SOCIEDAD

Navarra se decide a hacer test a familiares y compañeros de positivos dos meses después del inicio de la crisis

El Gobierno de Navarra ha esperado a hacer seguimiento a los contactos de positivos más de dos meses y después de entrar en la desescalada. 

La presidenta del gobierno de Navarra, María Chivite, a su llegada al Parlamento de Navarra durante la crisis del coronavirus en Pamplona. Miguel Osés
La presidenta del gobierno de Navarra, María Chivite, a su llegada al Parlamento de Navarra durante la crisis del coronavirus en Pamplona. Miguel Osés  

Más de dos meses después del estallido del brote del coronavirus, el departamento de Salud del Gobierno de Navarra se ha decidido a ampliar el abanico de test a los contactos de las personas que hubieran obtenido un resultado positivo, como familiares o compañeros de trabajo. 

Aunque desde el departamento han minusvalorado la importancia de los test y nunca han querido hacer pruebas más allá de las personas con síntomas o de profesiones esenciales, es ahora en plena desescalada cuando se ha decidido, por fin, hacer seguimiento e identificación a los contactos estrechos. 

Aún así, la cifra de test por Navarra se encuentra muy por debajo de la capacidad del sistema sanitario público y privado, que podría permitir hacer hasta 6.000 test PCR diarios, en lugar de los menos de 1.000 como media que se vienen efectuando por ahora. 

Según informa ahora el Gobierno foral, además de la realización de la PCR en las primeras 24 horas a los casos positivos, se va a ampliar la identificación y seguimiento de sus contactos estrechos, a los que se les va a realizar asimismo la misma prueba diagnóstica.

Por otra parte, en coordinación con el Ministerio de Sanidad, se ha redefinido el concepto de caso sospechoso de infección por coronavirus, para abarcar los nuevos síntomas que se han ido conociendo durante la evolución de la pandemia.

En concreto, al cuadro clínico de infección respiratoria que cursa con fiebre, tos o sensación de falta de aire, se suman otros síntomas atípicos, definidos por su aparición súbita, como el dolor de garganta, la pérdida del sentido del gusto o del olfato, los dolores musculares, la diarrea, el dolor torácico o la cefalea.

El procedimiento de detección y seguimiento de los contactos se llevará a cabo por parte de las enfermeras de consejo sanitario, un servicio dependiente de Atención Primaria que se ha reforzado con la organización de un call center de nueve profesionales contratados para esta labor. Estas profesionales serán las encargadas, en primer lugar, de contactar con los casos positivos en la prueba de PCR en el entorno extrahospitalario con el fin de identificar a aquellas personas que puedan ser consideradas como contacto estrecho.

Una vez identificada la lista de contactos, se llamará a cada uno de ellos para confirmar si cumple los criterios de contacto estrecho, en cuyo caso se les indicará un aislamiento de catorce días desde la fecha del último contacto, ha explicado en un comunicado el Gobierno de Navarra.

Las enfermeras de consejo se encargarán del seguimiento de estas personas mientras dure la cuarentena para valorar la posible aparición de sintomatología compatible con infección por coronavirus. Asimismo, desde el equipo de consejo sanitario se darán las indicaciones que tienen que mantener las personas consideradas como contacto durante la duración del aislamiento.

Además, se recomendará a la persona en seguimiento la utilización de la app de autoevaluación 'Coronatest', que ya fue presentada a principios de abril, y que ha incorporado novedades para el seguimiento de los contactos. A través de esta app, el paciente recibirá un mensaje diario para el registro de la temperatura y el control de nuevos síntomas. En el caso de aparecer alguno, el programa oferta una visita no presencial con el centro de salud para valorar la realización de una PCR.

DIFERENCIAS EN LA IDENTIFICACIÓN SEGÚN ÁMBITOS

La enfermera de consejo centraliza el seguimiento de los contactos, pero su identificación tiene algunas diferencias en función del ámbito en el que se produzca la detección del caso.

Así, en el ámbito laboral serán los servicios de prevención de riesgos laborales de las empresas los que deberán identificar los contactos de sus trabajadores de baja por COVID-19 y comunicarlos al Instituto Navarro de Salud Laboral, quien los remitirá a la enfermera de consejo.

En los pacientes ingresados, la identificación de los contactos intrahospitalarios corresponde a los servicios de Medicina Preventiva de cada centro, quien los trasladará a la enfermera de consejo para completar la lista de contactos.

Los contactos de las personas internas en residencias serán identificados por los profesionales sanitarios de estos centros o, en su ausencia, por la dirección del centro, para remitirlos a su vez a la enfermera de consejo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Navarra se decide a hacer test a familiares y compañeros de positivos dos meses después del inicio de la crisis