PREMIUM  POLÍTICA

El Gobierno actuará con "toda la contundencia legal" ante las reclamaciones sobre el Navarra Arena

UTE Fase II reclama al Gobierno 3,9 millones de euros por la ralentización de las obras acordadas la pasada legislatura.

Navarra Arena. PABLO LASAOSA 10
Navarra Arena. PABLO LASAOSA 10  

La consejera de Cultura, Deporte y Juventud del Gobierno de Navarra, Ana Herrera, ha asegurado que el Ejecutivo foral va a actuar con "toda la contundencia legal" para responder a la reclamación empresarial de 3,9 millones de euros presentada por la UTE Fase II de las obras del pabellón Navarra Arena.

La reclamación empresarial tiene su origen en la ralentización de las obras acordadas la pasada legislatura por el Gobierno para cumplir los objetivos de estabilidad presupuestaria, un retraso que, según la empresa, le ha supuesto un aumento de costes que ahora reclama.

La consejera ha señalado, en una comparecencia en el Parlamento de Navarra a petición de EH Bildu y PPN, que esta técnica de reclamación "ha sido muy habitual en grandes empresas" y ha explicado que "consiste en montar a través de sus equipos técnicos reclamaciones complejas y difíciles de entender".

En primer lugar, el Gobierno de Navarra tendrá que dar respuesta a esta reclamación por vía administrativa y "es de suponer que la empresa irá a la vía judicial".

Herrera ha indicado que "resulta obvio entender que no podamos explicar públicamente los puntos de la defensa que vamos a realizar, pero sí podemos garantizar que en nuestro ánimo está garantizar que los intereses de los ciudadanos se van a defender con todos los medios al alcance y con toda la contundencia legal posible".

La consejera ha detallado que se ha puesto en marcha en el Gobierno de Navarra un grupo de trabajo multidisciplinar para analizar las mejores opciones para "la defensa de los intereses de toda la ciudadanía".

RECLAMACIONES POR CINCO MILLONES

Además, el director gerente del Instituto Navarro de Deporte y Juventud, Rubén Goñi, ha recordado que también hay presentadas otras dos reclamaciones empresariales, lo que eleva a 5,1 millones la cuantía total de las reclamaciones, "complicando más aún la delicada situación de esta infraestructura".

Goñi ha explicado que esta situación supone para del instituto un "esfuerzo económico y técnico en el que debe afrontar los costes de peritajes para llevar a cabo la defensa de la última reclamación, además de recursos humanos y tiempo dedicado a la gestión".

PLAN DE APERTURAS PARCIALES

Entre tanto, el Gobierno de Navarra está trabajando en un plan de apertura parcial del pabellón, plan que podría estar preparado para noviembre.

Según los datos ofrecidos por la consejera, para poder obtener una licencia parcial que permitiese únicamente hacer uso del frontón, las finales de pelota y conciertos de aforos y eventos distintos, se requerirían 1,9 millones de euros.

Para una licencia de apertura en la que además se pudieran realizar todos los eventos musicales, sociales y deportivos serían precisos 4,3 millones de euros; y para una licencia para todos los eventos y ejecución de la inversión aplazada, incluido entre otros el edificio de federaciones, acabados, pasarela y equipamientos internos, harían falta 6,9 millones.

Herrera ha explicado que "los planes para el futuro del pabellón pasan por trabajar a fondo la opción de la apertura de esta infraestructura, que está sobredimensionada". "Nuestra expectativa es conseguir rentabilidad social pero sin que suponga costes inasumibles para la Comunidad foral", ha planteado.

ESTUDIANDO EL MODELO DE GESTIÓN

El Gobierno también está trabajando en el modelo de gestión del pabellón, para lo que va a constituir una mesa de trabajo con personal del Instituto Navarro de Deporte y Juventud, la empresa pública Nicdo, la Corporación Pública Empresarial, y los departamentos de Cultura y Desarrollo Económico.

El objetivo inmediato de esta mesa de trabajo es la puesta en marcha de un proceso estructurado de consulta dirigido al sector privado que se dedica a la gestión de este tipo de pabellones. La consejera ha precisado que el fin de esta consulta no es una adjudicación de contrato, sino "la búsqueda de soluciones en diálogo con el sector".

"NO PODEMOS DEJAR DE LADO EL RESTO DE INFRAESTRUCTURAS"

Por otro lado, Ana Herrera ha señalado que "no podemos dejar de lado al resto de las infraestructuras deportivas de Navarra" y ha explicado que el Ejecutivo va a activar un plan de modernización y optimización de instalaciones deportivas de la Comunidad foral, "que se encuentran muchas de ellas en una situación que requieren intervención".

Tras escuchar la intervención de la consejera, la portavoz de EH Bildu, Asun Fernández de Garaialde, ha dicho que no sabe si llamar a esta obra "un despropósito o un marrón endosado a toda la sociedad navarra". "No sabemos en beneficio y en interés de quién se hizo esta obra. El interés público desde luego no está por ningun lado y el miedo que nos da es qué va a pasar con otras infraestructuras que tenemos, como el Labrit o el Baluarte", ha apuntado.

Por parte del PPN, Javier García ha señalado que "hay que afrontar el futuro y darle utilidad" al pabellón. "Ya tenemos una infraestructura a la que se le puede dar bastante utilidad y el departamento tiene que ver cuál es la viabilidad del proyecto para el futuro. Que una infraestructura de esta envergadura esté paralizada también repercute en su deterioro. Urge darle una utilidad lo más viable o rentable", ha planteado.

La portavoz de UPN, Cristina Altuna, ha respondido a las acusaciones que se han venido lanzando contra la formación regionalista por esta infraestructura y ha defendido que "en este asunto UPN no ha hecho caso de lo que pedían las constructoras y hemos llegado a los juzgados para pagar lo menos posible". "Eso es lo que sí entendemos como defender los intereses de los navarros", ha añadido.

Por el contrario, la parlamentaria de Geroa Bai Consuelo Satrústegui ha afirmado que su grupo "sí tiene que poner los ojos en UPN, porque fue el responsable de todas las decisiones que se tomaron, sin análisis ni estudios previos y luego se dieron cuenta de que venía la crisis". "Ahora estamos trabajando y a ver si le podemos dar la mejor salida posible a la infraestructura", ha dicho.

La portavoz de Podemos, Ainhoa Aznárez, ha asegurado que el pabellón Navarra Arena es un ejemplo de "despilfarro y pésima gestión" y ha señalado que supondrá un desembolso de 70 millones de euros "antes de empezar a usarlo". "Es una herencia envenenada para este nuevo Gobierno. Defenderemos los criterios de rentabilidad social, sabiendo que es una dolorosa herencia", ha añadido.

Por parte del PSN, Inma Jurío ha dicho que está "cansada de oír hablar de herencia recibida" y ha afirmado que los miembros del Gobierno están en el Ejecutivo "porque quieren". "La herencia hay que saber gestionarla, nunca achacarla para demostrar la incapacidad propia de gestión", ha criticado, y ha dicho que "si precisamente hay reclamaciones en los juzgados es porque las empresas no se han beneficiado de nada". "Lo que tiene que hacer el Gobierno es defender los intereses de todos los navarros", ha afirmado.

Finalmente, el portavoz de Izquierda-Ezkerra, José Miguel Nuin, ha asegurado que el escenario actual "refleja el despropósito que ha sido todo este proyecto" y ha afirmado que el Plan Navarra 2012, donde se incluyó el pabellón, tenía "mucho cemento, muy poca inversión social y nada medioambiental". "Eran los años en los que se quería hacer la segunda ciudad de Navarra en Guenduláin, algunos estaban en una burbuja, habían perdido un poco la cabeza, y querían una Navarra de más de un millón de habitantes", ha indicado.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Gobierno actuará con "toda la contundencia legal" ante las reclamaciones sobre el Navarra Arena