PREMIUM  SOCIEDAD

Los seguros suspenden en Navarra: los clientes los consideran tacaños y poco fiables

El 65% de los navarros tiene una opinión regular o mala de las compañías de seguros.

Perito inspeccionando una fuga en una lavadora. ARCHIVO
Perito inspeccionando una fuga en una lavadora. ARCHIVO  

La mayor parte de los navarros no se encuentran satisfecho con el servicio de sus compañías aseguradoras. Los problemas más habituales se producen, tras siniestros, por indemnizaciones más bajas de las previstas así como por subidas de las primas sin notificación

Más de la mitad de los navarros -52%- tiene una opinión regular de las compañías de seguros, según indica una encuesta encargada por la Asociación de Consumidores de Navarra Irache. Solo el 33% de los encuestados manifiesta una buena opinión de las aseguradoras y el 13% tiene una visión mala de este sector.

Por edades, solamente los mayores de 65 años mantienen una opinión mejor que el resto de franjas de edad sobre las aseguradoras -el 46% expresa una visión buena-..

A LA HORA DE LA VERDAD TIENDE A ESCAQUEARSE

Los problemas más habituales se dan cuando sucede un siniestro, ya sea un accidente de coche, una fuga de agua en casa o cualquier otra situación. Con frecuencia, el importe de reparación que ofrece la compañía tras la visita de su perito es menor a la que había esperado el afectado. Se dan con mucha frecuencia en reparación de vehículos, donde se han llegado a ver diferencias de hasta 500 euros entre el coste de reparación del vehículo y la indemnización que ha pagado la aseguradora.

Estos problemas son más habituales aun cuando, tras un accidente de circulación, el vehículo sale seriamente dañado. Es habitual que, aunque la responsabilidad del siniestro haya sido de otro coche, sólo se ofrezca al propietario del coche dañado el valor venal del vehículo, una cantidad notablemente más baja que el coste de la reparación. Las diferencias pueden superar los 2.000 euros.

En estos casos, además, se suelen aplicar convenios que entre las compañías que hacen que, aunque el afectado por el golpe no sea el responsable, acabe negociando con su propio seguro el importe a cobrar, una situación muy confusa para el consumidor.

LA LETRA PEQUEÑA: EXCLUSIONES Y LIMITACIONES EN LAS INDEMNIZACIONES

En otras ocasiones, la póliza ya incluye una limitación en el pago o la compañía entiende que el accidente ocurrido no está dentro de la cobertura contratada y se desentiende del tema. En muchas ocasiones, el consumidor no conoce las coberturas de su póliza -así le sucede al 19% según una encuesta encargada por Irache- y es al surgir el problema cuando descubre que no está cubierto por el seguro.

En esta cuestión hay que denunciar la falta de información que se suele dar en la contratación de seguros o las cláusulas limitativas que se incluyen en algunas condiciones generales, que el consumidor no llega a leer. Así, muchas personas descubren, por ejemplo, que el seguro no cubre una fuga de agua en su casa porque el perito dice que es por falta de mantenimiento, una circunstancia excluida en la póliza.

EL CLIENTE MUCHAS VECES TIENE QUE PONER EL DINERO DE SU BOLSILLO POR ADELANTADO

Otra dificultad añadida para el consumidor es el retraso de algunas compañías en hacer la oferta de indemnización. Esto hace que el consumidor tenga que arriesgarse a encargar la reparación por su cuenta, esperando que posteriormente el seguro cubra el coste, ya que no siempre es posible esperar semanas o incluso meses a arreglar el coche o el baño de casa. Sin embargo, con demasiada frecuencia la indemnización ofrecida por el seguro finalmente es menor de lo que pagó el consumidor.

LE SUBEN LA PRIMA SIN COMUNICARLO

Son muy frecuentes las visitas de asociados que se han dado cuenta de que se ha encarecido la prima anual que pagan por su seguro. La normativa indica que la compañía sólo puede subir la prima -siempre que no se contemple en la póliza- si se lo notifica con al menos dos meses de antelación a que se cumpla la fecha de vigencia.

Entonces, el consumidor puede optar por aceptar el encarecimiento o dejar la compañía. Sin embargo, muchas subidas se están dando sin la necesaria notificación. En estos casos, el consumidor tiene derecho a que se le aplique la prima del año anterior en las mismas condiciones. Aunque no es lo habitual, se han llegado a ver subidas unilaterales de hasta el 28% sobre el precio anterior sin justificación.

CAMBIO DE SEGURO SIN DAR DE BAJA EL ANTERIOR EN PLAZO

Muchos ciudadanos encuentran dificultades inesperadas para cambiar de compañía aseguradora. Para cancelar un seguro, debe notificarse la baja a la aseguradora con al menos un mes de antelación a la fecha de vigencia de la póliza. Muchos consumidores no conocen este plazo y cuando llaman para no seguir tienen que pagar un año entero de póliza. A veces es peor y ya han contratado otra nueva, por lo que durante un año tienen que pagar dos seguros que les cubre el mismo bien.

CÓMO CONTRATAR UN SEGURO

Cuando una persona está interesada en contratar un seguro, lo primero que conviene hacer es solicitar, en papel, todas las condiciones, particulares y generales, de la póliza que le ofrezcan. Con ellas en la mano, asesorarse y estudiar minuciosamente las coberturas, exclusiones o limitaciones y, si las condiciones le convencen, suscribir la póliza y conservar toda la documentación.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los seguros suspenden en Navarra: los clientes los consideran tacaños y poco fiables