SOCIEDAD

Una semana con peluquerías en Navarra: entre el miedo a abrir y la buena reacción de los clientes

La peluquera Desirée Rodríguez explica su experiencia: "Un poco agobiante, mucha gente, muy ajetreada y limpiando entre clienta y clienta".

La peluquera Desirée, con pantalla facial y mascarilla en su centro de trabajo de Pamplona. NAVARRA.COM
La peluquera Desirée, con pantalla facial y mascarilla en su centro de trabajo de Pamplona. NAVARRA.COM

Las peluquerías navarras han comenzado a trabajar esta semana después de un largo mes y medio cerradas por el estado de alarma. Lo han hecho con algunas dudas, con cierto miedo y las medidas de seguridad exigidas para ellas y para los clientes.

Es el caso, por ejemplo, de la peluquería mixta "Desirée", situada en la avenida de Sancho el Fuerte nº 5 de Pamplona, que dirige Desirée Rodríguez Bermejo. Tiene 33 años, es natural de Castejón y lleva cinco años trabajando en la capital navarra, después de estudiar en Logroño. El mes y medio de cierre lo ha vidido en Pamplona, ya que no pudo ir a su pueblo.

Desirée explica cómo han sido estos primeros cinco días de trabajo tras la reapertura: "Un poco agobiante, mucha gente, muy ajeteadra. El tema de tener que llevar la mascarilla, la pantalla facial, limpiando entre clienta y clienta. Muchas horas pero pocas clientas. Cada una dentro del salón con su mascarilla desinfectando manos, y todo con lejía como tijeras, cepillos...

En cuanto a la asistencia de clientes, ha manifestado: "Cada día depende. Hay días que he atendido a seis y otros a ocho. Más a mujeres, aunque es mixta. Ahora hay tintes, cortar, las mechas, un poco de avalancha. Al mediodía, desinfectando todo y al final de la jornada también".

"Todos con cita previa. Yo siempre trabajo con cita previa y ahora más, y de una a una. Si viene otra, tiene que esperar fuera. La gente ha respondido muy bien, vienen con su mascarilla y, si no, se la doy yo, que tengo para darles, pero muy bien. Todos con mascarilla y todo me lo he comprado yo", asegura.

En cuanto a la reapertura tras mes y medio, señala: "Yo me hubiese esperado un poco. Me daba miedo abrir, porque creo que es un poco precipitado, pero no se puede vivir con el miedo, hay que tirar para adelante y trabajar. No podemos estar en casa con los negocios cerrados. Hay que levantar esto poco a poco, con las precauciones que hay que tomar".

"Me lo pensé porque no salía el BOE. Salió el domingo por la tarde y me decidí a abrir, pero sin el BOE me daba miedo. Si no trabajo, no tengo ingresos. Me han pasado los gastos, la luz, el IVA, ahora llega la renta y con la ayuda del Gobierno pues no da", relata.

"Lo he llevado mal este mes y medio sin trabajar, preocupada por la peluquería, por los clientes, por si vendría o no la gente, pero de momento bien, la gente ha reaccionado bien con citas, poco a poco y atendiendo poco a poco a todas. No creo que volvamos a vivir como antes, creo que va para largo. Vamos a tener que estar aquí con todas las medidas. Esto va para largo", afirma.

En cuanto al futuro, apunta: "Sí que echo de menos a los abuelicos. A ellos sí que les da mas miedo salir de casa. Los demás sí que vienen. Alguno ya me ha dicho que vendrán más adelante y que no se atreven ni a salir de casa. Les traen la comida sus hijos o familiares", comenta Desirée Rodríguez.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Una semana con peluquerías en Navarra: entre el miedo a abrir y la buena reacción de los clientes