones graves y muy graves, y considera entre estas últimas la tenencia de animales potencialmente peligrosos sin la preceptiva licencia; la venta o transmisión de los mismos a quien carezca de licencia y adiestrar animales para activar su agresividad o para finalidades prohibidas.

También es infracción muy grave la organización o celebración de concursos, ejercicios, exhibiciones o espectáculos de animales potencialmente peligrosos, o su participación en ellos, destinados a demostrar la agresividad de los animales.

Por su parte, se consideran infracciones graves dejar suelto un animal potencialmente peligroso o no haber adoptado las medidas necesarias para evitar su escapada o extravío; la tenencia de un animal potencialmente peligroso sin identificar o sin estar inscrito en el Registro Municipal; y mantenerlos en lugares públicos sin bozal o cadena reglamentaria.

Las mismas fuentes subrayan que este tipo de infracciones conllevan la correspondiente sanción económica, que podrá llevar aparejada, entre otras, la confiscación, decomiso, esterilización o sacrificio de los animales potencialmente peligrosos, y la suspensión temporal o definitiva de la licencia para tenencia de animales potencialmente peligrosos.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La Policía Foral suma ocho actuaciones con animales peligrosos en lo que va de año