• miércoles, 08 de diciembre de 2021
  • Actualizado 17:32

 

 
 

SOCIEDAD

Los convenios entre aseguradoras, una preocupación más para los conductores tras sufrir un accidente

Irache denuncia que en muchas ocasiones los afectados por un siniestro que no cometieron tienen que negociar con su propio seguro.

La Policía Foral y Policía Municipal de Pamplona atiende un accidente de tráfico en la Avenida Baja Navarra. IÑIGO ALZUGARAY (2)
La Policía Foral y la Policía Municipal de Pamplona atienden un accidente de tráfico en la avenida Baja Navarra. IÑIGO ALZUGARAY

La Asociación de Consumidores de Navarra Irache denuncia la aplicación de los convenios entre aseguradoras en los siniestros de tráfico entre dos vehículos, convenios que en ocasiones acaban resultando perjudiciales para los ciudadanos afectados. En todos los casos, los vehículos implicados deben contar con el seguro obligatorio.

Estos acuerdos hacen que, cuando el coche de un ciudadano es golpeado, la reparación de los daños los pague su propia aseguradora, aunque el vehículo responsable de la colisión sea otro. A cambio, la compañía del vehículo responsable debe pagar un módulo ya determinado en los convenios, independientemente del coste de reparación del caso en cuestión.

Es decir, si la reparación del coche cuesta 100 euros, la compañía “responsable” pagará a la que “ha sufrido” el siniestro 882 euros -según el módulo de 2016-, pero si la reparación cuesta 5.000 euros, también pagará 882 euros. En principio, este módulo responde al importe medio por siniestro y se va actualizando año a año.

Si bien se supone que estos convenios permiten agilizar los trámites y los pagos de las indemnizaciones, lo cierto es que habitualmente generan confusión en el ciudadano, que ve cómo tiene que negociar con su propia aseguradora, aunque ha sido otro vehículo el que le ha producido los daños. Numerosos socios han acudido a las oficinas de Irache para intentar entender qué sucedía.

OFERTAS MENORES

Además, habitualmente las ofertas indemnizatorias del seguro son menores que los presupuestos que realizan los talleres independientes sobre un mismo vehículo. Esto se explica porque en muchas ocasiones la compañía busca abaratar la indemnización y que esta suponga menos costes para la aseguradora. Esta actuación supone en muchas ocasiones rebajar la calidad de la reparación.

Los convenios hacen que se dé una situación contradictoria: en la mayor parte de las pólizas está cubierta la reclamación de daños o defensa jurídica, con el fin de que su compañía defienda los intereses del cliente frente a un tercero responsable de un siniestro, pero, en la práctica, con estos convenios, en mucha ocasiones la propia compañía del cliente trata de rebajar la indemnización, ya que es ella quien la va a tener que pagar. En Irache se han llegado a ver diferencias de presupuestos de hasta 700 euros.

El convenio entre las entidades aseguradoras indica que la compañía del vehículo dañado deberá informar a su asegurado de que “actúa en nombre y por cuenta de la entidad responsable del siniestro”. Sin embargo, en muchos casos esto no suele quedar claro para el afectado, que simplemente ve que la que está gestionando todo es su propia aseguradora -que es quien perita los daños y valora la indemnización que corresponde-, no entiende bien por qué y no sabe que sigue teniendo derecho a reclamar la restitución del daño al vehículo causante de este y, en consecuencia, a su aseguradora.

En algunos casos, incluso, se llega a ver que la compañía alude a la póliza suscrita por su cliente para pagar solo el valor venal del vehículo. Una treta, ya que en ningún momento, cuando un vehículo ha sido golpeado por otro, entra en juego la póliza que tenga suscrita el coche “víctima”, sino que actúa lo que se conoce jurídicamente como responsabilidad civil, y que tiene como fin reclamar la reparación del daño. En estos casos, las diferencias entre indemnizaciones pueden superar los 2.000 euros.

LOS CONVENIOS, OBLIGATORIOS DESDE JULIO DEL 2016

Una reciente modificación de la ley de seguro obligatorio ha reforzado la posición de estos convenios entre compañías. Si antes era una posibilidad, desde el 1 de julio de 2016 se determina que las compañías “deberán adherirse a los convenios de indemnización directa entre entidades aseguradoras para la liquidación de siniestros de daños materiales”.

Aunque para cubrir los daños personales, los convenios entre aseguradoras no son obligatorios, se dan con bastante frecuencia y no siempre repercuten en una mayor protección para la víctima

En cualquier caso, si usted sufre un accidente de tráfico, es fundamental contar con documentación que demuestre quién es el responsable -mejor si es un atestado policial-. A partir de ahí, dé parte a su seguro, si tiene cobertura de reclamación de daños, o, si no, diríjase al seguro del vehículo responsable, siempre por escrito y de forma fehaciente.

Tras la valoración del perito, es importante que el seguro le entregue la oferta de indemnización por escrito. Es conveniente llevar desde el principio el coche a un taller de su confianza. De esta manera, si considera que el seguro no está ofreciendo una indemnización justa, el taller puede elaborar un informe sobre los daños sufridos por el vehículo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los convenios entre aseguradoras, una preocupación más para los conductores tras sufrir un accidente