• jueves, 21 de octubre de 2021
  • Actualizado 00:09

 

 
 

SOCIEDAD

Huerta, cuidado de animales y cocina para menores navarros con medidas judiciales

El Centro de Día de Justicia Juvenil es una prestación garantizada dentro de la Cartera de Servicios Sociales, gestionado por la Fundación Gizain.

Casa Gurbindo.
Casa Gurbindo. ARCHIVO

Los jóvenes que acuden al Centro de Día de Justicia Juvenil participarán en un innovador proyecto de intervención social, incorporándose a las actividades de cultivo de huerta, cuidado de animales y taller de cocina en Casa Gurbindo, situada en el Parque de Aranzadi de Pamplona.

El centro ha sido visitado por la consejera de Derechos Sociales, Carmen Maeztu, la concejala del Ayuntamiento de Pamplona, María Caballero y el presidente de la UAGN, Félix Bariáin.

Asimismo han acudido Inés Francés y Olga Chueca, de la Agencia Navarra de Autonomía y Desarrollo de las Personas, de Derechos Sociales; Jesús Jiménez y Jorge Ollero, directores de Servicio del Departamento Políticas Migratorias y Justicia, junto con Pedro Ardaiz y José Luis Otano, gerente de la Fundación Gizain y coordindor del Centro respectivamente, y Raúl Pilar, de Gure Sustraiak.

El centro ha pasado de su antigua ubicación, en la calle Errotazar, al Centro de Interpretación de la Agricultura y Ganadería, más conocido como “Casa Gurbindo”, del Ayuntamiento y gestionada por Fundagro, fundación de la UAGN.

Esta nueva localización, según informa el Gobierno Foral, permitirá poner en marcha este innovador proyecto de intervención con los menores, compartiendo espacios y actividades con personas con discapacidad intelectual y mayores.

Concretamente lo harán en los programas de cocina, huerta y cuidado de animales que desarrollan Fundagro, Gure Sustraiak, que imparte el taller pre laboral de cocina, y la asociación de mayores Lacarra que, de manera voluntaria, cultiva cerca de 2.000 metros cuadrados de la finca y destina los productos que se obtienen a comedores sociales y bancos de alimentos.

La intervención social, ha sostenido Maeztu, "además de evitar la reincidencia en determinadas conductas, también ha de tener como objetivo la inclusión social y la búsqueda de alternativas a su forma de vida".

Tanto María Caballero, como Félix Bariáin, han recordado el origen de Casa Gurbindo, en 2012 “su objetivo era y sigue siendo sensibilizar a la ciudadanía y concretamente a los niños y niñas, sobre el valor de la agricultura y la ganadería”.

“Este proyecto, ha indicado Bariáin, fortalece la concesión de Casa Gurbindo Etxea, para seguir trabajando en la sensibilización de temas vinculados al medio ambiente y sostenibilidad a través del apoyo a las personas más vulnerables, mediante la integración social”.

El Centro de Día de Justicia Juvenil es una prestación garantizada dentro de la Cartera de Servicios Sociales, gestionado por la Fundación Gizain, por encargo de Derechos Sociales. Se trata de un recurso judicial para menores, en medio abierto alternativo al internamiento, que se desarrolla de forma personalizada e integrando el contexto familiar y social.

Los jóvenes que acuden al mismo, con edades entre los 14 y 18 años, lo hacen mediante una sentencia firme de asistencia a centro de día o como complemento a su medida judicial, para realizar tareas de apoyo, educativas, formativas o laborales.

El centro, que cuenta con una capacidad total de 16 plazas, proporciona un ambiente estructurado durante buena parte del día y llevan a cabo actividades socio-educativas que compensan las carencias del ambiente al que pertenecen.

El primer año de funcionamiento del Centro de Día de Justicia Juvenil ha estado marcado y condicionado por la pandemia, puesto que quince días después de iniciar su actividad fue decretado el estado de alarma.

A pesar de ello, abrió sus puertas de nuevo el 11 de mayo y durante 2020 atendió a 14 jóvenes, todos ellos varones. En cinco casos se cerró el expediente, y 9 continuaron abiertos en 2021. En la actualidad son 11 los jóvenes (10 chicos y 1 chica) que se están beneficiando del recurso, a la espera de 3 incorporaciones.

Del balance de 2020 se concluye que el 21,42% de los casos tienen medida judicial por robo con violencia, mientras que por delito grave de daños son un 14.28 %, y otro 14.28% por maltrato en el ámbito familiar. El 57.14% presentan consumos, siendo la sustancia más habitual el cannabis.

El equipo estable del centro en este momento está compuesto por cinco personas, dos técnicas en Intervención Familiar y tres Educadoras Sociales.

Dentro del modelo de intervención, activo y participativo, se incluyen procesos de interacción con otras personas y experiencias distintas a las propias, como las que está previsto desarrollar ahora en Casa Gurbindo.

Estas se suman a las realizadas ya en coordinación con otras entidades, como es el caso de Suspertu, de Proyecto Hombre, en talleres sobre prevención consumos, o la asociación Berriztu para apoyo en algunos casos, junto con los Servicios Sociales de Base y recursos externos del ámbito de lo social.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Huerta, cuidado de animales y cocina para menores navarros con medidas judiciales