PREMIUM  SOCIEDAD

La falta de control de las compañías telefónicas en el punto de mira: registrados cientos de estafas en Navarra con contratos fraudulentos

La asociación de consumidores Irache ha dado la voz de alarma ante la cantidad de casos en los que se firman contratos telefónicos con datos de una tercera persona.

Una mujer maneja su ordenador y su teléfono móvil ARCHIVO
Una mujer maneja su ordenador y su teléfono móvil ARCHIVO  

Cientos de personas han denunciado en Navarra falsos contratos con compañías telefónicas que no habían autorizado, según informa la asociación navarra de consumidores Irache. Según la asociación se han dado casos en los que la deuda acumulada por la contratación fraudulenta supera los trescientos euros.

Es por ello que denuncian el poco control de algunas compañías telefónicas a la hora de dar de alta a nuevos clientes. Eso posibilita que se produzcan altas fraudulentas en las que un estafador facilita los datos de otra persona y contrata un servicio a su nombre. Por estas cuestiones, han llegado a la Asociación cientos de personas, que se han dado cuenta de que les están cobrando por contratos de telefonía que ellos no han suscrito, en ocasiones con supuestos adeudos de más de 350 euros.

POR TELÉFONO O POR INTERNET

Estos problemas se dan en las contrataciones realizadas a través del teléfono o de internet. Lamentablemente, no todas las compañías son rigurosas a la hora de cerciorarse de la identidad del posible cliente y no verifican que los datos aportados por él corresponden realmente a la persona que está al otro lado de la línea telefónica o frente a la pantalla del ordenador.

NOMBRE, DIRECCIÓN, DNI Y NÚMERO DE CUENTA SON SUFICIENTES PARA HACER UN CONTRATO

Generalmente, basta con dar el nombre y la dirección, el número del DNI y el de la cuenta bancaria para cargar las cuotas. Si se trata de una mejora del servicio dentro de la misma compañía, puede que no sea necesario tan siquiera ni aportar la cuenta bancaria.

LA VÍCTIMA PUEDE DESCUBRIRLO CUANDO LA DEUDA YA ES ELEVADA

En ocasiones, el consumidor no es consciente de esta alta hasta meses después, ya que no se había detenido en estos cargos al revisar sus cuentas y cuando repara en ello ya ha pagado 180 euros a la compañía, por ejemplo. Otras veces, la persona que ve un cargo desconocido opta por comunicar a su banco que devuelva el recibo. Meses después, la operadora o una compañía de cobros le reclaman el pago.

También ha sucedido que el consumidor conoce el supuesto adeudo cuando le llega la carta de reclamación de pago porque la cuenta bancaria que se dio a la hora de solicitar el alta no correspondía a los datos personales de la identidad suplantada.

DENUNCIAR ANTE LA POLICÍA

Como pauta general, lo primero que hay que hacer es poner una denuncia ante la Policía por suplantación de identidad. En ella habrá que identificar el operador en el que se dio el alta fraudulenta y la fecha desde la que se han cobrado o se reclaman pagos. En la mayor parte de los casos recibidos en la Asociación, al reclamar con la correspondiente denuncia, la operadora está devolviendo las cantidades cobradas o anulando las deudas exigidas. Sin embargo, hay que decir que en algún caso la compañía no accede a la devolución de cobros a no ser que haya una resolución judicial.

EL CONSUMIDOR DEBE HABER FIRMADO LA DOMICILIACIÓN

Hay otros casos, los menos, en los que las personas no quieren poner denuncia. En algunos de ellos también se  ha conseguido la devolución de los pagos, ya que la operadora no contaba con el necesario mandato -autorización firmada- de la domiciliación del pago, un requisito que se ha visto reforzado desde la entrada en vigor de la normativa SEPA.

EL PELIGRO DE NO PAGAR LA DEUDA POR EL FALSO CONTRATO: EL FICHERO DE MOROSOS

En alguna ocasión, el consumidor ha llegado incluso a ser incluido en un fichero de morosos, por una supuesta deuda de un contrato que él nunca suscribió. Si son las empresas las que no han hecho un uso adecuado de esta información personal, se les puede denunciar ante la Agencia Española de Protección de Datos.

Por ejemplo, la Agencia sancionó con 70.000 euros a una compañía telefónica que  dio de alta a una persona sin su consentimiento y posteriormente la incluyó en un fichero de morosos. El consumidor conoció este extremo cuando un banco le negó financiación para comprar una casa porque estaba incluido en un fichero de impagos, por una deuda de 340 euros con una compañía de la que nunca había sido cliente.

INDISPENSABLE EL "CONSENTIMIENTO INEQUÍVOCO" DEL CONSUMIDOR

La AEPD concluyó que la operadora incorporó los datos del afectado al fichero de clientes “sin su consentimiento inequívoco” -tal y como obliga la Ley Orgánica sobre Protección de Datos de Carácter Personal- y posteriormente los incluyó en un registro de impagos asociados “a una deuda que no le corresponde”, además sin requerimiento previo. Irache ha conseguido en algunos casos, incluso, que los consumidores sean indemnizados por los perjuicios causados al ser incluidos como moroso de forma irregular.

NO SE VERIFICA LA IDENTIDAD NI SE ENVÍA EL CONTRATO

El origen del problema es que en demasiadas ocasiones las operadoras no verifican la identidad del solicitante del alta, lo que permite que se produzcan fraudes en las contrataciones. Incluso en las operaciones en las que se produce una llamada de verificación, ésta recoge los datos del interesado pero no verifica su identidad.

La Ley de Consumidores y Usuarios señala la obligación de las compañías de facilitar el contrato por escrito y, si es la empresa la que ha llamado al consumidor, a tener un consentimiento expreso de éste de la contratación. Sin embargo, mientras que en algunos sectores no es extraño que en las contrataciones telefónicas se envíe posteriormente un contrato en papel al domicilio del nuevo cliente, en telefonía esto no es habitual, lo que dificulta que se conozca el alta fraudulenta.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La falta de control de las compañías telefónicas en el punto de mira: registrados cientos de estafas en Navarra con contratos fraudulentos