SOCIEDAD

Un nuevo convenio colectivo podría inclinar la balanza para que Landaben tuviera el tercer modelo de Volkswagen

Así lo ha afirmado el responsable de Producción de la compañía, que ha dicho que la planta navarra es "una parte fundamental de la red de fábricas de la marca".

Visita a Landaben de Andreas Tostmann. CEDIDA
Visita a Landaben de Andreas Tostmann. CEDIDA  

El responsable de Producción y Logística de la marca Volkswagen, Andreas Tostmann, ha afirmado que contar con un nuevo convenio colectivo en la planta de Landaben "ayudaría mucho" a la hora de tomar una decisión sobre la llegada de un tercer modelo a la fábrica navarra, en la que se espera "un nivel estable de empleo".

"La decisión para un tercer modelo para Volkswagen Navarra no se ha tomado todavía; estamos en las discusiones finales", ha señalado Tostmann, para el que un convenio colectivo de larga duración, "por ejemplo de cinco años, "ayudaría mucho a la hora de tener que tomar una decisión", porque "nos da estabilidad". Según ha indicado, previsiblemente en mayo de este año se "sabrá más" sobre la llegada o no de un tercer modelo a la Comunidad foral.

Tostmann ha visitado este martes la planta de Landaben para presentar la nueva estrategia de producción Transform Together, con la que la marca busca ser "más fuertes y robustos", mejorando la productividad para afrontar "los cambios tremendos en la industria del automóvil". En concreto, se propone alcanzar en todas las plantas un aumento de la productividad del 30% hasta el 2025.

"Volkswagen Navarra es una parte básica, importante y fundamental dentro de nuestra red de fábricas de la marca y una parte muy importante evidentemente de esta estrategia", ha asegurado.

Respecto al lanzamiento del segundo modelo de la planta, el T-Cross, el responsable de Producción de VW se ha mostrado "muy contento" de "cómo se ha logrado integrar en la producción del Polo". Y ha considerado que "de momento, está en un camino bueno y de mucho éxito". "El equipo aquí ha hecho un muy buen trabajo", ha asegurado.

En este sentido, ha valorado que "con el T-Cross se han vuelto a utilizar muchas de las experiencias adquiridas", ya que "es bastante similar en su construcción al Polo" y "podemos utilizar el mismo útil, se puede montar en la misma línea de montaje y el equipo requiere de una menor fase de aprendizaje, porque los procesos son parecidos".

Esta es una de las líneas de la nueva estrategia de Volkswagen, que busca "estandarizar las técnicas de fabricación en todas las fábricas" y que los trabajadores utilicen "tecnología que ya conocen, llegando con más agilidad a lanzamientos sin pérdidas", ha destacado.

EXPECTATIVAS "MUY BUENAS" DEL T-CROSS

Por su parte, el presidente de Volkswagen Navarra, Emilio Sáenz, ha destacado, sobre el lanzamiento del nuevo coche, que "las cosas van saliendo de manera positiva", y ha explicado que "nos encontramos ya en alrededor de 300 unidades por día, más o menos a la mitad de la escalada que tenemos que hacer hasta llegar a los 700 vehículos".

Según ha manifestado, "las expectativas que tenemos con el nuevo coche en el mercado son muy buenas". Y también ha puesto en valor "el comportamiento de la plantilla con este nuevo desafío, que está siendo excepcional". "Estamos teniendo de momento un éxito importante en el lanzamiento del nuevo coche", ha enfatizado.

Visita a Landaben de Andreas Tostmann. CEDIDA

Por otro lado, Andreas Tostmann se ha alegrado "muchísimo" de que la planta de Landaben "tenga la capacidad de producción utilizada al completo", por lo que, según ha dicho, "ahora nos podemos concentrar en seguir mejorando la productividad y las eficiencias".

En este sentido, sobre si la nueva estrategia podría tener algún impacto sobre el empleo, ha remarcado que con el lanzamiento del T-Cross, "hemos adelantado también mucho en conseguir procesos con menor necesidad de retrabajo". Y ha asegurado que "la perspectiva para los próximos años es muy positiva en lo que se refiere a carga de capacidad de producción y evidentemente el empleo".

TODA LA CAPACIDAD TÉCNICA

"Nosotros nos estamos concentrando, sobre todo, en que con nuestros productos aseguremos tener cargada la fábrica a tope, utilizar toda nuestra capacidad técnica. Y esto lo estamos consiguiendo habiendo ampliado al segundo modelo T-Cross", ha relatado.

Según ha resaltado, "siempre y cuando el mercado no se caiga y se hunda", esperan tener "un nivel estable de empleo" en la planta de Landaben. "El futuro de momento es muy positivo, pero tampoco tenemos la bolita para oscilaciones de mercado o que se caigan los mercados de vehículos", ha precisado.

Por otra parte, sobre si Volkswagen prevé cumplir el compromiso de inversión de 1.000 millones entre los años 2015 y 2019, el responsable de Producción ha remarcado que "nuestra estrategia no se trata de cuánto dinero gastamos, sino con qué eficiencia invertimos". Y ha subrayado que Volkswagen Navarra "ha conseguido que en el T-Cross se invierta de forma muy eficiente".

"El plan de inversión de este año no queremos moverlo en su contenido, lo único que queremos es alcanzar nuestros objetivos de eficiencia con menos inversiones. Llegar al mismo objetivo, pero con menos inversión", ha manifestado.

"POSICIÓN BASTANTE ROBUSTA"

En esta línea, respecto al punto de partida de Volkswagen Navarra en la nueva estrategia de producción, Tostmann ha asegurado que la planta de Landaben "se encuentra en una posición de salida bastante robusta", aunque "evidentemente también hay que mejorar". "Volkswagen Navarra también tiene el objetivo de aumento de eficiencia del 30% basándonos en el principio del 2018 hasta el final del 2025. Está en un buen camino", ha afirmado.

Por otro lado, respecto al futuro del coche eléctrico, el responsable de Producción de Volkswagen Navarra ha puesto de manifiesto que el vehículo eléctrico de batería es la solución para "poder cumplir los objetivos climáticos de París, que nos tomamos muy en serio". Y ha destacado que el primer vehículo saldrá a final de este año o a principios del próximo.

En su opinión, "a medio plazo, la demanda de vehículos eléctricos aumentará", por lo que "a largo plazo, entre los años 2040 y 2050, los hoy mayoría motores convencionales irán disminuyendo hasta no estar". "Pero estamos hablando de un tiempo de 20-30 años para empezar a sustituir, por lo que quedan bastantes ciclos de producción de vehículos convencionales", ha precisado.

Un vehículo de Volkswagen, en la planta de Landaben. ARCHIVO

Según ha apuntado, Volkswagen Navarra, con los dos modelos T-Cross y Polo, está "muy bien preparado", y ha explicado que "dependiendo de cómo se desarrolle la movilidad eléctrica, la transformación de Navarra se irá decidiendo". En cualquier caso, ha subrayado que "a corto plazo, de momento, no hay visión de decisión al respecto".

"A corto y medio plazo, estamos convencidos de que los productos que hacemos hoy los seguiremos desarrollando de forma atractiva, para que la demanda siga siendo suficientemente alta", ha argumentado.

PROPUESTA DE CONVENIO DE SEIS AÑOS

En otro orden de cosas, la dirección de Volkswagen Navarra ha propuesto este martes, en la 24ª reunión de la Mesa Negociadora del IX Convenio Colectivo, un convenio de seis años de duración (2018-2023), para "consolidar la estabilidad de la fábrica", y una subida salarial anual del IPC más el 0,4% del 2019 al 2023, ya que las condiciones económicas del año 2018 ya estaban fijadas en el acuerdo del segundo modelo.

La dirección ha ofrecido incrementar, a partir del 2019, el número de trienios de antigüedad en la empresa de 10 a 15 y consolidar el bonus de producción con su actual cuantía económica, ha informado la compañía en un comunicado.

La empresa ha señalado que "esta propuesta mejora notablemente el poder adquisitivo de los trabajadores", y ha añadido que "ha sido valorada positivamente por la mayoría de las secciones sindicales". No obstante, ha expuesto que estas han pedido a la dirección un "esfuerzo adicional".

Ante esta petición, la dirección ha accedido a estudiar esta opción, "siempre y cuando la fábrica siga siendo un referente en productividad y mejore sus cifras actuales de absentismo".

La vigencia del convenio en seis años, ha expuesto la compañía, "permite consolidar la estabilidad de la fábrica, una vez que está garantizada para este período la carga productiva de la planta con los dos modelos actuales, el Volkswagen Polo y el Volkswagen T-Cross".

La dirección ha recordado sus propuestas en materia de rejuvenecimiento de la plantilla, en términos de empleo, en "mejora" de las condiciones laborales y sociales, y en materia económica, "en la que se garantiza el aumento del poder adquisitivo de los trabajadores", y ha adelantado que para la próxima reunión, realizará una "propuesta global" de convenio.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Un nuevo convenio colectivo podría inclinar la balanza para que Landaben tuviera el tercer modelo de Volkswagen