• sábado, 24 de julio de 2021
  • Actualizado 04:48

SOCIEDAD

La Iglesia navarra homenajea a los afectados por el coronavirus con una misa presidida por el arzobispo en la Catedral

Durante la eucaristía, se ha colocado ante el altar un álbum con todos los nombres de los difuntos a causa de la pandemia.

El arzobispo de Pamplona, Francisco Pérez. Eduardo Sanz/Europa Press
El arzobispo de Pamplona, Francisco Pérez. Eduardo Sanz/Europa Press

La Iglesia navarra ha homenajeado este sábado a fallecidos y afectados por la pandemia del Covid-19 con una misa en la Catedral, presidida por el arzobispo, Francisco Pérez, en la que se ha expuesto un álbum con los nombres de las víctimas navarras y que ha coincidido con la celebración de la fiesta de Santiago Apóstol.

El arzobispo de Pamplona, Francisco Pérez, ha dicho que "una de las afirmaciones más fuertes que la pandemia ha podido pronunciar ha sido que el ser humano es vulnerable e impotente", pero ha señalado al mismo tiempo que "esto no quiere decir que se sienta apelmazado o desesperanzado, todo lo contrario, se afianza mucho más en las verdades auténticas que Dios nos regala".

Así, ha afirmado que "los apóstoles y entre ellos Santiago supieron dar un giro en su vida pasando de la comodidad a la entrega y de la increencia a la confianza". "Se plantaron y oyeron al Maestro: 'El que quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro servidor'", ha destacado.

Durante la homilía, el arzobispo ha afirmado que "la gran mayoría de los que han fallecido han pasado por la soledad y los familiares sólo han podido recordar la entrega generosa de su seres queridos".

"Recordaban las veces que su padre o su madre estuvieron al lado de sus hijos en los momentos difíciles; otros recuerdan las veces que se sintieron consolados por aquellos que ahora no podían despedir y besar; muchos sabían que los fallecidos habían sentido el consuelo de un médico o enfermero cogidos de la mano antes de morir; la gran esperanza para otros era saber que el sacerdote había dado los últimos sacramentos a su ser querido. Por eso las palabras del Señor nos hacen recordar que el mayor amor se hace servicio y plegaria", ha señalado.

El arzobispo ha subrayado que "muchos ha habido que con su entrega generosa han sido y siguen siendo manifestación del amor de servicio".

"Esto no sólo lo aplaudimos sino que nos hace pensar en el auténtico sentido que nace del corazón humano y de ahí que esto manifiesta la humanización de la que habla el Evangelio", ha explicado, para añadir que "muchas veces nos encontramos abrumados ante las dificultades y contrariedades, por eso el servicio mayor es el amor de entrega".

Durante la misa, se ha colocado ante el altar un álbum con todos los nombres de los difuntos diocesanos a causa de la pandemia del coronavirus. "Día a día en la eucaristía celebrada por la tarde -durante casi tres meses- en la parroquia de San Lorenzo a los pies de la capilla de San Fermín, se han ido recordando sus nombres y apellidos. Quedarán para la posteridad estos nombres de nuestros hermanos que arrebatados por la muerte han encontrado el consuelo por los sufragios ofrecidos en la eucaristía", ha apuntado.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La Iglesia navarra homenajea a los afectados por el coronavirus con una misa presidida por el arzobispo en la Catedral