• jueves, 29 de septiembre de 2022
  • Actualizado 00:00
 
 

SOCIEDAD

La odisea de una viajera navarra al quedar 'olvidada' y encerrada en el interior de un autobús en Cataluña

La joven se quedó dormida, en cuarta fila, y ni el chófer ni ninguno de los viajeros que compartían su mismo autobús le avisaron de que se marchaban. 

Viajeros en un autobús
Viajeros en un autobús. ARCHIVO.

Sara Rodríguez, natural de Puente la Reina de 28 años, vive en Barcelona desde hace dos. Cuando viaja a su pueblo, para ver a sus amigos y familiares, suele hacerlo en autobús. Y nunca había tenido un problema, hasta este lunes, en que la dejaron literalmente 'tirada' en medio de la carretera. 

La joven navarra quería llegar a tiempo para disfrutar este martes del Chupinazo que da inicio a las fiestas en Puente la Reina, por lo que este lunes cogió un autobús a las 15.00 horas desde la estación de Sants (Barcelona) que, en principio, le dejaría a las 21.00 horas en Pamplona.

Nada más lejos de la realidad. "Cuando estábamos cerca de Lérida, el chófer nos avisó de que se había pinchado una rueda y que pararíamos para solucionarlo, o bien para cambiar de vehículo. Iba medio dormida, pero me enteré porque el autobús iba un poco a trompicones", ha señalado la joven en declaraciones a Navarra.com. 

El problema vino después. "Me quedé dormida. Viajaba sola, no tenía compañero, pero estaba en cuarta fila y el chófer no me avisó". Tampoco lo hizo ninguno de los otros viajeros que, como ella, se dirigían a Pamplona. "Me desperté al rato y me vi sola. Debió de pasar media hora, calculo. Al principio pensé que se habrían bajado un momento, pero de repente me di cuenta de que estábamos en medio de la nada", relata la puentesina.

"Me empecé a agobiar. El móvil no funcionaba porque no tenía cobertura, y estaba encerrada en el autobús. Me puse a dar vueltas durante un cuarto de hora hasta que encontré un botón junto a la puerta y pude salir. Me agobié mucho", señala. 

Al poco de bajar aparecieron algunos trabajadores de los servicios de Asistencia en Carreteras y, tras contarles lo sucedido, fueron ellos quienes llamaron a la Policía : "Cuando les conté lo que me había pasado, alucinaron". 

Sara Rodríguez, en una foto tomada en Puente la Reina

Al rato, según cuenta la joven, apareció un nuevo chófer junto a su mujer. "Le pedí explicaciones y llamó a su jefe, pero la única solución que me ofrecían era esperar a un nuevo autobús que pasaría por allí a las doce de la noche". 

"Me enfadé mucho. Pedí que me enviaran un taxi, pero no hubo manera. Conseguí hablar con el chófer que me había abandonado en el autobús y este, lejos de disculparse, se puso muy borde conmigo. Fue lo que más me fastidió". 

Al final, la mujer del nuevo chófer la acompañó a Renfe, donde tuvo que pagar de su bolsillo dos trenes: el primero le llevó hasta Zaragoza y el segundo cubrió el trayecto desde allí hasta Pamplona. 

"Me baje en Tafalla, a eso de las 22.30 horas. La maleta sí que la cambiaron de autobús y mi madre ha tenido que ir este martes a buscarla a la consigna de la estación de autobuses de Pamplona. Ni siquiera me la han enviado a casa", cuenta la joven. 

La joven tiene claro qué será lo próximo que haga: "Pienso denunciar lo sucedido. A todos nos puede pasar. Podemos quedarnos dormidos, pero lo que no puede ser es que no te den soluciones", concluye.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La odisea de una viajera navarra al quedar 'olvidada' y encerrada en el interior de un autobús en Cataluña