SOCIEDAD

Marcos quiere seguir jugando con sus amigos de toda la vida en su colegio de Pamplona

Su familia recoge firmas para pedir a Educación un aula especial que evite que el niño, de 12 años y con síndrome de Down, tenga que cambiar de centro.

Colegio Nuestra Señora del Huerto Pamplona. -4. IÑIGO ALZUGARAY - copia
Carlos Beriáin y Miren Edurne Moreno junto a sus hijos Marcos y Carlota en la entrada del Colegio Nuestra Señora del Huerto, en Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY

Marcos Beriáin Moreno marcó hace unos días su primer gol. Tiene 12 años y juega a fútbol en un equipo del Colegio Nuestra Señora del Huerto, en Pamplona, junto a sus compañeros de clase. Estudia allí desde pequeño, como su hermana Carlota, de 9 años, pero acaban de comunicarle que en septiembre deberá empezar la Secundaria en otro centro. 

Educación ha desestimado la petición que hizo este colegio concertado del barrio de San Juan, de instalar un aula adaptada (UCE) para que Marcos pueda continuar su formación, por lo que deberá trasladarse al colegio Santo Tomás (Dominicas).

Por eso, sus padres, Carlos y Miren Edurne, han puesto en marcha una recogida de firmas a través de la plataforma Change.org para pedir al departamento dirigido por José Luis Mendoza que se replantee la decisión. Ya han superado los 4.400 apoyos desde que se publicase este fin de semana. El gasto de esta inversión para el Gobierno foral sería de 25.000 euros y el colegio costearía el resto que suponen las obras.

"Pedimos que se reconozcan a Marcos los mismos derechos que al resto de alumnos de toda Navarra, que pueden elegir un centro, también para cursar la Secundaria. Ahora mismo, a nuestro hijo, se le niega. El centro ha apostado por montar el aula adaptada para este mismo año. No entendemos que 25.000 euros sean el obstáculo", lamenta Carlos Beriáin, padre del menor. Incluso aseguran que "colaboraremos los padres para financiarlo, porque para nosotros es vital".

"ESTÁ REALMENTE INTEGRADO"

También han hablado con otros padres cuyos hijos tienen necesidades especiales. "El centro se ha volcado con nosotros, ha preparado el proyecto y lo ha presentado. La directora siempre ha estado pendiente de las noticias de Educación. Pero el colegio está atado de pies y manos para crear la UCE (el aula adaptada). Por eso buscamos fuerza, colaboración y firmas".

También pidieron al departamento de Educación que visitase el centro y conociese la realidad del niño, cómo está llevando a cabo su aprendizaje y cómo es la relación con sus amigos. "Hay un informe favorable de la orientadora del colegio para que Marcos se quede por lo que le va a suponer a él y a la clase", cuenta el padre, al tiempo que lamenta la "fría" respuesta que recibió a través de una carta al colegio: "Sin haberlo visto ni valorado, tomaron la decisión, como un número más. No lo entendemos. Esto tiene que cambiar porque Educación no puede ser como otros departamentos".

En cuanto a la respuesta que está teniendo su campaña, señala que es "muy importante" y procede tanto de Navarra como de otros puntos de España. "Nos estamos encontrando, a través de los mensajes que mandan a través de la plataforma, cantidad de casos que hay como el nuestro en el que los padres no han tenido más remedio que aceptar esta imposición". 

"COMO UNO MÁS"

El padre subraya que el pequeño está "realmente integrado, es uno más en la clase" y que el cambio supondría un mazazo: "El trauma ya no es solo la relación con su hermana y el apoyo que supone, sino el de toda su clase, todos sus amigos y amigas que se les viene el mundo encima si falta Marcos. Es lo más duro de todo".

También apunta que "la lección para los críos va a ser que realmente los niños con Síndrome de Down no son igual que ellos porque, en este caso, a Marcos no se le han reconocido los mismos derechos. Se van a llevar una lección de vida muy mala".

Además de esta recogida de firmas, los padres de Marcos quieren dirigirse al Parlamento y hablar con la comisión de Educación. El padre del pequeño pide que "todos los partidos se pongan manos a la obra a trabajar realmente por la inclusión, que no sea un argumento político que echarse en cara unos a otros, sino una política pactada por todos".

Mientras siguen sumando apoyos, Marcos espera la final de la Champions, en la que apuesta por el Real Madrid, y que Osasuna vuelva a primera. Pero, sobre todo, quiere seguir chutando el balón en el patio de su colegio, con sus amigos de toda la vida.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Marcos quiere seguir jugando con sus amigos de toda la vida en su colegio de Pamplona