PREMIUM  SOCIEDAD

Una manifestación en Alsasua exige la liberación de los condenados por la paliza a los guardias civiles y a sus parejas

Después de reclamar que no se los juzgara por terrorismo, como así confirmó la Audiencia Nacional, los partidarios de los agresores reclaman ahora que salgan libres.

Manifestación en Alsasua a favor de los agresores de los dos guardias civiles y sus parejas. EFE/Villar López
Manifestación en Alsasua a favor de los agresores de los dos guardias civiles y sus parejas. EFE/Villar López  

Una manifestación convocada por los colectivos Altsasu Gurasoak y Altsasukoak Aske, y secundada por vecinos así como por organizaciones sociales y partidos políticos, ha rechazado en Alsasua la sentencia de la Audiencia Nacional contra ocho jóvenes que propinaron una brutal paliza a dos guardias civiles y sus parejas.

La sentencia confirmó hace dos semanas las penas de 2 a 13 años de cárcel para los autores de los hechos, sucedidos en el 2016 y que la Sala de Apelación de la Audiencia Nacional tampoco considera terrorismo, como pedía la Fiscalía, pero en los que sí aprecia delitos de atentado a agentes de la autoridad, lesiones, desórdenes públicos y amenazas.

Sin embargo, los partidarios de los agresores siguen reclamando la impunidad para los condenados, exigiendo su liberación y que pegar palizas a personas no conlleve ningún tipo de condena.

A la convocatoria de Altsasu Gurasoak y Altsasukoak Aske han acudido miles de personas (60.000, según los organizadores, y entre 35.000 y 50.000, según la delegación del Gobierno), que han marchado por las calles de la localidad tras una pancarta con el lema "No es justicia, ez da justizia. Altsasukoak aske" (libertad para los de Alsasua).

Sostenida por familiares y amigos de los agresores, a la pancarta seguían numerosas banderas, ikurriñas y esteladas entre otras muchas, que se han exhibido mientras los participantes gritaban lemas en favor de la puesta en libertad de los jóvenes.

Esteladas e ikurriñas, durante la manifestación a favor de los agresores de los dos guardias civiles y sus parejas en Alsasua. EFE

Hasta Alsasua se han desplazado para participar en el acto representantes de colectivos y partidos políticos que ya en su día criticaron la sentencia, como Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra, así como de ERC, o la portavoz del Gobierno e Navarra, María Solana. Se han visto en el municipio al alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, al parlamentario de Geroa Bai y vicepresidente primero del Parlamento de Navarra, Unai Hualde, a los parlamentarios de EH Bildu Adolfo Araiz y Bakartxo Ruiz, a la candidata de Podemos al Congreso, Ione Belarra, a la senadora autonómica por Navarra, Idoia Villanueva, así como al representante de ERC en el Congreso Gabriel Rufián.

ODIO Y VIOLENCIA

El clima de odio hacia la Guardia Civil existente en el municipio, y que los colectivos de apoyo a los agresores niegan, motivó la paliza en el bar Koxka y ha continuado después, atacando a las víctimas de la brutal agresión.

La pareja de uno de los agentes tuvo que mudarse fuera de Alsasua debido a la coacción de los vecinos, mientras que, recientemente, uno de los guardias civiles pidió el traslado después de que los radicales violentos amenazaran por carta a su hija, de un año y medio.

Por su parte, representantes de varias instituciones navarras y del Ayuntamiento de Alsasua han demandado "justicia y proporcionalidad" en la manifestación. Así se han pronunciado, momentos antes de que se iniciara la marcha la portavoz del Gobierno foral, María Solana, el vicepresidente del Parlamento, Unai Hualde, y el alcalde de Alsasua, Javier Ollo.

Solana ha explicado que, con su presencia, quería mostrar su apoyo al alcalde y a Alsasua, un pueblo que no ha sido "muy bien tratado, en ocasiones maltratado", así como solicitar "justicia y proporcionalidad".

Ha remarcado que condenaron en un primer momento y lo siguen haciendo lo sucedido aquella noche de octubre del 2016, "una agresión que no tenía que haberse dado", a lo que ha añadido que también llevan mucho tiempo "denunciando y condenando la falta de proporcionalidad y de justicia", ya que "no puede ser que la justicia se aplique en función del código postal".

"PENAS DESPROPORCIONADAS"

Solana, que ha rechazado la consideración de lo sucedido como terrorismo, ha dicho que, por lo tanto, el caso no tenía que haber salido de Navarra y, "como consecuencia de ello, estamos donde estamos", con unos jóvenes condenados a penas "desproporcionadas".

En representación del Parlamento de Navarra, su vicepresidente, Unai Hualde, ha recordado que la Cámara ha aprobado una declaración institucional de adhesión a la manifestación.

Tras opinar que este caso "está fuera de toda lógica" y recordar que hay unos jóvenes en prisión desde hace casi tres años, ha incidido en que se trata "de una vulneración flagrante de la Carta Europea de derechos fundamentales y del principio de proporcionalidad de las penas".

Los rostros de los ocho jóvenes condenados por la brutal paliza a los dos guardias civiles y a sus parejas en Alsasua. EFE

Por su parte, el alcalde de Alsasua, Javier Ollo (Geroa Bai), ha señalado igualmente que su presencia responde al objetivo de "defender la proporcionalidad por parte de la justicia", ya que "una justicia sin proporcionalidad no es justicia".

Al respecto, ha indicado que esto lo han visto desde el primer día, desde el momento en el que los hechos fueron instruidos y juzgados por la Audiencia Nacional, cuando siempre han defendido que deberían ser enjuiciados por el juzgado numero 3 de Pamplona, que fue el que en un primer momento asumió el caso.

"DESPROPÓSITO"

El regidor ha querido dejar claro que siempre, "desde el rechazo a los hechos", han pedido "proporcionalidad, no impunidad", a lo que ha añadido que consideran un "despropósito" que los hechos hayan sido juzgados como terrorismos. Estas declaraciones, sin embargo, quedan negadas por las reclamaciones que muchos de los manifestantes han coreado en las marchas a favor de los agresores, pidiendo su liberación y la impunidad por la paliza que propinaron a los agentes y a sus parejas.

Ollo ha declarado también que ha participado en la manifestación para reivindicar la "verdadera imagen" de Alsasua, una localidad "maltratada" por parte de algunas fuerzas políticas y algunos medios de comunicación.

En ese sentido, ha dicho que estaban allí "para volver a reivindicar la verdadera imagen de este pueblo, un pueblo plural, diverso, con diferentes ideologías, que quiere vivir en convivencia, en paz y en libertad".

La manifestación ha partido sobre las 12.15 horas desde la entrada de Alsasua, precedida de una pancarta con el lema 'No es justicia. Altsasukoak aske' (libertad para los de Alsasua). Le seguían las fotos de los ocho encausados y se han portado grandes letras amarillas formando la palabra Justizia. La marcha ha estado flanqueada por un gran grupo de persona que les recibía con aplausos y gritos de "Altsasukoak askatu" (libertad para los de Alsasua) y hau ez da justizia (esto no es justicia).

A lo largo de la manifestación, que ha recorrido las calles del pueblo, se han colocado hasta 12 pancartas donde se detallaba la cronología del caso. La movilización ha finalizado al final de la calle Zelai, donde se ha instalado un escenario y se ha leído un manifiesto.

"UNA PANTOMIMA"

En declaraciones a los medios de comunicación, Edurne Goicoechea, en representación de Altsasu Gurasoak y madre de Ainara Urquijo, ha explicado que esta ha sido una manifestación para "denunciar que esto no es justicia", y ha criticado que "siete de nuestros chavales están encarcelados, tres de ellos llevan dos años y medio". Asimismo, ha censurado que "hemos tenido un juicio que en absoluto ha sido un juicio, ha sido una pantomima", y ha remarcado que "la mayoría de los jueces por los que hemos pasado tiene una condecoración de la Guardia Civil".

En este sentido, ha afirmado que los asistentes a la manifestación "vienen a reivindicar que tenían que estar todos en casa y libres". "Hubo una pelea, se ha investigado qué pasó y no han sido capaces de determinar qué actuación tuvo cada uno", ha reprochado Goicoechea, que ha criticado que "han hecho un totum revolutum", porque "necesitaban una excusa, seguir manteniendo vivoS los tiempos del pasado, la tensión, la angustia".

Manifestación en Alsasua a favor de los condenados por la brutal paliza a los dos guardias civiles y a sus parejas. EFE

Ha atribuido el caso la necesidad de "mantener Euskal Herria como foco conflictivo que permite que haya más intereses políticos y económicos". "Nuestros hijos no son marionetas, son muy importantes para mucha gente", ha subrayado la representante de Altsasu Gurasoak, que ha recalcado que "nosotros no miramos en votos, miramos en vidas". "Ningún político o juez que no mira primero en vida está a la altura de las circunstancias", ha resaltado.

Además, ha reprochado que "las provocaciones en el pueblo son continuas", y ha destacado que "frente a eso, tenemos la solidaridad y la dignidad demostrada en miles de personas, con el cariño de la gente y nuestras ganas de seguir luchando por que todos nuestros chavales estén en casa y libres". "No se corresponde un tobillo roto con lo que nos están haciendo", ha sentenciado.

EL SIGUIENTE PASO: EL SUPREMO

Preguntada sobre el recorrido judicial que se plantean ahora, Edurne Goicoechea ha explicado que "el siguiente paso" es el Tribunal Supremo. "El siguiente sería el Constitucional y, al final, Estrasburgo", ha indicado. "Estamos hablando de tiempo que corre en nuestra cuenta y lo saben, porque mientras nuestros hijos están en la cárcel, ellos están ganando tiempo", porque "saben que no tienen recorrido lo que están haciendo". Así, "cada día es una victoria para la gente que quiere utilizar este caso en represión y venganza", ha concluido.

Por su parte, en representación de Altsasukoak aske, Aritz Leoz ha definido esta manifestación como "una nueva muestra de dignidad de este pueblo que vuelve a pedir justicia proporcional y real, no solo para los ocho jóvenes encausados, sino para toda una sociedad". Ha afirmado que esta movilización demuestra que "toda la sociedad está preocupada y concienciada de que este caso lo único que hace es enseñar un problema más grande, que existe y se está enraizando en nuestra sociedad".

A este respecto, ha recalcado que "nosotros no estaremos nunca a favor de ese camino y lo que haremos será luchar por la proporcionalidad de la justicia, los derechos y libertades para toda la sociedad".

Leoz ha destacado la asistencia a esta movilización, con 60 convocatorias de autobuses procedentes de diferentes lugares de Navarra y España, así como la implicación de 300 personas del pueblo para su organización. En este sentido, ha considerado esta movilización como "un gran abrazo a toda la gente que está luchando y dando la cara por nosotros".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Una manifestación en Alsasua exige la liberación de los condenados por la paliza a los guardias civiles y a sus parejas