SOCIEDAD

Navarra compensará con 2.3 millones a las residencias por el gasto extraordinario de personal 

Todas deberán contar con un plan de contingencia para prevenir posibles rebrotes de la enfermedad.

Militares de la UME desinfectan la residencia sacerdotal Buen Pastor durante la crisis del coronavirus. PABLO LASAOSA
Militares de la UME desinfectan la residencia sacerdotal Buen Pastor durante la crisis del coronavirus. PABLO LASAOSA

El Departamento de Derechos Sociales del Gobierno de Navarra destinará 2,3 millones de euros a los centros residenciales con plazas concertadas, con el fin de compensar el sobrecoste del personal que ha sido necesario contratar, para refuerzo de los servicios, en unos casos, y sustitución de bajas, en otros.

De estos fondos, 1,1 millones de euros provienen del Estado dentro del fondo extraordinario comprometido por el Ministerio de Derechos Sociales para las Comunidades Autónomas.

Por su parte, el Gobierno de Navarra aportará el resto, 1,2 millones. Esta medida se aplicará a residencias de mayores, discapacidad, trastorno mental y centros de menores, ha informado el Ejecutivo en un comunicado.

De esta manera, según ha expuesto, se abonará una cuantía mayor de la prevista en los contratos con los centros residenciales, ajustando el porcentaje de absentismo calculado inicialmente para dichos contratos, con la situación actual y el incremento de bajas laborales a causa del COVID-19.

El cálculo del nuevo coste se ha realizado previendo un incremento del absentismo medio en los centros de mayores, en los de discapacidad, trastorno mental grave y en los recursos de menores.

"Perseguimos mantener y mejorar la adecuada atención a las personas usuarias, así como garantizar que se puedan prestar los servicios con normalidad", ha destacado la consejera Mari Carmen Maeztu.

"Todos estamos haciendo esfuerzos extra que, sin duda, deben ser tenidos en cuenta", ha señalado.

Esta medida ya ha sido puesta en conocimiento de las dos principales plataformas de representación de las residencias de mayores, LARES y ANEA, en una reunión mantenida este jueves con la consejera Maeztu, dentro de los contactos habituales que se tienen y que se van a prolongar en el tiempo con las asociaciones representantes del sector, entre otros agentes.

En dicha reunión se acordó también trabajar de forma coordinada la desescalada en los centros de mayores y se trató el plan de contingencia que los centros tendrán que preparar como medida preventiva ante un posible repunte de la pandemia en el proceso de recuperar la nueva normalidad.

UNIDAD PARA LA ORDENACIÓN DE LA ATENCIÓN SANITARIA

Por otra parte, ya está en funcionamiento la nueva Unidad de Ordenación de la Atención Sanitaria en centros residenciales sociosanitarios, creada dentro del paquete de medidas urgentes que el Gobierno de Navarra aprobó para responder al impacto generado por la crisis sanitaria del COVID-19.

Dicha unidad, dependiente de la Gerencia de Atención Primaria del Departamento de Salud, está integrada por profesionales de los departamentos de Salud y Derechos Sociales y tiene como ámbito de actuación todo el territorio foral.

Su objetivo es garantizar una atención sanitaria de calidad en las residencias limitando los efectos de la pandemia en la población usuaria de dichos centros para, posteriormente, ser consolidada como pieza clave en la coordinación de la atención del medio comunitario sociosanitario, cuya responsabilidad corresponde a Atención Primaria, siempre en coordinación con el resto de agentes que intervienen en el proceso de atención.

Esta unidad hará un trabajo en red y contará con una persona de referencia en cada centro residencial.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Navarra compensará con 2.3 millones a las residencias por el gasto extraordinario de personal