• jueves, 21 de octubre de 2021
  • Actualizado 14:29

 

 
 

SOCIEDAD

Al puro estilo estraperlista: Echalar organiza visitas nocturnas guiadas por las rutas clave del contrabando en Navarra

Se trata de una ruta de unos 8 kilómetros, con una duración de unas 3 horas que sale a las 21 horas desde la plaza de Echalar.

Turismo por las rutas de los contrabandistas en Navarra
Turismo por las rutas de los contrabandistas en Navarra. FOTOMONTAJE

La localidad navarra de Echalar y sus alrededores va a ser el escenario de rutas nocturnas sobre el contrabando que tendrán lugar los sábados por la noche de julio y agosto.

Se trata de una ruta de unos 8 kilómetros, con una duración de unas 3 horas y sale a las 21 horas desde la plaza de Echalar. El precio de la visita es de 8 euros por persona y para inscribirse hay que llamar al 948 635 166 o 689 70 28 91. Hay que llevar linterna y botas de monte.

La visita está conducida por Santiago Elizagoyen, que empezó en el contrabando con 16 años y que actualmente regenta el albergue Tompalenea en Echalar. Durante la visita, Elizagoyen transcurre por los mismos senderos que utilizaba para el contrabando y hace unas paradas para contar lo que vivió sobre estos caminos.

El albergue Tompalenea forma parte de la ruta 'Kontrabandisten bidea'. Un recorrido circular a pie o en bicicleta de 176 kilómetros que discurre por los senderos de los valles de Baztán-Bidasoa que en su día fueron utilizados por los contrabandistas. Se divide en siete etapas y está organizada gracias a la red de alojamientos para los "contrabandistas"

Las rutas nocturnas que se organizarán en julio y agosto se incluyen dentro de las que organiza la asociación 'Baztan-Bidasoa Turismoa' por lo que los clientes de los alojamientos asociados pueden disfrutar de un descuento para participar en estas rutas sobre el contrabando.

Los que se animen a realizar la ruta nocturna, también pueden disfrutar de un descuento en el Albergue de Santiago en la noche de la visita.

La localidad de Etxalar, al igual que otros pueblos fronterizos, fue un lugar idóneo para la práctica del contrabando. Entre los años 1940 y 1970, muchos vecinos cruzaban la frontera cargados con mercancías que tenían gran diferencia de precio entre ambos lados de la frontera o que no existiesen por escasez o prohibición. Lo hacían a pie y de noche para evadir los impuestos aduaneros.

Un trabajo que "muchas veces era la única alternativa rentable de aquella época, ya que no había trabajo y el caserío no era suficiente" y que "no estaba mal visto" entre los habitantes de la zona, explican desde el albergue Tompalanea en una nota.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Al puro estilo estraperlista: Echalar organiza visitas nocturnas guiadas por las rutas clave del contrabando en Navarra