PREMIUM  INUNDACIONES

Lo peor se traslada a la Ribera, en donde podrían repetirse las graves crecidas del Ebro de años pasados

Un carril de la autopista de Navarra (AP-15), a la altura de la estación de servicio de Valtierra, ha quedado inutilizado por el agua del Ebro.

Aspecto que presenta el río Ebro a su paso por Tudela donde el pico del caudal se esperaba a primeras horas de este viernes pero la rotura de una mota en Castejón ha retrasado la fuerte inundación de agua en la capital ribera. EFE/Jesús Diges
Aspecto que presenta el río Ebro a su paso por Tudela donde el pico del caudal se esperaba a primeras horas de este viernes pero la rotura de una mota en Castejón ha retrasado la fuerte inundación de agua en la capital ribera. EFE/Jesús Diges   jesãºs diges

La alerta por inundaciones se mantiene a estas horas en Navarra en dos estaciones de aforo, la del Ebro en Castejón y la del Ega en Andosilla, mientras que en Pamplona desciende el caudal de los ríos y se va recuperando la normalidad tras los desbordamientos de este pasado jueves.

Según la información del Gobierno de Navarra, se sigue a la espera de la llegada del pico de la avenida del Ebro en Tudela para primeras horas de esta mañana de viernes, después de que esta madrugada en Castejón alcanzara los 2.587 metros cúbicos por segundo y los 7,5 metros de altura.

Ya desde ultima horas de la tarde del jueves está cortada al tráfico por desbordamiento la N-113, que une Pamplona con Madrid, entre los kilómetros 75, por lo que para cruzar el Ebro el trafico se ha desviado por la AP-15 y N-121.

No obstante, uno de los carriles de la autopista de Navarra ha quedado cortado a la altura de la estación de servicio de Valtierra al irrumpir el agua en la calzada, tal y como señala la Policía Foral en las redes sociales.

Además de varias vías de la red secundaria cortadas, entre ellas el acceso al polígono de Landaben, también está afectada en la red principal la Autovía del Pirineo (A-21), con un carril cortado entre los pk. 50,6 y 51,6 por el deslizamiento de un talud.

Las previsiones indican que las crecidas se situarán en un nivel intermedio entre las ocurridas en 2013 y 2015.

El Gobierno destaca que no se han producido incidencias de importancia y las motas han resistido las avenidas, aunque varias de ellas han cedido en las localidades de Ribaforada, Buñuel y Castejón.

El Comité Asesor de Emergencias, que ayer acordó declarar la situación de emergencia en fase 1 por riesgo de inundaciones, fijó también los protocolos de colaboración e información y determinó que sean los ayuntamientos los encargados de transmitir los mensajes a la ciudadanía para que retiren de las zonas inundables animales y todo tipo de material (vehículos, maquinaria y utensilios agrícolas) que puedan resultar dañados, como ya hizo este pasado jueves Tudela.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Lo peor se traslada a la Ribera, en donde podrían repetirse las graves crecidas del Ebro de años pasados