PREMIUM  SOCIEDAD

Savater en Pamplona: “Me preocupa el énfasis por la educación en euskera para desplazar al castellano en Navarra”

El filósofo ha congregado a cerca de 300 personas en Baluarte en una charla organizada por Sociedad Civil Navarra. 

Fernando Savater durante la charla promovida por Sociedad Civil Navarra junto a Antonio Purroy. PABLO LASAOSA
Fernando Savater durante la charla promovida por Sociedad Civil Navarra junto a Antonio Purroy. PABLO LASAOSA  

El filósofo vasco Fernando Savater ha mostrado en Pamplona su preocupación sobre la situación social en Navarra, especialmente por el momento que atraviesa la enseñanza desde la llegada del cuatripartito nacionalista al poder.

“Me preocupa la enseñanza, el tema de que el enfásis creciente por la educación en euskera desplace a centros que enseñan en castellano y sobre todo a la realidad castellano-parlante de Navarra que es muy amplia”, ha señalado Savater instantes antes de la charla. 

Cerca de 300 personas han asistido en Baluarte a la charla organizada por Sociedad Civil Navarra, en uno de los primeros actos organizados por esta organización nacida hace menos de un año en Pamplona. Antonio Purroy, catedrático de la UPNA, ha sido el encargado de abrir la cita con la presentación del invitado. Todos los asistentes han recibido documentación sobre Sociedad Civil Navarra para poder participar activamente en la asociación. 

"El hablante tiene derecho a la lengua, pero la lengua no tiene derecho a salir a la calle para conseguir hablantes. No puede utilizarse la lengua para romper la sociedad que nos mantiene unidos y, por este motivo, los nacionalistas utilizan las diferencias culturales, para que haya diferencias políticas", ha mantenido el filósofo durante el coloquio abierto en uno de los momentos más aplaudidos por los asistentes. 

La charla de Fernando Savater ha versado sobre las identidades colectivas y la ciudadanía y para ello el filósofo ha trazado la diferencia entre la pertenencia y la libertad para elegir. "Los seres humanos nacemos dos veces, la primera en el útero materno y después en el ámbito social", ha reflexionado Savater. 

El filósofo ha explicado que los niños y los seres humanos, al contrario que los animales, no dejamos de aprenden, porque la educación forma parte de nuestro lote genético. "Pertenecemos a nuestra familia y a nuestro entorno y paisaje, pero esto no tiene análisis crítico, porque nos corresponde. Esta es la sensación de pertenencia que nadie discute sobre si es buena o mala. La familia, por ejemplo, no cuestiona". 

Savater ha incidido en la libertad y la capacidad de elección de los círculos de una persona, de sus afectos y de la posibilidad de crear una vida propia. "La participación en el mundo, que ya no es acrítica ni cerrada, es crítica. Me enamoro y a los tres meses ya no es como yo creía. No hay obligación de morir con la misma convicción", ha mantenido el pensador. 

LA DEMOCRACIA ES EL ORDEN POLÍTICO QUE GESTIONA LA LIBERTAD

Por estos argumentos, Savater ha explicado que "la democracia es un orden político para la gestión de la libertad. La libertad es el comportamiento normal, somos libres, tenemos que elegir un camino. La democracia quiere gestionar esa libertad para que cada cual pueda diseñar la suya. Sin libertad no hay democracia”, ha sentenciado. 

Preguntado por los presentes sobre por qué hay personas que siguen a los dictadores y prefieren, por ejemplo, un régimen nacionalista, Savater ha razonado que se trata de  mecanismos complejos: "Te descargan de las culpas, de pensar, etc. Hay personas a las que la libertad les produce una angustia tremenda. Les produce angustia ser libres y poder decidir. La dictadura o el nacionalismo nos da un camino que nos alivia”.

Para Savater, el tan manido derecho a decidir significa, en realidad, que uno no tiene por qué parecerse a lo que los demás consideran bueno. "No hay que ser como los demás y esto no se puede aplicar a grupos o territorios, porque uno pasa a no ser un ciudadano libre, sino que pertenece entonces a un territorio, a una religión, a un movimiento. Se convierte en un miembro de un tipo de tribu cultural, territorial o religiosa". 

Por este motivo, considera el pensador, se pasa a ser excluyente, como cuando en tiempos de Franco el que no era católico no era español. "No formaba parte de la ley, sino de la exigencia ideológica que excluía a una parte de la sociedad.

Savater ha incidido en que la democracia ha ido derrotando paulatinamente estas situaciones, porque "la democracia es integradora, es difícil de controlar porque permite diferencias que a otros les pueden no gustar. La obligación es asumir la libertad de los demás, mientras no se salga del cauce legal". 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Savater en Pamplona: “Me preocupa el énfasis por la educación en euskera para desplazar al castellano en Navarra”