PREMIUM  SOCIEDAD

La uva también nota el cambio climático: un ingeniero de la UPNA muestra cómo afecta el fenómeno a su cultivo

El ingeniero agrónomo Urtzi Leibar Palacios ha evaluado la influencia, por un lado, del suelo y del clima sobre la calidad de la uva en los viñedos de la Rioja Alavesa.

Viñas de Navarra.
Viñas de Navarra.  

El cambio climático supone un gran reto para el sector vitivinícola, ya que afecta a la vid y, en consecuencia, a la calidad del vino. Con el fin de aportar luz para hacer frente a este desafío, el ingeniero agrónomo Urtzi Leibar Palacios (San Sebastián, 1984) ha evaluado la influencia, por un lado, del suelo y del clima sobre la calidad de la uva en los viñedos de la Rioja Alavesa durante tres años; y, por otro, la que tendrá, en la vid y la uva tempranillo, el cambio climático esperado para el periodo 2070-2100.

Según esta tesis doctoral, realizada en NEIKER-Tecnalia (Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario), en colaboración con la Universidad de Navarra y el CSIC (Consejo Superior de Investigación Científicas), y defendida en la Universidad Pública de Navarra (UPNA), “los efectos del cambio climático serán lo suficientemente relevantes como para plantear medidas de adaptación”. Una de esas posibles estrategias será el uso de clones (subvariedades) de vid de maduración más lenta.

Esta investigación también plantea que, a la hora de seleccionar nuevos emplazamientos para el viñedo, será necesario considerar la retención hídrica de los suelos, ya que se espera que las precipitaciones posiblemente desciendan en el futuro durante los meses de maduración de la uva.

Además, habrá que comprobar la disponibilidad de potasio y la cantidad y tipo de arcillas presentes en el suelo, sabiendo que la pérdida de acidez es una de las consecuencias negativas relacionada con el cambio climático.

PLANTAS CULTIVADAS EN INVERNADERO

Durante la investigación, para evaluar la influencia del suelo y el clima sobre la calidad de la uva, Urtzi Leibar utilizó los datos recogidos entre 2009 y 2011 en la cooperativa Bodegas y Viñedos Labastida, donde clasificó los viñedos según su capacidad de retención hídrica y diferenció dos zonas climáticas.

Para su segundo objetivo (estudiar cómo afectará en la vid y la uva el cambio climático en el futuro), cultivó plantas de tempranillo en ambientes controlados de invernadero (en las instalaciones de la Universidad de Navarra), comparando tres factores: el primero, una mayor concentración de CO2, temperaturas más altas y menor humedad relativa (condiciones esperadas para el periodo 2070-2100) frente a condiciones de menor concentración de CO2, menor temperatura y más humedad relativa; el segundo, estrés hídrico versus una mayor disponibilidad de agua; y el tercero, tres suelos con diferentes contenidos en arcilla y, por tanto, distinta capacidad para retener el agua.

Entre los resultados obtenidos de la primera parte de la investigación, se observó que los distintos tipos de suelo provocaron diferencias en la calidad de los mostos en las condiciones que se dieron entre 2009 y 2011.

Así, las plantas de suelos con mayor capacidad de retener el agua produjeron mostos de mayor acidez, mientras que las plantas de suelos con menor capacidad de retención hídrica dieron lugar a mostos con mayor intensidad de color. Sin embargo, las diferencias en la temperatura y precipitación en las dos zonas climáticas no fueron suficientemente intensas en ese periodo para causar diferencias reseñables en la calidad de la uva.

ADELANTO DE LA VENDIMIA

Los resultados del estudio de invernadero mostraron que en las plantas sometidas a condiciones de cambio climático (elevadas concentraciones de CO2, alta temperatura y una reducida humedad relativa) aumentaban la actividad fotosintética, siempre que hubiera disponibilidad de agua. También se aceleró la acumulación de azúcar en la uva y, como consecuencia, la vendimia se adelantó unos diez días.

Además, los mostos de estas plantas presentaron menor acidez y menor concentración de polifenoles, que aportan intensidad de color al vino. “Por tanto, se observó una disociación entre la acumulación de azúcar y la de polifenoles”, explica el investigador, cuya tesis doctoral fue dirigida por las investigadoras de NEIKER-Tecnalia Olatz Unamunzaga Galarza y Ana Aizpurua Insausti y recibió la calificación de sobresaliente “cum laude”.

La falta de agua, tanto en condiciones de cambio climático como en el escenario de clima actual, hizo disminuir la actividad fotosintética de las vides. Esto redujo el crecimiento vegetativo y retrasó la acumulación de azúcar y, por tanto, la vendimia en nueve días. Los mostos que produjeron esas plantas con estrés hídrico presentaron menor concentración de ácido málico en los suelos menos arcillosos.

En cuanto al tercero de los factores, la textura del suelo, no implicó cambios tan significativos en la planta y la uva como los factores anteriores en condiciones de cambio climático en el estudio de invernadero.

BREVE CURRÍCULUM

Antes de doctorarse, Urtzi Leibar se tituló en Ingeniería Agronómica en la Universidad Pública de Navarra y cursó los másteres en Agrobiología Ambiental (UPNA y UPV-EHU), Formación del Profesorado de Educación Secundaria (UPNA) y Gestión ambiental (IMAFE).

En el curso 2008-2009, trabajó en la empresa Tragsa-Tragsega en Madrid y en el Instituto de Investigación Agrícola de Chipre; entre 2009 y 2010, fue investigador en la Universidad Pública de Navarra para el Proyecto de Plan Nacional de I+D+i sobre evaluación de escorrentía y erosión en zonas agrarias mediante herramientas de simulación hidrológica; y en 2013 llevó a cabo una estancia de nueve meses en la Universidad de Navarra. Ha participado en cuatro congresos internacionales y publicado otros tantos artículos en revistas científicas.

Actualmente, trabaja como analista en Hazi Fundazioa, una fundación pública dedicada a impulsar la competitividad y la sostenibilidad del sector primario, alimentario y del medio rural y litoral vasco.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La uva también nota el cambio climático: un ingeniero de la UPNA muestra cómo afecta el fenómeno a su cultivo