PREMIUM  SUCESOS

Rescatan a los usuarios de una vivienda en Arbeiza tras un aparatoso incendio en su chimenea

Afortunadamente, según han confirmado los propios agentes navarros, no ha habido que lamentar heridos.

Bomberos y Policía Foral atienden el incendio de una chimenea en Arbeiza. CEDIDA
Bomberos y Policía Foral atienden el incendio de una chimenea en Arbeiza. CEDIDA  

Los ocupantes de una vivienda situada en la calle Mayor de Arbeiza han sido rescatados por los bomberos de Estella después de que un incendio en la chimenea provocara un importante humo.

Los hechos ocurrieron sobre las 19.25 horas de este pasado lunes en pleno centro de la localidad navarra y hasta el lugar se trasladó una dotación de emergencias de Estella, así como una patrulla de la Policía Foral.

Afortunadamente, según han confirmado los propios agentes navarros, no ha habido que lamentar heridos.

No obstante, la Policía Foral ha querido recalcar con este suceso la importancia de mantener adecuadamente las chimeneas para evitar este tipo de incendios, muy habituales cada invierno.

En este sentido, han recogido una serie de consejos para evitar estos sustos que, a menudo, tienen consecuencias fatales.

La construcción o reforma de la chimenea debe ejecutarse correctamente, ya que el tiro o conducto de evacuación de los humos -en su trayectoria vertical buscando el exterior- atraviesa forjados y cubiertas que deben estar perfectamente aislados del calor. No aislar una chimenea del forjado o hacerlo de forma deficiente supone exponer a la vivienda a un alto riesgo de incendio.

1. Comprueba el aislamiento.

Si adquieres una vivienda, o si reformas tu casa, comprueba con un profesional que la chimenea está aislada y cumple los estándares de calidad. Si reformas tu casa, aprovecha para mejorar el aislamiento.

2. Contrata profesionales.

Contrata las reformas con profesionales que garanticen que la instalación cumple con la normativa.

3. Deshollinado periódico.

Si utilizas la chimenea a diario todo el invierno, debes deshollinarla todos los años y si lo haces con menor frecuencia –por ejemplo en una segunda vivienda- cada dos o tres años como máximo.

4. Mejor con un o una profesional.

Realiza inspecciones sencillas del tiro de la chimenea, pero encarga siempre las labores de limpieza a un o una profesional. Son trabajos en altura y deben acometerse con los medios de seguridad necesarios.

5. Evita sobrecargas de leña.

Utiliza la cantidad justa de leña. Una emisión de calor excesiva aumenta el riesgo de generar un foco de ignición en algún punto del tiro.

6. Leñas secas y duras; más calor, menos riesgo.

Utiliza maderas secas y duras (roble, encina o haya); generan menos creosotas y tienen mayor poder calorífico que las húmedas -verdes- o blandas (pino, chopo).

7. Crea una zona de seguridad junto a la chimenea.

No coloques, a menos de dos metros de distancia del fuego de la chimenea, material combustible (muebles, alfombras, ropa húmeda...). Recuerda que son preferibles las chimeneas con puerta, que evitan el salto de chispas que pueden prender en la estancia.

8. Ventila la estancia constantemente.

Mantén una ventilación constante de la estancia. La combustión consume oxígeno y además, si el flujo de aire a través del tiro no es el adecuado, el nivel de monóxido de carbono puede aumentar peligrosamente.

9. Asegúrate de apagar totalmente el fuego.

Aunque parezca obvio, apagar el fuego completamente es fundamental. No dejes la chimenea encendida al irte a dormir. En segundas viviendas comprueba que el fuego está apagado antes de marcharte.

10. Instala un detector de incendios.

Coloca un detector de incendios ubicado correctamente. Es una excelente medida de precaución para detectar a tiempo el inicio de un incendio, lo cual podría salvarte la vida.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Rescatan a los usuarios de una vivienda en Arbeiza tras un aparatoso incendio en su chimenea