• domingo, 24 de octubre de 2021
  • Actualizado 12:24

 

 
 

SOCIEDAD

Nasuvinsa hará otro proceso de venta de la parcela de Cordovilla y anuncia un concurso de ideas

La sociedad pública desarrollará un PEAU (Plan Especial de Actuación Urbana) para llevar a cabo las modificaciones urbanísticas en la parcela.

Derribo de la antigua f..brica de SuperSer para la construcci..n del nuevo Ikea en Pamplona. I..IGO ALZUGARAY
Derribo de la antigua fábrica de SuperSer. IÑIGO ALZUGARAY

El consejero de Ordenación del Territorio, Vivienda, Paisaje y Proyectos Estratégicos del Gobierno de Navarra, José Mª Aierdi, ha explicado que Nasuvinsa hará un nuevo proceso de compra abierta de la parcela de la antigua Super Ser en Cordovilla después de que la multinacional holandesa Ten Brinke haya renunciado al proyecto debido a la "caída de la actividad económica" y a la "incertidumbre" por la situación de crisis actual provocada por la pandemia.

Asimismo, la sociedad pública desarrollará un PEAU (Plan Especial de Actuación Urbana) para llevar a cabo las modificaciones urbanísticas en la parcela, que estaban previstas que asumiera la empresa adjudicataria. De esta manera, ha explicado Aierdi, se busca "ganar tiempo en esta coyuntura que estamos viviendo de manera que, cuando volvamos a sacar la parcela, nos encontremos, esperemos, en una situación diferente y las empresas puedan concurrir en igualdad de condiciones".

En la rueda de prensa posterior a la sesión de Gobierno, Aierdi ha recordado que el proceso alrededor de esta parcela comenzó en diciembre de 2012 cuando el Gobierno de Navarra vendió el terreno a Nasuvinsa por 6,8 millones. En septiembre de 2015 Ikea propuso su compra por 9,9 millones pero, en junio de 2019, renunció al proyecto.

Según ha explicado Aierdi, durante el segundo semestre de ese año se realizaron reuniones con operadores interesados y, finalmente, en enero de 2020 se acordó seleccionar la oferta de Ten Brinke por su "rol de promotor integral", porque asumía "todos los costes" de urbanización exterior e interior, por la "riqueza de usos con una combinación de la actuación comercial minorista con otros servicios y dotaciones" y por "la estimación de puestos de trabajo que generaba". Así, ha señalado que el proyecto preveía un 28,61% para uso comercial, un 33% hotelero y un 38% sanitario.

Sin embargo, "la caída generalizada de la actividad económica y la situación de incertidumbre" debido a la pandemia "ha imposibilitado la ejecución de la operación de compra en los términos que estaba planteada" con Ten Brinke al considerar la empresa que "no podía garantizar la viabilidad económica de las operaciones fijadas en su propuesta inicial por la incertidumbre en los sectores más castigados por la pandemia como son el hostelero y residencial".

Según ha explicado, la empresa ha planteado "mantener el contrato variando las condiciones ofertadas" pero el Gobierno foral ha considerado que "no puede haber ningún tipo de variación con respecto a la propuesta inicial independientemente de la situación de la pandemia". Motivo por el que el Ejecutivo ha decidido "no dilatar más el proceso y resolver la situación".

Aierdi ha subrayado que "no podíamos cambiar las condiciones porque estábamos pervirtiendo el proceso que habíamos seguido inicialmente". Así, ha destacado que la de Ten Brinke "no fue la única oferta que se presentó, había otras que plantearon una distribución de usos muy diferentes", de manera que "aceptar ahora que la situación de pandemia nos lleva a cambiar las condiciones que nos llevaron a adjudicar a esta empresa sería injusto para quienes participaron en este proceso anteriormente".

Así, "nos pareció más oportuno no continuar el proceso e iniciar uno nuevo dando oportunidades a todo el mundo para que puedan concurrir, a la vista de esta situación de pandemia, y todos dispongan de las mismas oportunidades".

El consejero ha explicado que Nasuvinsa ha destinado a este proyecto un total de 916.000 euros entre las labores de derribo de las antiguas naves y el tratamiento de materiales (716.000 euros); allanando la cota de terreno en la parte posterior (154.000 euros); y las labores de descontaminación del suelo (46.000 euros). Gastos que estaba previsto que se cubrieran con el precio de adjudicación, de 10 millones, "y la intención de la sociedad es mantenerse en estas claves", ha destacado.

Así las cosas, el Gobierno de Navarra va a "seguir tratando de desarrollar esta parcela". A su vez, tramitará un PEAU que, una vez redactado, se someterá al correspondiente proceso de exposición pública y participación. Finalmente, realizará un nuevo proceso de venta abierta a las propuestas que se pueden realizar.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Nasuvinsa hará otro proceso de venta de la parcela de Cordovilla y anuncia un concurso de ideas