PREMIUM  SUCESOS

Lágrimas y estupor en Cáseda tras el intento de reconciliación de Julio y Amparo que terminó en tragedia

Los vecinos recuerdan a la joven pareja, que tiene una niña de 2 años. Su separación fue el detonante de la reyerta a tiros que ha dejado tres fallecidos.

Un cámara de televisión toma imágenes de la vivienda de Caseda donde ayer tres personas fallecieron en un tiroteo. EFE/Jesús Diges
Un cámara de televisión toma imágenes de la vivienda de Caseda donde ayer tres personas fallecieron en un tiroteo. EFE/Jesús Diges  

Cáseda, el pequeño pueblo de cerca de mil habitantes, vive este miércoles la conmoción por el triple asesinato, a través de disparos de escopeta, de un hombre de 50 años y sus hijos de 29 y 16.

El asesinato en la tarde de este martes del padre y dos hermanos de Julio, vecino del pueblo, a manos del padre y dos hermanos de su mujer, Amparo, por una ruptura conyugal y el posterior intento de reconciliación, es casi el único tema de conversación en las calles y plazas de la localidad, situada a unos 70 kilómetros de Pamplona.

Amparo y Julio, junto a su hija de dos años, vivían en Cáseda desde hace poco, unos tres o cuatro años, y estaban perfectamente integrados en el pueblo, han comentado a Efe vecinos de esta pequeña localidad.

"Ha sido muy duro, no se habla de otra cosa. Ayer mismo estuve con su hermano y su hija sentados en un banco de la plaza", ha relatado a Efe una vecina de Cáseda, que no puede contener las lágrimas al narrar lo sucedido.

Los vecinos explican que el pasado domingo 9 de septiembre la pareja discutió. Al parecer, el hombre echó de casa a la mujer, que con su hija de 2 años se trasladó a la casa de sus padres en Muniain de la Solana.

Este pasado martes, según diferentes testimonios recabados, la mujer regresó a Cáseda con su hija en un taxi con intención de reconciliarse y fue seguida en otro vehículo por su padre y sus hermanos. El reencuentro terminó en la fatídica reyerta con tres muertos de la familia de Amparo.

Este miércoles, frente al Ayuntamiento que luce sus banderas anudadas con crespones negros, el alcalde de la localidad, Jesús Esparza, atendía durante la mañana, uno tras otro, a los numerosos medios de comunicación desplazados hasta Cáseda para tratar de dar una explicación a este trágico suceso.

Los periodistas se acercaban hasta la calle Nueva para localizar la casa de la joven ex pareja, una sencilla vivienda de dos plantas situada en el portal número 12, donde tuvo lugar el enfrentamiento entre las dos familias, la de Julio y la de Amparo.

Frente a ella se encuentra la casa que recibió varios impactos de posta de la escopeta utilizada en el crimen. La pared de la vivienda, junto a la puerta de entrada, presenta numerosos impactos, todavía identificados con las marcas amarillas milimetradas de la policía científica.

Una tubería de PVC está atravesada de parte a parte por tres impactos de posta, como puede verse en las imágenes que acompañan a esta noticia.

De esta forma, sorprendidos y conmocionados por este dramático suceso, los vecinos de Cáseda continúan con sus quehaceres cotidianos.

Todavía resuena en su memoria lo ocurrido ayer minutos antes de las siete de la tarde, cuando tres disparos de una escopeta semiautomática rompieron la paz de esta tranquila localidad navarra.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Lágrimas y estupor en Cáseda tras el intento de reconciliación de Julio y Amparo que terminó en tragedia