UNIVERSIDAD

La UPNA defiende el prestigio de las universidades públicas y reclama una mayor colaboración

Durante la apertura del curso oficial, el rector Alfonso Carlosena ha puesto en valor la unión de universidades en el Campus Iberus.

La presidenta del Gobierno de Navarra, con los cuatro rectores de Campus Iberus, de izq. a dcha.: Roberto Fernández Díaz (Lleida), Julio Rubio García (La Rioja), Alfonso Carlosena (UPNA) y José Antonio Mayoral Murillo (Zaragoza).
La presidenta del Gobierno de Navarra, con los cuatro rectores de Campus Iberus, de izq. a dcha.: Roberto Fernández Díaz (Lleida), Julio Rubio García (La Rioja), Alfonso Carlosena (UPNA) y José Antonio Mayoral Murillo (Zaragoza).  

Tras los escándalos de la formación universitaria de varios políticos españoles, el rector de la Universidad Pública de Navarra (UPNA), Alfonso Carlosena, ha asegurado que los "episodios absolutamente vergonzosos y condenables" ocurridos en el ámbito universitario son "excepcionales".

Carlosena ha pedido que estos casos no se utilicen de forma "interesada" para "cuestionar un sistema universitario reconocido como de los mejores del mundo" y también ha pedido "actuar de forma firme ante esta forma de obrar" en el mundo académico.

Así se ha pronunciado Carlosena en el acto de apertura del curso 2018-2019 de Campus Iberus, el campus de excelencia internacional del Valle del Ebro integrado por las universidades de La Rioja, Lleida, Zaragoza y la UPNA, que se ha celebrado este viernes en Pamplona y que ha contado con la asistencia de alrededor de 350 personas.

El acto ha estado presidido por la presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, además de los rectores de las cuatro universidades que conforman el Campus Iberus, Julio Rubio García (La Rioja), Roberto Fernández (Lleida), José Antonio Mayoral (Zaragoza), y el propio Carlosena.

En su intervención, el rector ha afirmado que no puede dejar "pasar la oportunidad" de referirse a las noticias que están poniendo al sistema universitario español en "el foco del escrutinio y la crítica" y ha defendido que "es evidente que no puede eludirse la responsabilidad ante comportamientos alejados no sólo de la práctica académica exigible, sino de la ética más elemental".

En su opinión, "es necesario actuar de forma firme ante esta forma de obrar", si bien ha querido dejar claro que se trata de "comportamientos excepcionales en un colectivo realmente muy amplio" y que "su difusión, proyección, amplificación e incluso distorsión se sustentan en la notoriedad de algunos de sus protagonistas".

"Las universidades tenemos herramientas para evitar que todo esto suceda y nuestra obligación, especialmente de los rectores, es utilizarlas. Es obvio que en algunos casos esto no ha sido así, pero no pueden utilizarse de forma interesada estos episodios absolutamente vergonzosos y condenables, pero también excepcionales, para cuestionar un sistema universitario reconocido como de los mejores del mundo", ha subrayado.

Asimismo, Carlosena ha considerado que "estos hechos excepcionales no deben incitar la tentación" de que los cambios en la legislación que regula a las universidades públicas sean en la dirección de "un mayor control, sino todo lo contrario, el de mayor autonomía y capacidad de gestión, lo que debe llevar aparejadas una mayor responsabilidad y una rendición de cuentas acorde con las mismas".

CAMPUS IBERUS

En su discurso, el rector también ha puesto en valor la estrategia conjunta "a largo plazo" de las cuatro universidades que conforman el Campus Iberus (las universidades de La Rioja, Lleida, Zaragoza y UPNA) y ha destacado que "ninguna de las cuatro renunciamos a ser, en cada una de nuestras comunidades, agentes clave en el desarrollo regional, pero sí renunciamos a acometer determinadas acciones de forma individual para hacerlo colectivamente y llegar mucho más lejos".

Según ha expuesto, "perdida toda esperanza de financiación pública, y siendo conscientes de jugar en una liga no pensada para nosotros, sólo el convencimiento firme y la necesidad hecha virtud han logrado el milagro de que este proyecto camine con paso firme y se haya convertido en este momento en modelo y sea reconocido a nivel europeo como un ejemplo de buena práctica".

Asimismo, ha destacado que "ninguna institución, salvo la universitaria, atesora la capacidad, los recursos, la neutralidad y la independencia necesarias que le permiten ser el catalizador de la cooperación entre regiones con estructuras socioeconómicas diferentes y gobiernos de colores políticos diferentes".

Ha esperado que la reunión, promovida por Campus Iberus, que se celebró en verano con la participación de los consejeros con competencias en Desarrollo Regional junto con los rectores, sea "el punto de partido de lo que deseamos sea una relación permanente entre gobiernos y universidades para el fomento de la colaboración interregional y la coordinación entre las Estrategias de Especialización Inteligente".

En este sentido, ha expresado el "compromiso" de las cuatro universidades como "elemento vertebrador de las regiones que al mismo tiempo que refuerza el compromiso de cada una de ellas con su comunidad autónoma, sirva a éstas para extender su cooperación con las limítrofes y a través de ellas también con otras regiones y países".

EL GRADO DE MEDICINA, "COMPLEJO, PERO POSIBLE"

Por su parte, la presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, ha destacado que la UPNA "asume el gran reto de formar al alumnado en las competencias y en el espíritu crítico y ético, la ética de utilizar los recursos públicos para el desarrollo de nuestra sociedad, fomentando en todos los colectivos que conforman la comunidad universitaria la importancia del trabajo bien hecho como la mejor forma de garantizar que la inversión pública realizada revierta a la sociedad".

A juicio de la jefa del Ejecutivo foral, "es la manera de acallar actitudes y comportamientos muy cuestionables que, desgraciadamente, y como bien conocemos en otras instituciones universitarias, están contribuyendo al desprestigio de este sector".

Por otro lado, Barkos se ha referido a la aplicación del convenio de financiación plurianual para la UPNA, que "constituye ya una realidad que premite a la universidad contar con cuatro vías de financiación". Y ha resaltado que "este convenio supone el instrumento que permite a la institución desplegar objetivos de excelencia, con una visión a medio y largo plazo.

También ha puesto de manifiesto "el enorme esfuerzo que la universidad está llevando a cabo, entre otros aspectos, en la que está siendo la mayor expansión académica de su joven historia", además de valorar "el compromiso conjunto que el Gobierno de Navarra y la UPNA mantienen con la sociedad como demuestran la congelación del precio de las tasas o el avance y trabajo conjunto de ambas instituciones en el futuro grado en Medicina".

A este respecto, ha agregado que "este proyecto social resulta prioritario para este Gobierno, ya que se trata de una reivindicación de justicia social y, por lo tanto, un objetivo de primer orden y que es perfectamente compatible con la autonomía universitario que es imprescindible salvaguardar". "Un grado en Medicina público en Navarra es posible, complejo, pero posible con el esfuerzo de todos", ha remarcado.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La UPNA defiende el prestigio de las universidades públicas y reclama una mayor colaboración