PREMIUM  SOCIEDAD

Los radicales de Alsasua extienden su 'Día del odio' con burlas a la Policía Foral, los jueces y Ciudadanos

El 'Ospa Eguna' ha reunido a cientos de personas, que han reclamado en la localidad la salida de la Guardia Civil de Navarra.

El Ospa Eguna de Alsasua en contra de la Guardia Civil. NAVARRA.COM
El Ospa Eguna de Alsasua en contra de la Guardia Civil. NAVARRA.COM  

Un año más, los radicales han vuelto a convocar a la ciudadanía de Alsasua para amplificar su campaña de odio hacia quienes no piensan como ellos y respetan el orden constitucional y la no utilización de la violencia para dirimir los conflictos. Y un año más, el Ospa Eguna (día del ospa, en el que se reclama la salida de Navarra de la Guardia Civil) ha vuelto a ensuciar el nombre de la localidad.

En este caso, además, los violentos han ampliado el objetivo de su odio y no solo sus humillaciones, vejaciones e insultos se han centrado en los agentes de la Benemérita, sino que también han cargado en sus manifestaciones y acciones contra la Policía Foral, los jueces y Ciudadanos.

Cientos de personas se han concentrado en la plaza de los Fueros del municipio, cuyo quiosco se había adornado con multitud de carteles con mensajes escritos en euskera y repletos de su simbología y contenido habitual.

El más grande de ellos hacía referencia al acto que España Ciudadana celebró en la localidad en noviembre del pasado año, un acto en el que el líder de la formación naranja, Albert Rivera, viajó hasta el municipio para mostrar su apoyo a los guardias civiles y a sus parejas que recibieron una brutal paliza por parte de un grupo de jóvenes de Alsasua en el año 2016, y de los que ocho fueron condenados por delitos de atentado a los agentes de la autoridad, lesiones, desórdenes públicos y amenazas, en una sentencia confirmada por la Audiencia Nacional. El tribunal ratificó que no se trató de "una pelea de bar", una calificación que los radicales despliegan con intensidad en las redes sociales para negar que exista una campaña de odio contra el Instituto Armado.

Sin embargo, actos como el de este sábado dictaminan lo contrario. La ira se ha detenido asimismo contra Ciudadanos, cuyo presidente ha sido incluido en un cartel, acompañado de los colores de la bandera de España, una esvástica y el yugo y las flechas empleado durante la dictadura franquista, otra de las consignas y referencias manidas por los radicales cada vez que alguien contradice sus pensamientos con razonamientos avalados en la convivencia democrática.

No ha sido la única afrenta contra el partido naranja. Durante la jornada, se ha imitado el acto que Cs desarrolló en el municipio, colocando tres pequeñas filas de sillas, en las que encapuchados y enmascarados portando banderas de España se han burlado de la libertad de expresión de quienes respetan la Constitución y no agreden ni odian a quienes piensan diferente.

"EL FASCISMO ESPAÑOLISTA"

"Todos sabemos lo que ocurrió el 4 de noviembre de 2018: representantes del fascismo españolista, acompañados de su séquito mediático y protegidos por fuerzas represibas (sic), ocuparon nuestra plaza en un acto de odio hacia Alsasua", han escrito en un cartel, en el que han hecho referencia al acto vandálico en el que unos jóvenes se colaron en la iglesia para hacer repicar las campanas mientras en la plaza hablaba Beatriz Sánchez Seco, víctima de ETA cuando tan solo tenía cinco años.

Con eslóganes de "fascistas, fuera" y enseñas de la dictadura ensuciando varias de las calles de Alsasua, los concentrados, en su mayoría jóvenes, se han manifestado por varias zonas de la localidad demostrando el odio que profesan hacia los cuerpos y fuerzas de seguridad.

De hecho, la Guardia Civil no ha sido la única receptora de su aversión. En un momento de la manifestación, dos jóvenes disfrazados de agentes de la Policía Foral han teatralizado una actuación policial contra otras dos personas que intentaban impedir su acceso a un edificio. Al mismo tiempo, por los altavoces que acompañaban el acto se escuchaban mensajes en euskera y castellano que iban relatando todas las intervenciones policiales que los radicales contemplan como contrarias a sus principios.

No ha sido el único momento de recreaciones. En otro instante, han simulado un vehículo ardiendo para representar la batalla que el pueblo ejerce contra las fuerzas policiales, siendo presuntas víctimas inocentes de sus acciones.

CONTRA LAS SENTENCIAS JUDICIALES

Del mismo modo, las decisiones judiciales en contra de los radicales más violentos también han tenido su parte de protagonismo durante la manifestación, con más representaciones de enmascarados exigiendo la justicia que ellos consideran adecuada y criticando las resoluciones judiciales.

Las imágenes más deleznables se han dado, no obstante, cuando varios jóvenes han simulado escenas de tortura presuntamente cometidas por agentes de la autoridad contra vecinos del municipio. "En Alsasua, también hemos sufrido durante décadas una brutal represión por comprometernos en la lucha de liberación nacional y social de nuestro pueblo", han esgrimido.

En el recorrido se han establecido 13 puntos en los que los organizadores del acto mostraban su odio hacia las autoridades y en los que no ha faltado la representación de la casa cuartel de la Guardia Civil, a cuyos agentes tildan de "okupas" de la localidad.

Una vez concluida la marcha, se han arrojado a un punto las maletas que contenían el eslogan del acto, "tenemos la maleta cargada de razones", mientras los jóvenes gritaban el tradicional eslogan de alde hemendik eta utzi bakean!, con el que los radicales reclaman la salida del Instituto Armado tanto de Navarra como del País Vasco.

SIN INCIDENTES

La Guardia Civil no ha registrado ninguna incidencia y no ha tenido que realizar atenciones a lo largo del día, según han informado fuentes de la Delegación del Gobierno en Navarra.

Como se recuerda, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno, había dictado el viernes un auto por el que rechazaba prohibir la celebración de la campaña de odio en Alsasua, al considerar que no existía "constancia de que se hayan producido o vayan a producir" delitos que justifiquen tal restricción de derechos fundamentales con carácter previo.

No obstante, sí que ordenó remitir oficio al departamento de Interior del Gobierno foras y a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, para que controlaran la celebración, a fin de evitar que pudieran producirse delitos de enaltecimiento, justificación del terrorismo, humillación de las víctimas u otros. Si esto sucedía, se debía identificar a los autores y poner los hechos en conocimiento de la Justicia.

Este auto contradecía a la Fiscalía de la Audiencia Nacional, que este jueves había solicitado la prohibición de estos actos, por entender que reproducían el "objetivo táctico" de ETA, consistente en expulsar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado de Navarra y el País Vasco.

Tampoco María Chivite, presidenta del Gobierno de Navarra gracias al apoyo en forma de abstención de la izquierda abertzale, se opuso a la realización en Alsasua de este acto cargado de odio y fanatismo. Criticó que se esté dando una "instrumentalización política" del acto, aunque indicó que ni comparte "ni en el espíritu ni los fines" del Ospa Eguna. "La democracia no puede prohibir un acto porque un colectivo o una asociación concreta estima que los participantes podrían cometer un delito", concluyó.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los radicales de Alsasua extienden su 'Día del odio' con burlas a la Policía Foral, los jueces y Ciudadanos