PREMIUM  SOCIEDAD

Un sueño en común: 16 jóvenes con discapacidad sueñan con ir a la universidad en un campus de Pamplona

El programa ‘Campus Inclusivo, campus sin límites’ está organizado por la Universidad de Navarra y la Universidad Pública de Navarra.

16 jóvenes con alguna discapacidad o en riesgo de exclusión social participan esta semana en la VII edición de Campus Inclusivo. UNIVERSIDAD DE NAVARRA
16 jóvenes con alguna discapacidad o en riesgo de exclusión social participan esta semana en la VII edición de Campus Inclusivo. UNIVERSIDAD DE NAVARRA  

María Vasilie, nació hace 25 años en Bocsa (Rumanía) sin antebrazos. Esto no le impide llevar una vida totalmente autónoma. Maneja su teléfono móvil, acaba de superar un examen de mecanografía y borda sus propios cojines, por ejemplo.

La joven acaba de terminar grado medio en Administración en el instituto Zubiri de San Sebastián y desde el sábado es una de las 16 participantes en la VII edición del Campus Inclusivo organizado por la Universidad de Navarra, a través del servicio de voluntariado Tantaka; y por la Universidad Pública de Navarra, que se suma por primera vez a este proyecto.

“Tener la oportunidad de participar en este campus es interesante. Me parece una experiencia muy bonita”, comenta la joven. A María Vasilie le encantan los niños y dice que en un futuro le gustaría estudiar psicología infantil.

El programa ‘Campus Inclusivo, campus sin límites’ está impulsado por la Fundación ONCE, la Fundación Repsol y el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades y su objetivo principal es que estos jóvenes “con capacidades diferentes” tengan la oportunidad de continuar con sus estudios.  

Desde el pasado sábado los jóvenes participan en distintas actividades académicas, deportivas, culturales y de ocio y visitan las distintas facultades de los dos campus. Vienen de Navarra, pero también de Valladolid, Madrid, Guipúzcoa, Zaragoza, Granada y de Venezuela, Colombia, Marruecos o Perú. Cada uno con sus particularidades, con distintos grados de discapacidad física o intelectual, con riesgo de exclusión social, pero con un sueño que se puede hacer realidad: estudiar en una universidad.

El único requisito para acceder al programa era haber cursado el año anterior 4º de la ESO (Educación Secundaria Obligatoria), Bachillerato o ciclos
formativos de Grado Medio de Formación Profesional.     

Las actividades en el campus de la Universidad de Navarra han comenzado este martes con una visita a la facultad de Educación y Psicología y a los talleres de la facultad de Arquitectura. Allí los jóvenes han tenido la oportunidad de montar distintos diseños de sillas a partir de plantillas de cartón que luego han decorado.

“Participé el año pasado en un visita guiada por el campus y me encantó. Quería repetir, sobre todo por los profesores a los que conocí entonces”, dice Mikel Iturria Martínez, vecino de Etxalar y alumno de ESO, una vez ha montado su silla. Veintitrés alumnos colaboradores acompañan a estos jóvenes durante su periplo por la universidad.

Maider Triviño Madinabeitia, de 22 años, es la compañera de Mikel. Maider terminó el pasado mayo su grado en Bioquímica en la Universidad de Navarra y en breve comenzará un máster en investigación biomédica.

“Hace cinco años participé en este campus. Era mi primer año en la universidad y estaba muy perdida”, asegura la joven, con síndrome de Asperger. “Me ayudó. Conocí a mucha gente y ahora es el tercer año que colaboro como voluntaria. Hay personas con síndrome de Asperger que pueden estudiar en la universidad y no lo hacen por no salir de su entorno, pero se puede”, asegura.

Desde Granada ha venido José Luis Álvarez García, de 21 años, que ha completado un grado superior en Mediación Comunitaria. “Este campus te abre la puerta a nuevas experiencias. Yo tengo una discapacidad visual pero puedo y me encantaría poder estudiar aquí algo relacionado con la educación infantil”, comenta. “Tendría que acostumbrarme al clima también”, bromea.

El primer contacto de Carmen Bueno López, de 20 años y vecina de Pamplona, tuvo lugar hace 5 años. Entonces era alumna del colegio Miravalles- El Redín y por circunstancias familiares veía complicado continuar con sus estudios en la universidad. “Tenía 15 años cuando me animaron a participar en este campus. Disfruté muchísimo. Yo pensaba que venía para ayudar a chavales con discapacidad visual o problemas de audición, pero fueron ellos los que me ayudaron a mí. Me enseñaron a ver la vida de otra manera”, dice.

Carmen Bueno cursa ahora tercer curso de Psicología en la universidad y es una de las alumnas que colabora con Tantaka en esta edición del campus inclusivo. “Hay dificultades en la vida que no dependen de uno mismo y admiro la forma en que las afrontan estos chicos. Para mí son unos héroes”.

Hasta el domingo 15 de septiembre, los participantes en este campus inclusivo conocerán también la facultad de Medicina, los estudios de radio y los platós de la facultad de Comunicación; también el departamento de ciencias, la Finca de Prácticas e Investigación Agrícola de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos, el centro Jerónimo de Ayanz de la UPNA y harán un recorrido para conocer el casi centenar de especies y variedades arbóreas y arbustivas del campus de Arrosadia.

CIGUDOSA: "TALENTO DIVERSO"

El consejero de Universidad, Innovación y Transformación Digital, Juan Cruz Cigudosa, ha afirmado este martes que las instituciones tienen "la responsabilidad de que la diversidad funcional no suponga un obstáculo en la etapa universitaria" pues "el talento universitario sólo será más rico y productivo si es diverso".

El consejero ha ofrecido una recepción a los participantes en los VII "Campus inclusivos, campus sin límites", organizados por la UPNA y la UN, y en ella ha destacado también que universidad e inclusión son conceptos estrechamente relacionados porque "la educación es un derecho y, por tanto, ha de ser accesible para toda la ciudadanía". Y para ello ha asegurado que su consejería "va a utilizar todas las herramientas necesarias para alcanzar la excelencia en la generación de conocimiento".

Según Cigudosa el ámbito universitario es un "agente de innovación" y las iniciativas como los "campus inclusivos" son una oportunidad no solo para los participantes sino también para que las universidades puedan detectar espacios de mejora e "intercambiar modos de trabajar, ampliar las perspectivas y percepción del entorno social y resolver necesidades ocultas".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Un sueño en común: 16 jóvenes con discapacidad sueñan con ir a la universidad en un campus de Pamplona