TERRORISMO

Los socios de Chivite en Navarra recuerdan a un comando etarra que reventó cuando estaba listo para cometer más asesinatos

Eneko Compains, número dos de Bildu por Navarra en los comicios del 2019, ha mostrado su cariño por cuatro terroristas de la banda ETA.

Homenaje a los cuatro terroristas muertos mientras transportaban explosivos.
Homenaje a los cuatro terroristas muertos mientras transportaban explosivos.  

EH Bildu, la formación gracias a la cual la socialista María Chivite gobierna Navarra, ha vuelto una vez más a mostrar su cariño y simpatía por los que empleaban las pistolas y los explosivos para arrebatar la vida de quienes se oponían a sus exigencias independentistas.

En esta ocasión, lo ha hecho por boca de Eneko Compains, que concurrió como número dos del partido por Navarra en las elecciones al Congreso de los Diputados del 2019, y que ha recordado a través de un mensaje de Twitter a los cuatro etarras que murieron mientras transportaban sus propios explosivos en el año 2000.

"Han pasado 20 años, pero siguen presentes: Patxi, Ekain, Zigor y Urko. ¡Siempre en nuestros corazones!", ha escrito en euskera Compains en la citada red social como recuerdo a estos cuatro miembros de ETA.

Como se recuerda, los etarras Patxi Rementeria, Ekain Ruiz Ibarguren, Zigor Aranbarri Garamendi y Urko Gerrikagoitia Agirre murieron el 7 de agosto de hace 20 años en el barrio bilbaíno de Bolueta mientras circulaban en el mismo coche, que reventó al ir cargado con 25 kilos de explosivos.

Justo un día después, la banda terrorista asesinó al presidente de la Asociación de Empresas de Guipúzcoa (Adegi), Joxe María Korta, por haber pedido públicamente a los empresarios vascos que no pagaran a ETA el impuesto revolucionario.

Y un día después de ese asesinato, los terroristas volvieron a actuar. En este caso, en Navarra, donde miembros del comando Ekaitza mataron al subteniente del Ejército de Tierra Francisco Casanova cuando regresaba en coche a su casa de Berriozar.

SIN MENSAJES DE RECUERDO PARA LAS VÍCTIMAS

Compains no ha escrito este sábado ningún mensaje en su cuenta de Twitter como recuerdo a Korta y es previsible que tampoco lo haga el domingo para acordarse de Casanova, pese a que este año también se cumple el 20º aniversario de sus fallecimientos a manos de los asesinos.

El número dos de Bildu en los pasados comicios, miembro de Sortu, fue el jefe de la dirección nacional de la ilegalizada Ekin y fue condenado a dos años de prisión, aunque nunca llegó a pisar la cárcel debido a que pactó con la Fiscalía ese beneficio a cambio de reconocer que era miembro de ETA.

No es la primera vez que Bildu se coloca del lado de estos cuatro terroristas muertos por los explosivos que iban a emplear para matar a inocentes. Justo después de su muerte, el portavoz de la formación (entonces dirigente de Euskal Herritarrok), Arnado Otegi, los calificó de "patriotas vascos" y llamó a hacer actos de homenaje y "jornadas de lucha" en memoria de "la muerte de estos cuatro compañeros", para quienes pidió "solidaridad humana y política".

Sin embargo, en el macabro currículum terrorista de los cuatro fallecidos no figuraba esa "solidaridad humana". Ekain Ruiz Ibarguren, por ejemplo, formó parte del comando que había matado a tiros ese mismo año al concejal del PP en Málaga José María Martín Carpena. No solo eso, sino que, solo cuatro días después, colocaron una bomba lapa en el vehículo de José Ajenjo, dirigente socialista de esa provincia andaluza.

MIEMBROS DEL 'COMANDO VIZCAYA'

Tanto él como Patxi Rementeria Barruetabeña, supuesto jefe del comando Vizcaya tras casi dos décadas dentro de ETA, estaban a sueldo de la banda terrorista, mientras que los otros dos actuaban como colaboradores. Urko Gerrikagoitia y Zigor Aramberri eran dos activistas de Durango. El primero, de hecho, había sido detenido en 1997 en Elorrio, acusado de tomar parte en desórdenes públicos tras la muerte en la cárcel de un etarra.

Las fuerzas de la lucha antiterrorista indicaron tras sus muertes que todos ellos estaban trasladando el armamento del que disponían a otro enclave de la banda terrorista. Los 25 kilos de explosivos que habían cargado en el coche habían sido robados por ETA en un polvorín francés, en una operación en la que sustrajeron ocho toneladas en septiembre del año anterior. Esos explosivos fueron también los que se emplearon para asesinar al presidente de la patronal guipuzcoana, Joxe Mari Korta.

Además, entre los restos del vehículo se encontraron cuatro armas de fuego, una de las cuales se había empleado un mes antes en el asesinato de Jesús María Pedrosa, concejal del PP en Durango, ciudad de donde procedían Gerrikagoitia y Aramberri.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los socios de Chivite en Navarra recuerdan a un comando etarra que reventó cuando estaba listo para cometer más asesinatos