PREMIUM  SOCIEDAD

Una activista afirma en Tudela que la "paz no es una meta, sino un proceso en el que debemos implicarnos"

El acto ha contado con la presencia de Uxue Barkos, Ainhoa Aznárez, Ana Ollo y el alcalde de Tudela, Eneko Larrarte.

Homenaje en Tudela a la Liga de Mujeres por la Paz y la Libertad. GN.
Homenaje en Tudela a la Liga de Mujeres por la Paz y la Libertad. GN.  

La activista nigeriana Joy Ada Onyesoh, presidenta de la Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad (WILPF), ha reivindicado este miércoles en Tudela que la paz "no es una meta", sino un "proceso colectivo en el que todo el mundo debe implicarse".

Onyesoh ha realizado este alegato en el acto institucional con motivo del Día Internacional de la Paz celebrado, por segunda edición consecutiva, en la capital ribera, y en el que se ha reconocido la labor de la entidad que preside.

El acto ha estado presidido por Uxue Barkos, presidenta de Navarra, la presidenta del Parlamento Foral, Ainhoa Aznárez, la consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales, Ana Ollo, y el alcalde de Tudela, Eneko Larrarte.

Entre las autoridades asistentes han estado la consejera de Educación del ejecutivo foral, María Solana; el director general de Paz y Convivencia, Álvaro Baraibar; o el delegado del Gobierno en Navarra, José Luis Arasti, además de alcaldes y concejales de diferentes ayuntamientos riberos.

En su discurso, Onyesoh ha agradecido el galardón y la calurosa bienvenida de Navarra en el que ha sido su primer acto a nivel internacional desde que ostenta la presidencia de la WILPF.

La activista ha pedido que la ceremonia sea una "reflexión sobre las responsabilidades de cada uno en la resolución de conflictos y en la búsqueda de la paz en todas las comunidades".

Asimismo, ha defendido la "visión feminista" de su organización y el hecho de que "los esfuerzos combinados de hombres y mujeres de buena fe siempre van a prosperar".

"Llevamos 103 años plasmando la grandeza de nuestra liga, que es transmitir las realidades que vivimos y mostrar que las consecuencias de los conflictos, ocurran donde ocurran, se manifiestan en todo el mundo", ha señalado.

"A veces olvidamos el sufrimiento porque no nos afecta directamente, pero hoy quiero recordar aquí que cada pequeño gesto puede cambiar la realidad. No necesitamos cambios radicales, sino un esfuerzo intencionado y consciente", ha sentenciado.

Previamente, Carmen Magallón, presidenta de la Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad en España, ha repasado en su discurso la historia de la formación, resaltando los hitos logrados en diferentes conflictos de la historia universal como la I y la II Guerra Mundial o la Guerra de Vietnam, entre otros.

Magallón ha señalado que, en sus orígenes, la organización se nutría de mujeres "de clase media, con educación y pensamiento propio" y que, entre otros aspectos, se las puede considerar las "madres remotas de las Naciones Unidas", pese a que hasta la fecha la historia "no se lo ha reconocido".

"Nuestra historia es fascinante y no puede dejar indiferente a nadie. Más que una organización de proyectos, somos una organización que ha tratado de incidir en la política internacional", ha narrado.

Por su parte, Barkos ha considerado "merecido" el reconocimiento por su larga trayectoria de trabajo a favor de la paz, el desarme, la resolución pacífica de conflictos, los derechos humanos y la justicia económica, política y social desde una perspectiva de género".

"Desde aquí, quiero hacer un reconocimiento a todas las mujeres y asociaciones de mujeres que, en silencio a veces, silenciadas y olvidadas en otras ocasiones, trabajan día a día aportando ideas, acciones y decisiones que favorecen la construcción de una convivencia mejor, más justa y solidaria", ha expresado.

Eneko Larrarte ha reivindicado que se mantenga a la capital ribera como escenario por su naturaleza como lugar de convivencia entre culturas a lo largo de la historia.

"Haciendo una revisión de esa historia debemos proyectarnos hacia el futuro invocando, en un mundo global, la integración, la convivencia, la solidaridad y la apertura de puertas para aquellos que viajan en determinadas situaciones, huyendo de horrores que algunos jamás podríamos imaginar", ha apuntado.

Asimismo, ha señalado que Tudela tiene una responsabilidad de lanzar un mensaje pensando en un mundo global "no solo para los capitales sino para las personas".

Larrarte ha deseado que este acto sirva de reflexión sobre la lucha que estas mujeres han desarrollado durante más de un siglo. "Desde aquí les pedimos que sigan trabajando, que sigan siendo incómodas y que sigan mejorando este mundo a través del feminismo y el pacifismo, imprescindibles hoy en día, y a través de la mirada femenina, sabiendo que las mujeres pagan el doble en los conflictos y en las migraciones", ha sentenciado el alcalde.

La ceremonia, a la que han asistido alrededor de 150 personas,ha contado con la intervención del coro Tutera Kantuz, que ha interpretado algunas piezas en los interludios y el Himno de las Cortes de Navarra al inicio de la misma.

Coincidiendo con este acto, se ha instalado en el patio del Castel-Ruiz parte de la exposición '100 años de WILPF', que recorre los principales momentos y acciones de la citada Liga.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Una activista afirma en Tudela que la "paz no es una meta, sino un proceso en el que debemos implicarnos"