AGRICULTURA

Una vida de agricultura: un matrimonio es reconocido por su trayectoria ecológica en el Pirineo Navarro

INTIA han recibido el premio a la Entidad Colaboradora de manos de Edorta Lezaun, presidente de CPAEN, por su impulso a la agricultura ecológica.

Franco Malucelli, productor ecológico desde 1996 y miembro del consejo del CPAEN, e INTIA han recibido los premios a Toda Una Vida dedicada a la Agricultura Ecológica y a la Entidad Colaboradora. CEDIDA
Franco Malucelli, productor ecológico desde 1996 y miembro del consejo del CPAEN, e INTIA han recibido los premios a Toda Una Vida dedicada a la Agricultura Ecológica y a la Entidad Colaboradora. CEDIDA  

Toda una vida dedicada a la agricultura ecológico. Este sábado ha tenido lugar la entrega de los III Premios CPAEN/NNPEK en Geltoki, antigua estación de autobuses de Pamplona.

Los premios se conceden a la 'Entidad Colaboradora' y a 'Toda una Vida dedicada a la Agricultura Ecológica', que en esta ocasión han recaído en el Instituto Navarro de Tecnologías e Infraestructuras Agroalimentarias (INTIA), cuyo gerente, Juan Manuel Intxaurrandieta y la técnica Esther Sotil, han acudido a recoger el premio y en Franco Malucelli Bruno, agricultor ecológico y miembro del Consejo de la Producción Agraria Ecológica de Navarra (CPAEN) durantelas últimas legislaturas.

FRANCO Y MARIANA, UNA VIDA DE AGRICULTURA ECOLÓGICA 

El premio a una vida ecológica ha recaído en Franco Malucelli Bruno, un agricultor ecológico y miembro del Consejo de la Producción Agraria Ecológica de Navarra (CPAEN) durante las últimas legislaturas. Tanto el como su mujer Mariana Cunchillos, tienen una explotación de agricultura ecológica en el Pirineo Navarro en la que llevan trabajando 25 años. 

Franco Malucelli nació en Nació en Roma en 1952, donde cursó estudios de biología con especialización en ecología. En 1979 viene a Pamplona por primera vez, donde conoce a su mujer, Mariana Cunchillos. En 1990 vuelve a Navarra, donde se casa y se establece definitivamente. En la actualidad está jubilado y tiene un hijo, Hartiz, que continúa la actividad en su finca de Eraul Alto.

Malucelli comenzó su trabajo como tractorista en una cooperativa a principios de los noventa. Paralelamente, a través de la ITG, acude a un cursillo de Agricultura Ecológica impartido por Ángel Mari Legasa y José Uranga.

Tras el curso, convence a la cooperativa para trabajar 11 hectáreas en ecológico, donde comprueba que el rendimiento es el mismo, lo que le lleva a proponer a la cooperativa inscribir la totalidad de sus terrenos en ecológico, pero no consigue el apoyo necesario. Tras la negativa, decide junto a su mujer inscribir su terreno en ecológico y trabajar de manera autónoma, comenzando con este modelo de agricultura en 1995.

A partir de ahí comienza una vida dedicada a la agricultura ecológica, incorporando con los años la ganadería, con vacas de raza Pirenaica y caballos de la raza Jaca Navarra. Además de los trabajos como agricultor y ganadero, emprende trabajos de reforestación, con la plantación de árboles y arbustos que permiten la recuperación de la masa boscosa de su finca.

Su inquietud por la agricultura ecológica le lleva a formar parte del Consejo de CPAEN, donde trabaja activamente desde 1996 hasta la última legislatura, que terminó en mayo de 2019. En la actualidad está jubilado, pero su actividad ha tenido relevo generacional, con la incorporación de su hijo Haritz Malucelli Cunchillos, actual responsable de la finca.

"Ahora estamos en un 'boom' de la agricultura ecológica pero cuando mi marido y yo decidimos dedicarnos a esto era muy difícil, ya que hace 25 años no teníamos ni los medios ni las ayudas que hay ahora. A pesar de eso apostamos por vivir en contacto con la naturaleza y vivir en el pueblo y el mundo rural haciendo agricultura ecológica. Mi marido no tenía raíces de agricultor, era mi familia la que se había dedicado siempre a ello", ha expresado Mariana Cunchillos.

"Ahora decimos que nos hemos jubilado, aunque en el campo, como es nuestra pasión, nunca acabas de hacerlo. Tenemos la suerte de que nuestro hijo Aritz ha decidido seguir con la explotación, porque lo ha vivido desde pequeño y le gusta tanto como a nosotros y esperamos que en un futuro lo haga nuestra nieta. Es un modo de vida", ha expresado entre risas Franco Malucelli. 

PREMIO A INTIA

Esther Sotil ha expresado que se sentía "muy emocionada por recibir el premio". "Como entidad pública estamos trabajando desde un tiempo a esta parte por fomentar la agricultura ecológica en Navarra, ya que cada vez toma más fuerza. Las últimas actividades que hemos desarrollado han sido proyectos en escuelas infantiles, para inculcar este buen hacer en los más pequeños". 

"Además hemos conformado un equipo para ayudar con proyectos en colaboración con el Gobierno de Navarra a los agricultores ecológicos de la Comunidad", ha explicado Sotil.

"Los dos premios quieren reconocer por una parte a entidades u organizaciones que hayan apoyado a la producción ecológica navarra y por otra a personas que hayan destacado como productores, con una larga trayectoria en la agricultura ecológica", ha expresado Edorta Lezaun, presidente de CPAEN/NNPEK.

Antes de la entrega de premios se ha celebrado en el mismo escenario la Asamblea General de CPAEN/NNPEK, en la que se ha presentado la memoria de actividades y los presupuestos de la entidad. Tras la entrega de datos se han establecido tres mesas de trabajo: Control y certificación, promoción y proyectos.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Una vida de agricultura: un matrimonio es reconocido por su trayectoria ecológica en el Pirineo Navarro