• viernes, 17 de septiembre de 2021
  • Actualizado 06:50

 

 
 

SOCIEDAD

Resolver conflictos entre ciudadanos y administraciones: plantean acoger un nuevo servicio de mediación en Navarra

Afirman que se trata de "una cultura nueva, que hay que ganársela, y eso exige tratar de convencerles de, como mínimo, el error de no sentarse".

Dos personas trabajan en una oficina con varios documentos. ARCHIVO
Dos personas trabajan en una oficina con varios documentos. ARCHIVO

El defensor del Pueblo de Navarra, Javier Eneriz, ha planteado al Parlamento la posibilidad de que la institución acoja un servicio de mediación que se encargue de facilitar resoluciones mediadas en conflictos entre ciudadanos y la administración, un concepto ya mencionado pero no regulado en la actualidad.

La Asociación Navarra de Mediación (ANAME) ha sido la promotora de una iniciativa a la que en principio se han mostrado favorables todos los grupos -aunque con destacado escepticismo en el caso de EH Bildu-, y para la que Enériz ha señalado que ya existe presupuesto (28.000 euros), aunque debe definirse por qué modelo de mediación se apuesta y modificar en tal sentido el Reglamento de Organización y Funcionamiento de la institución para favorecer la mediación.

Ha explicado que el servicio de mediación se ejercería por personal específico y no colisionaría con la función del Defensor del Pueblo, la de formular resoluciones sobre los conflictos que le plantea la ciudadanía, ya que se trata de incentivar los acuerdos entre las partes, de que estas sean las que acepten sentarse en una mesa y llegar a acuerdos sobre una discrepancia con la mediación de expertos en la materia.

"Esta es la diferencia con lo que hacemos, porque la gente no viene a que iniciemos la mediación sino a que mediemos", mientras que lo que se pretende es "una cultura nueva, la de que los conflictos los hablen las partes, que sean estas las que lleven la iniciativa para llegar a soluciones", ha dicho para reconocer que su éxito depende principalmente de que "la administración quiera entrar" en esta práctica a la que no está obligada.

Se trata de "una cultura nueva, que hay que ganársela, y eso exige ir administración por administración para tratar de convencerles de, como mínimo, el error de no sentarse" a hablar con el ciudadano que les requiere en asuntos de discrepancia no legal.

Enériz ha explicado que, desde que el pasado mes de junio recibió la idea de ANAME, ha llevado a cabo diferentes trámites, reuniones y propuestas tanto con la asociación como con los grupos y con la Mesa del Parlamento, a la que ha llegado a plantear dos fórmulas diferentes de este servicio de mediación administrativa, que es la extrajudicial.

La primera es la que existe en Cataluña, un modelo más cercano a la conciliación, y la segunda la de Andalucía, que se limita a cuestiones entre colectivos y administraciones, o entre administraciones entre sí, y en la que no intervienen ni el defensor ni sus asesores.

En el caso de Navarra, ha dicho tras apreciar un mayor interés en este segundo modelo, se haría con mediadores profesionales y expertos, externos o conveniados con la ANAME, y con la característica principal de la neutralidad que supone ser ajenos a la administración.

Además, ha señalado que en Navarra podría añadirse la posibilidad de que el Defensor del Pueblo pudiera derivar hacia este servicio de mediación los asuntos que considera que pueden facilitar una mejor resolución.

En el turno de los grupos todos se han mostrado favorables a la creación de este servicio, una propuesta que a juicio de Juan Luis Sánchez de Muniáin (NA+) "mejora la institución y sus funciones", mientras que para Inma Jurío (PSN) es "importante iniciar ese camino, porque supone un avance establecer una determinada regulación en este proceso de creación de esa cultura de la mediación".

Para Geroa Bai es "un gran paso" porque, según Blanca Regulez, la mediación se traduce en el "logro de la eficiencia administrativa, garantiza además una transparencia y genera una cultura en la que el ciudadano confía en la administración", y Mikel Buil (Podemos) ha confirmado ver "con muy buenos ojos esta propuesta".

Ha contrastado con las anteriores la postura de Adolfo Araiz (EH Bildu), que ha dicho compartir el "bagaje teórico" de las bondades de la mediación, pero ha apostado por "desmitificar en alguna medida su alcance" para "no crear falsas expectativas".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Resolver conflictos entre ciudadanos y administraciones: plantean acoger un nuevo servicio de mediación en Navarra