PREMIUM  SOCIEDAD

El nuevo eje eléctrico que unirá Navarra con el País Vasco supondrá una inversión de 70 millones de euros

Arasti ha sido informado de las cuatro alternativas que la Red Eléctrica maneja para su diseño.

Arasti conoce el inicio de la tramitación del eje eléctrico entre Navarra y País Vasco. CEDIDA
Arasti conoce el inicio de la tramitación del eje eléctrico entre Navarra y País Vasco. CEDIDA  

El delegado del Gobierno en Navarra, José Luis Arasti, ha mantenido una reunión con representantes de Red Eléctrica de España (REE) en la que ha conocido los detalles del documento inicial de la nueva línea eléctrica que unirá Navarra y el País Vasco.

Por parte de REE, empresa promotora de esta iniciativa, han participado el delegado de la Zona Norte, Antonio González, y el director del proyecto, Juan Prieto, quienes han explicado que, tras el estudio inicial de la zona y de los condicionantes ambientales, geológicos, paisajísticos y culturales, se han propuesto cuatro alternativas factibles para el diseño del eje eléctrico.

Ya ha comenzado la tramitación oficial del proyecto, que está incluido en la planificación vigente de la red de transporte de energía eléctrica, y en las próximas semanas se pondrá la documentación a disposición de los municipios navarros y guipuzcoanos para su análisis y recogida de aportaciones conforme al preceptivo periodo de consultas previas.

Durante la reunión, REE ha recordado que el pasado mes de mayo impulsó un proceso participativo de carácter voluntario sobre el proyecto con el fin de fomentar la máxima transparencia e involucrar a la ciudadanía desde la fase inicial.

Como resultado de dicho proceso, en las alternativas incluidas en el documento inicial se contempla la posibilidad de desmantelar alguno de los dos ejes de 220 kilovoltios actuales y la posterior recuperación natural de la línea.

De esta forma, de los cuatro escenarios que se plantean para el diseño de la línea, dos contemplan la opción del desmontaje total de una de las dos líneas actuales entre Itsaso y Orcoyen; una alternativa plantea desarrollar el conjunto de actuaciones programadas en la planificación vigente, y la última opción propone una solución mixta de construcción, repotenciación y desmontaje de tramos de cada línea.

Se han seleccionado cuatro pasillos o corredores prioritarios con trazas definidas de longitud variable, que oscilan entre los 90 y los 104 kilómetros y, en función de las alternativas, tramos en común.

En el transcurso de la reunión también se han abordado otros asuntos de interés para la Comunidad foral como son la construcción de la subestación de 220 kilovoltios  de Dicastillo, su línea de alimentación y la ampliación de la subestación de La Serna a 400 kilovoltios para los nuevos desarrollos eólicos en la zona.

Tras la reunión, Arasti ha visitado la subestación eléctrica de Muruarte, una de las principales infraestructuras de Red Eléctrica en la Comunidad Foral que, además de apoyar a la red de distribución del área de Pamplona, posibilita la conexión a la red de transporte y la evacuación de la generación renovable, particularmente la eólica, existente en la zona.

Algo muy positivo para el delegado del Gobierno, "ya que va en la línea de la apuesta por las renovables del Ministerio para la Transición Ecológica del ejecutivo central".

NUEVO EJE ELÉCTRICO NAVARRA - PAÍS VASCO

La nueva línea eléctrica de 400 kilovoltios (kV) que unirá la subestación de Itsaso (Guipúzcoa) con la línea Castejón-Muruarte (Navarra) forma parte del eje norte que conecta con el del Mediterráneo.

Actualmente, existen solamente dos líneas eléctricas de 220 kV entre Orcoyen e Itsaso, construidas a mediados del siglo pasado, con una capacidad muy limitada de unos 300 megavatios cada una, lo que supone unas seis veces menos que una línea actual.

De esta forma, las infraestructuras existentes no dan respuesta a las necesidades actuales y previstas en los planes regionales energéticos que abogan por la promoción y mayor uso de fuentes renovables en la generación de electricidad, además de reducir las restricciones técnicas y las pérdidas.

En concreto, la Estrategia Vasca de Energía 2030 aboga por duplicar el uso y participación de las renovables en la producción eléctrica.

El Plan Energético Horizonte 2030 en Navarra recoge duplicar la capacidad eólica instalada en su territorio.

Todo ello, en línea con las recomendaciones europeas, los objetivos vinculantes de lucha contra el cambio climático establecidos en la hoja de ruta de la energía para 2050 y la transición energética encaminada a un nuevo modelo más eficiente y sostenible.

Con una presupuesto aproximado de 70 millones de euros, el nuevo enlace eléctrico servirá para renovar y reforzar el mallado de la red y la capacidad de transporte de energía eléctrica entre el País Vasco y Navarra, mejorando la seguridad, la calidad del suministro y la integración en el sistema de mayor cantidad de energía renovable que debe ser canalizada hasta las puntos de demanda.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El nuevo eje eléctrico que unirá Navarra con el País Vasco supondrá una inversión de 70 millones de euros