Miedo, cansancio y frustración: las cerca de mil llamadas de los navarros al teléfono de atención psicológica

El Colegio de Psicología de Navarra finaliza el servicio de atención telefónica puesto en marcha para atender la pandemia del coronavirus. 

Fotografía de parte del equipo de profesionales de psicología que ha prestado este servicio durante la crisis del coronavirus.
Fotografía de parte del equipo de profesionales de psicología que ha prestado este servicio durante la crisis del coronavirus.  

El Colegio de Psicología de Navarra ha puesto fin al servicio de atención psicológica telefónica que ha realizado en las últimas ocho semanas y en las que ha recibido más de mil llamadas de personas que necesitaban ayuda psicológica para mitigar la angustia y el miedo que han sentido en la fase más dura de la pandemia provocada por el coronavirus.

Desde el 23 de marzo y durante ocho semanas el Colegio Oficial de Psicología de Navarra, a través del Grupo de Emergencias y Catástrofes (GIPEC Navarra), ha gestionado el Servicio de Atención Psicológica Telefónica puesto en marcha de acuerdo con el Departamento de Salud del Gobierno de Navarra y coordinado desde Protección Civil, con el fin de atender a la población general de Navarra en su salud emocional y su malestar generado con motivo de la aparición de la pandemia del COVID19.

El teléfono nació en el escenario de Estado de Alarma en un momento de gran preocupación y malestar emocional en la población por la incertidumbre que genera el rápido contagio de este virus. Y fue por ello que se consideró importante atender a las manifestaciones de miedo, ansiedad, incertidumbre, etc. cuidando la salud mental de la población.

El encargo ha sido gestionado durante casi dos meses por el GIPEC Navarra, un grupo formado por psicólogas y psicólogos de emergencias, con formación y conocimientos para actuar en situaciones de crisis, en emergencias masivas y catástrofes. Este equipo, compuesto por 21 personas expertas en psicología de emergencias, ha realizado un gran trabajo gestionando el servicio y atendiendo a la población.

En estos dos meses las más de mil llamadas recibidas han ido variando según la fase en la que nos encontrábamos en el Estado de Alarma.

“Muchas personas han atravesado por distintos momentos, por ejemplo desde un miedo y ansiedad provocado por la enfermedad en un momento inicial, hacia un cansancio, frustración y agotamiento por la situación en una etapa intermedia, hasta de nuevo en un tercer momento volver a experimentar miedo provocado por la condición de volver a salir a la calle. En todos los procesos las personas vivimos diferentes emociones y por ello los síntomas experimentados a nivel físico, a nivel de pensamientos y comportamientos han sido y son diferentes”, afirma la coordinadora del grupo, Lidia Rupérez.

Este servicio ha recogido llamadas de ambos sexos, siendo más frecuentes las llamadas efectuadas por mujeres, y las edades de las personas que más han llamado se encuentran en la franja entre los 40 y los 60 años, aunque también han sido relevantes las llamadas de personas mayores de 70 años.

Entrados ya en la Fase 1 de la desescalada, el domingo 17 de mayo se ha puesto fin al servicio con el objetivo de que esta población se dirija y sea atendida a través de los recursos psicológicos estables, tanto públicos como privados en Navarra.

Aunque desde el Colegio Oficial de Psicología de Navarra se considera que “si se produjera un rebrote fuerte de la pandemia estaríamos dispuestos a seguir prestando el apoyo necesario a la población si así se lo requiriera porque el cuidado de nuestra salud mental es fundamental en nuestro recorrido en la desescalada”.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Miedo, cansancio y frustración: las cerca de mil llamadas de los navarros al teléfono de atención psicológica