SOCIEDAD

Volkswagen Navarra aguantaría entre 3 y 6 días la producción si algún proveedor falla por el coronavirus

La dirección de Volkswagen Navarra ha informado que trabajan con normalidad y que agotará todas las posibilidades antes de aplicar un ERTE.

Planta de Volkswagen Navarra en Landaben. VOLKSWAGEN NAVARRA
Planta de Volkswagen Navarra en Landaben. VOLKSWAGEN NAVARRA  

Volkswagen Navarra trabaja durante esta semana con normalidad y podría mantener la producción durante un periodo de tres a seis días en el caso de que algún proveedor del norte de Italia interrumpiera su trabajo a causa del coronavirus. 

Se trata de los plazos habituales de suministros con los que trabaja la factoría navarra, pero que ahora se pueden poner en solfa ante la posibilidad de que el avance del virus obliga al cierre de alguna fábrica en Italia, por ejemplo, donde este mismo miércoles se ha ordenado el cierre de colegios y universidades. 

El presidente del comité de empresa de Volkswagen Navarra, Alfredo Morales (UGT), ha comentado a Efe, al término de la primera reunión de la comisión negociadora del ERTE que podría aplicarse en la factoría, que en China se producen más de ochenta componentes de los modelos T-Cross y Polo que se fabrican en Pamplona.

En el norte de Italia, ha señalado, la situación es "más crítica incluso", porque son empresas ubicadas en Lombardía, Veneto y Piamonte, cuya capacidad de almacenamiento es muy reducida, lo que supone que solo están garantizadas piezas para tres a seis días.

Son piezas como la tapa de bajos, la placa anticalórica, la moldura del portón o la bandeja del maletero, cuya carencia paralizaría totalmente la producción en Pamplona.

Morales ha explicado que no se podrían fabricar coches sin estas piezas para añadirlas más tarde, cuando la situación se normalice: "No se podrían sacar coches de la línea si falta, por ejemplo, la placa anticalórica que se pone en los bajos del vehículo, porque no es posible montarla posteriormente".

Por ello, ha indicado, "ante la posibilidad de que pueda haber una afección directa, y por el propio desarrollo del coronavirus, que tampoco sabemos cómo va a evolucionar, la empresa quiere solicitar un expediente de regulación de empleo".

La dirección ha mostrado su disposición a plantear el ERTE en los mismos términos que el acordado en 2018, excepto a lo que la duración se refiere, ya que se plantearía un expediente abierto hasta final de año, ya que no se sabe si se suspenderá la producción, cuantos días o si habrá contagios.

Además, en la reunión la dirección ha informado de que cada día de ERTE tiene un coste de 650.000 euros y que el objetivo es cumplir el programa productivo anual.

Morales ha declarado que para la UGT es "fundamental" negociar la garantía de los puestos de trabajo, tanto para el personal fijo como el eventual, y la garantía salarial, en concreto que los conceptos fijos se paguen al 100 % durante el ERTE.

Las próximas reuniones para negociar el ERTE se han programado para el viernes 6 de marzo y el lunes día 9.

MINIMIZAR LOS EFECTOS

La dirección de Volkswagen Navarra ha informado a los integrantes de la mesa negociadora del ERTE de que agotará todas las posibilidades antes de aplicarlo ante un eventual corte de la cadena de suministro.

En estos momentos, ha informado Volkswagen en un comunicado, el Departamento de Logística trabaja para minimizar los efectos del coronavirus en la recepción de piezas para mantener el ritmo normal de producción.

Jesús Galindo, gerente de Relaciones Industriales de Volkswagen Navarra, ha afirmado que la empresa hará “lo imposible” por no parar, “pero si la falta de piezas llevara a la factoría a un cierre obligado debemos estar preparados con un ERTE acordado”.

Galindo ha propuesto un ERTE con las mismas condiciones que el de 2018, con la salvedad de que, en este caso, y debido al alto grado de incertidumbre que genera el coronavirus, sería abierto hasta finales de 2020.

La fábrica de Landaben, ha destacado la empresa, "trabaja de momento con total normalidad", pero, según ha manifestado la dirección a la parte social, "quiere estar preparada para un posible problema de corte de suministro de algún proveedor".

En estos momentos, la situación más preocupante es la de algunos proveedores italianos, que se encuentran localizados en una de las zonas más afectadas por el coronavirus en el país transalpino. Al igual que Volkswagen Navarra, estos proveedores siguen trabajando de momento con normalidad.

La empresa ha subrayado que el hecho de tener un ERTE acordado no implica necesariamente que se vaya a llevar a cabo, sino que "se trata tan sólo de preparar un mecanismo que se pudiera aplicar sin demora en el momento en el que Volkswagen Navarra se viera obligada a suspender temporalmente su actividad".

El director de Logística de Volkswagen Navarra, Alfonso Eslava, ha informado en la reunión de que su departamento ha identificado aproximadamente 80 piezas provenientes de China, tanto de proveedores directos como de otros proveedores que, pese a no estar instalados en el país asiático, usan a empresas chinas como subproveedores.

A corto plazo, ha comentado Eslava, "si la situación continúa como hasta la fecha, estamos cubiertos y no prevemos grandes problemas desde China”.

Hay además proveedores italianos, que se concentran principalmente en el norte del país, desde donde se reciben piezas como molduras, anticalóricos, bandejas del maletero o rejillas de radiador.

En estos casos, debido al menor nivel de almacenaje de estas piezas, la repercusión en Volkswagen Navarra de una posible falta de suministro sería más rápida que en el caso de China.

El director de Logística de Volkswagen Navarra ha remarcado que todos los proveedores trabajan con normalidad, pero la incertidumbre respecto a la evolución del coronavirus hace difícil prever el desarrollo de los acontecimientos, tanto en Italia como en el resto de países.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Volkswagen Navarra aguantaría entre 3 y 6 días la producción si algún proveedor falla por el coronavirus