SUCESOS

Final feliz para el caso de la silla sustraída en Pamplona: una señora puede volver a andar con ella

La mujer ha tenido conocimiento por los medios de comunicación de que la Policía Municipal había encontrado a un menor paseándose con ella de madrugada.

Silla de ruedas localizada en Pamplona.
Silla de ruedas localizada en Pamplona.

La Policía Municipal de Pamplona ha podido cerrar satisfactoriamente el extraño caso de la silla de ruedas que confiscó a un menor de edad que se paseaba con ella a altas horas de la madrugada del lunes al martes en el barrio de San Juan.

Una señora, vecina de Pamplona, se personó a última hora de la tarde del martes en las dependencias policiales y resultó ser la dueña de la silla sustraída. Como explican desde el cuerpo municipal, la mujer aportó pruebas suficientes para cerciorarse de que era la propietaria del elemento ortopédico.

La mujer había tenido conocimiento de la recuperación de su silla de ruedas gracias a los medios de comunicación, donde pudo ver la imagen de la silla y la explicación de la Policía Municipal sobre cómo había sido localizada. Cuando se personó para recuperarla, la señora explicó a los agentes que se le habían sustraído mientras hacía varios recados en el Casco Antiguo. Una vez había concluido, se acercó a recogerla y la silla ya no estaba ahí.

La dueña se ha mostrado muy agradecida con los agentes por la diligencia con la que han actuado, cuando ya daba por perdida cualquier posibilidad de recuperar la silla de ruedas.

LA EXTRAÑA IMAGEN DE UN JOVEN DE MADRUGADA JUGANDO CON UNA SILLA

La historia, ahora ya con final feliz, se desencadenó en la madrugada del 21 de febrero, cuando una patrulla de agentes municipales observó a un joven de 16 años paseándose a las 4 de la mañana con una silla de ruedas por la calle trasera de Monasterio de irache, en el barrio de San Juan.

"La agitación" del joven había puesto en alerta a la policía, que interrogó al chico sobre a dónde iba y de quién era el objeto que le acompañaba. El menor aseguraba que la silla era de su abuela y que "se la estaba llevando a casa". Los agentes acudieron hasta su domicilio, donde sus padres se mostraron dubitativos y no daban la misma versión que su hijo. 

Ante las evidencias de que la silla no era propiedad de la familia y había sido sustraída, los agentes procedieron a llevarse el elemento de ayuda para personas con problemas de movilidad y guardarlo en dependencias policiales, donde ya ha sido recuperada.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Final feliz para el caso de la silla sustraída en Pamplona: una señora puede volver a andar con ella