SUCESOS

Un brote en una residencia de estudiantes de Pamplona obliga a confinar el centro y establecer control policial

Dos patrullas se encuentran a las puertas del centro ubicado en la avenida Galicia de la capital navarra.

Dos agentes custodian la entrada y salida de la residencia Camplus, en el Ensanche de Pamplona, tras detectase un brote de 13 casos positivos entre sus estudiantes. PABLO LASAOSA
Dos agentes custodian la entrada y salida de la residencia Camplus, en el Ensanche de Pamplona, tras detectase un brote de 13 casos positivos entre sus estudiantes. PABLO LASAOSA

Varias unidades de Policía Municipal de Pamplona y de la Policía Foral se encuentran, en esta mañana de lunes, vigilando los accesos y salidas de una residencia universitaria situada en el centro de Pamplona después de haberse detectado 13 casos positivos de coronavirus "en un grupo de estudiantes que son amigos", según ha confirmado la propia directora del centro, Silvia Gurbindo.

Se trata de la residencia Camplus, ubicada en la avenida Galicia del barrio pamplonés del Ensanche, y a la que el Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra vigila de cerca durante estos días para evitar que este brote universitario continúe extendiéndose por la ciudad.

De esta manera, Salud Pública realizará un cribado a los usuarios de este centro y mantiene, por el momento, el centro confinado.

"Los estudiantes han atendido la situación y todos tenemos que acatar la decisión tomada por el Gobierno de Navarra", ha añadido la directora de Camplus, quien también ha asegurado que analizará lo ocurrido.

Gurbindo ha mostrado "preocupación" en estos momentos hasta que se conozcan cuántos estudiantes se encuentran contagiados, pero se ha mostrado convencida de que los jóvenes actuarán con "responsabilidad".

La Policía recibió este domingo por la noche la petición del departamento de Salud del Gobierno de Navarra para que colabora en el control de los accesos a la residencia, que quedaba confinada.

"En estos momentos todas las personas se encuentran en su interior y no se permite abandonarla. Los servicios sanitarios que están en el lugar son los encargados de realizar las pruebas necesarias para garantizar la seguridad sanitaria", ha explicado la Policía Municipal.

Sin embargo, no es la primera vez que estos estudiantes alojados en este centro tienen 'problemas' con el cumplimiento de las normas sanitarias.

Precisamente, el pasado mes de septiembre, y recién iniciadas las clases universitarias, un centenar de personas se congregaron en su entorno para realizar un macrobotellón en el que no se portaron mascarillas y se fumó sin guardar la distancia de seguridad.

Al llegar la Policía a la zona, muchos emprendieron la huida y accedieron al interior de la residencia. Finalmente, los agentes pamploneses identificaron y sancionaron con 100 euros a nueve de ellos por hacer botellón en la calle.

Además, algunos mostraron también una actitud chulesca, motivo por el que también fueron denunciados al incumplir la ley orgánica 4/2015 por faltar el respeto a la autoridad.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Un brote en una residencia de estudiantes de Pamplona obliga a confinar el centro y establecer control policial