SOCIEDAD

La hija del fallecido por legionela en Tudela: "Ingresó con tensión baja y salió en caja de pino"

La familia relata las trabas que han pasado hasta averiguar que la infección se produjo en el propio hospital y reclaman responsabilidades.

Un quirófano en el interior de un hospital.
Un quirófano en el interior de un hospital.  

La familia de Alfonso Medina Pedraza, el hombre de 77 años fallecido en el Hospital Reina Sofía de Tudela tras contagiarse de legionela, se ha mostrado indignada por el tratamiento que han recibido en las últimas semanas.

Su viuda, María Pilar Lázaro, y sus seis hijos estudian ahora emprender acciones legales para que se aclaren las responsabilidades después de que se confirmase que su padre se contagió de legionela durante el ingreso en el hospital.

"Mi padre ingresó en el hospital por una bajada de tensión y lo sacamos en caja de pino", recuerda Pili Medina, una de las hijas del fallecido. Ahora, al dolor de la pérdida del hombre se suman las circunstancias que han rodeado al esclarecimiento de la muerte.

Alfonso Medina ingresó en el Hospital Reina Sofía de Tudela el 2 de enero de 2018, aquejado de un catarro. Aunque el tudelano sufría una enfermedad pulmonar, llevaba una vida ordinaria.

"Se hacía la cama todos los días, mi madre le mandaba a comprar el pan, paseaba, todas las tardes jugaba su partida de mus... Llevaba una vida totalmente normal, yo firmaba por tener una jubilación como él", recuerda su hija tras los argumentos del Instituto de Salud Pública de Navarra alegando que el fallecido presentaba un cuadro clínico complejo.

"Sí, estaba enfermo, pero no como para morirse", explica Medina. Su padre estuvo ingresado dos días en el Reina Sofía y continuó el tratamiento con una hospitalización a domicilio, mediante la cual los médicos le visitaban y seguían su proceso en su vivienda de Tudela.

Tras padecer deshidratación a consecuencia de los medicamentos, Alfonso Medina sufrió una bajada de tensión y se decidió volver ingresarle en planta el 18 de enero para tratar en principio una neumonía.

Su estado de salud mejoró durante la primera semana pero a partir de entonces comenzó a complicarse. El 31 de enero tuvieron que reanimarle; el 4 de febrero pasó a la Unidad de Cuidados Intensivos, donde detectaron finalmente que estaba contagiado de legionela y tres días después falleció.

La familia supo desde el principio que su padre había fallecido por legionela. "Por respeto nos lo hemos callado", relata ahora su hija. De esta manera, la noticia del brote no trascendió públicamente y ni siquiera se informó a los empleados del hospital.

La bacteria de la legionela puede causar dos tipos de enfermedades, la fiebre de Pontiac y la neumonía por legionela, que fue la que contrajo este paciente. No se contagia de persona a persona ni tampoco por beber agua, sino que se transmite por gotas de aerosol que contienen la bacteria, fundamentalmente al ducharse.

Tras detectarse el brote y teniendo en cuenta que su período de incubación varía de 2 a 10 días, se realizaron análisis en las habitaciones del hospital donde había estado ingresado y en el propio domicilio del fallecido. "Es algo anecdótico, pero nosotros estábamos sin ducharnos en casa por si nuestro padre se había infectado aquí", ejemplifica la hija.

El viernes 9 de febrero, dos días después de producirse la muerte, los análisis detectaron la bacteria Legionella Pneumóphila en la red de agua del Hospital de Tudela. Pero no fue hasta la víspera del siguiente fin de semana cuando los trabajadores tuvieron conocimiento indirectamente de un brote de legionela en el centro sanitario.

Tal y como vienen denunciando los empleados en las últimas horas, se enteraron de la presencia de legionela a través de unos carteles informativos que avisaban simplemente de cortes de agua sin mencionar siquiera que la causa era esta bacteria.

Se trataba de los cortes necesarios para poder limpiar y desinfectar la red de agua caliente de todo el centro y se llevaron a cabo más de una semana después del hallazgo de la bacteria, el sábado 17 y domingo 18 de febrero.

Ante la falta de información y la alarma generada, la noticia del brote de legionela se hizo pública en medios de comunicación este mismo fin de semana. Y así fue como la familia del fallecido se enteró del foco del contagio.

"A nosotros nadie nos avisó de nada", lamenta Pili Medina. De hecho, ante la incertidumbre de los análisis en su domicilio y del origen de la infección de su padre, los hijos de Alfonso trataron de reunirse con la dirección del Reina Sofía antes de que se colocasen los carteles y saltase la noticia, pero se les encomendó a seguir un protocolo de solicitud de reuniones y no fueron atendidos.

La hija del fallecido recuerda la impotencia con la que han vivido los últimos acontecimientos: "Nuestro tema no era menor, que estamos hablando de algo gordo, que nuestro padre había muerto por una infección".

Tras hacerse público el brote de legionela como la causa de la muerte de su padre, el lunes el director del Hospital Reina Sofía accedió a reunirse con la familia. Ese mismo día recibieron la confirmación de que el foco no estaba en su casa, sino que la infección se produjo en el centro.

La familia agradece en todo momento el trato que los profesionales del Hospital Reina Sofía dispensaron a Alfonso, pero reclaman que se asuman las responsabilidades de lo ocurrido: "No sé si ha habido una negligencia o no, si hay un responsable..., pero seguro que nuestro padre no lo era".

"Los días que estamos pasando, para nosotros quedan", cuenta compungida la hija del fallecido. Pili, sus hermanos y su madre quieren que se aclare lo ocurrido en la muerte de Alfonso Medina, y piden sobre todo "humanidad".

"Al final estamos pasando por el duelo de perder a un ser querido, al menos que no agraven así nuestro sufrimiento", ruega la hija del hombre fallecido.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La hija del fallecido por legionela en Tudela: "Ingresó con tensión baja y salió en caja de pino"