PREMIUM  SALUD

Situaciones de emergencia: sanitarios navarros avalan la contención mecánica en los ingresos por la fuerza

Los responsables de Salud Mental han defendido en una comisión parlamentaria esta técnica "por seguridad y proporcionalidad", a pesar de las críticas de algunos especialistas.

Imagen de un grupo de sanitarios procediendo a la contención mecánica de un paciente que ingresa involuntariamente en un hospital. ARCHIVO
Imagen de un grupo de sanitarios procediendo a la contención mecánica de un paciente que ingresa involuntariamente en un hospital. ARCHIVO  

Responsables de Salud Mental del Servicio Navarro de Salud han defendido este miércoles en el Parlamento foral que el uso de la contención mecánica con pacientes tiene como "objetivo fundamental" la seguridad y está orientado a "proteger al paciente, a los demás pacientes y a los profesionales".

Asimismo, han señalado que los profesionales sanitarios actúan rigiéndose por los principios de "proporcionalidad y necesidad" y dentro del "marco legal".

La gerente de Salud Mental, Begoña Flamarique, el jefe del Servicio de Hospitalización de la Gerencia de Salud Mental, Víctor Peralta, y el jefe del Servicio de Psiquiatría del Complejo Hospitalario de Navarra, Manuel Cuesta, han comparecido este miércoles en una sesión de trabajo en la Comisión de Salud del Parlamento de Navarra, a petición de Geroa Bai, Podemos-Orain Bai e Izquierda-Ezkerra para informar sobre las contenciones mecánicas.

Begoña Flamarique ha señalado que la contención mecánica es "un acto sanitario que no es exclusivo de salud mental" y ha asegurado que se trata de "una medida terapéutica excepcional para evitar daños al paciente, a otras personas y al entorno físico que le rodea". "Se realiza en situaciones de urgencia y en contra de la voluntad del paciente. La seguridad es el objetivo fundamental", ha indicado.

Flamarique ha ofrecido datos de la tasa de contención mecánica anual, un indicador que mide el número de contenciones realizado anualmente entre el número de estancias multiplicado por cien. En el área de Pamplona, esta tasa es del 2,02 por ciento y en Tudela del 1,26 por ciento. En 2018 hubo 25.000 personas atendidas en centros de salud mental y un 4,32% precisaron ingresos, es decir, un total de 1.082. En el 44,9% de los casos de Pamplona, el ingreso fue involuntario, frente al 18,13% de Tudela.

Por su parte, Manuel Cuesta ha afirmado que la medida de contención mecánica "en ningún momento es una medida de coerción, es una medida sanitaria y dentro de un protocolo en el que llevamos varios años trabajando". "Nos mueve una atención sanitaria de excelencia en el marco de dignidad e integridad a los pacientes y dentro del marco jurídico", ha indicado.

Aunque ha señalado que el protocolo tiene "ámbitos de mejora", ha afirmado que "todo ingreso que es involuntario y que conlleve contención mecánica está avalado por la comisión judicial, que visita dos veces a la semana todos los procedimientos para evaluar si la decisión facultativa es acertada o no". Además, ha defendido al personal sanitario y ha asegurado que "no hay ni una sola contención de castigo".

A continuación, Víctor Peralta ha afirmado que el equipo que ha trabajo en el Plan de Salud Mental ha fijado el objetivo de "contención mecánica cero, un objetivo que es estratégico".

En esta línea, según ha explicado, tanto para el Complejo Hospitalario de Navarra como para el Hospital Reina Sofía de Tudela se ha fijado el objetivo de reducir en un 50% la contención mecánica en cinco años, "una meta muy ambiciosa, dada la complejidad de los factores que intervienen".

CRÍTICAS A LAS MEDIDAS DE CONTENCIÓN

En otra sesión de trabajo para abordar el mismo asunto, han comparecido Mikel Valverde, psicólogo clínico; José Antonio Inchauspe, psiquiatra; Charo de Luis, psicóloga clínica; Eva Roncero, en representaciones de las asociaciones Mejorana y Perros Verdes, y Manuel Vázquez, de Mejorana, para exponer su visión contraria a la contención mecánica.

Según los datos que ha ofrecido Mikel Valverde, en el Complejo Hospitalario de Navarra, una de cada cinco personas que ingresan en la Unidad de Hospitalización Psiquiátrica son contenidas, con una duración media de 23 horas, mientras que en Tudela esta cifra se reduce a una de cada diez con una duración media de 6,5 horas. Entre los menores, en la Unidad Infantojuvenil del Complejo Hospitalario de Navarra, la contención se eleva a uno de cada tres con una duración media de 28 horas.

"El número de contenciones que hay en una unidad depende mucho de la filosofía del centro, de la voluntad del director y de cómo se hacen las cosas", ha señalado Mikel Valverde.

El psicólogo clínico ha afirmado que al trascender estos datos, "el Servicio Navarro de Salud dijo que las contenciones se empleaban por prescripción facultativa y se consideraban como una medida terapéutica y de seguridad".

Por contra, según Mikel Valverde, "la contención no tiene ningún beneficio terapéutico, es una actividad más dentro de la coacción que sufren los pacientes en salud mental".

Por su parte, José Antonio Inchauspe, psiquiatra, ha expresado la oposición de los comparecientes al llamado protocolo adicional del convenio de Oviedo sobre derechos humanos y biomedicina del Consejo de Europa. Inchauspe ha considerado que este protocolo "contradice diversos artículos de la convención internacional de las Naciones Unidades sobre personas con discapacidad".

EL CUATRIPARTITO, CONTRARIO A LA CONTENCIÓN

En el turno de intervención de los grupos, el médico y portavoz de Geroa Bai, Koldo Martínez, ha afirmado que "la contención no es una medida terapéutica, pero creo que en la atención a la salud se toman medidas no terapéuticas para intentar mejorar la salud de los pacientes y entiendo que la contención en algunos casos es una prescripción facultativa, otra cosa son algunas contenciones que no tienen nada de terapéutico sino que parecen más un castigo".

La parlamentaria de EH Bildu Bakartxo Ruiz ha afirmado que "el uso de estas técnicas de contención puede suponer una vulneración de derechos fundamentales de las personas" y ha hablado de "las consecuencias que pueden tener".

La parlamentaria de Podemos-Orain Bai Tere Sáez ha destacado "el valor que han tenido" las asociaciones comparecientes "durante estos años para denunciar este tema" y ha defendido que "la aplicación de los derechos humanos tiene que ser garantista en todos los lugares y no puede depender del profesional". "La contención mecánica existe y no es en absoluto una medida terapéutica", ha afirmado.

En la misma línea, la parlamentaria de Izquierda-Ezkerra Marisa de Simón ha afirmado que los miembros de las asociaciones comparecientes "están contribuyendo de manera excepcional a la visibilización de una dramática situación que existe" y ha asegurado que "hay que avanzar hacia el uso de otros procedimientos".

Por parte de UPN, Begoña Ganuza ha señalado que su grupo apuesta por "un modelo de atención sanitaria centrado en la personas y unos servicios de salud mental respetuosos con los derechos de los pacientes y la eliminación de las técnicas de contención", si bien ha mostrado su "apoyo a los profesionales que en algún momento y como último recursos tienen que aplicar estas técnicas de contención".

La parlamentaria del PSN Nuria Medina ha defendido que "se debe avanzar hacia el nivel de contención cero, especialmente en lo que tiene que ver con menores". "En los casos en los que se deba dar la contención, debe ser una medida protectora, no terapéutica, y debe estar plenamente protocolizada", ha sostenido.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Situaciones de emergencia: sanitarios navarros avalan la contención mecánica en los ingresos por la fuerza