• martes, 21 de septiembre de 2021
  • Actualizado 17:25

 

 
 

SOCIEDAD

La 'especial' relación del torero Manolete con la Casa de Misericordia

Era habitual su visita a los chavales de la Meca durante los Sanfermines junto con el donativo a la institución benéfica.

Manolete de visita a los chavales de la Meca el 11 de julio de 1942. Foto Libro 'La Pamplona de posguerra'. de Juan José Martinena.
El torero Manolete visita a los chavales de la Meca el 11 de julio de 1942. Foto Libro 'La Pamplona de posguerra'. de Juan José Martinena.

El famoso torero cordobés 'Manolete' visitó la Casa de Misericordia el 11 de julio de 1942 y además ofreció un donativo a la institución benéfica que organiza las corridas de toros durante los Sanfermines.

La algarabía entre los chavales de la Meca estaba justificada ante la presencia tan cercana de uno de los toreros españoles más importantes de la época. 'Manolete' tenía este y otros muchos detalles por su gran corazón en una España que estaba 'azotada' por la posguerra.

'Manolete' toreó en Pamplona doce días entre 1940 y 1947. Tres en 1940, cuatro en 1942 y 1943; y una en 1947. Estaba contratado también en 1944, año en el que se le pinchó una rueda del coche en su camino a la capital navarra, y en 1945, que no pudo asistir a la cita debido a una cogida. 1940 fue un fracaso. En 1942 cortó una oreja, al año siguiente cinco orejas y un rabo y en 1947, cuatro orejas.

Pero a 'Manolete' se le recuerda en Pamplona por la faena de la última tarde que lidió en la plaza. Fueron dos toros. “Una de las corridas más completas y satisfactorias. Ajustado, parsimonioso, seguro, sin perder la línea y sin mancharse el vestido”, según lo reflejó AE, nº 3.577. Por esa actuación, el torero ganó 250.000 pesetas (1.502 euros) y sus compañeros de cartel, 25.200 pesetas (151 euros).

La tarde del 10 de julio de 1947, Manuel Rodríguez 'Manolete' supo cortar, con sobrado valor y arte, las cuatro orejas a sus dos toros. Estuvo colosal. La plaza entera, puesta en pie, le aplaudió como si adivinase que aquella iba a ser la última vez, y es que, en opinión de algunos críticos, Manolete había hecho la mejor faena de su vida.

Así lo sintieron también los aficionados, y así lo sintió él. Aquella tarde el diestro cordobés, siguiendo su costumbre, telefoneó a su madre diciéndole: “Mamá, estoy muy contento porque he toreado el toro que hasta ahora más a gusto he ‘toreao’ en mi vida”.

Se alojaba en el hotel La Perla en la Plaza del Castillo

Su primera visita a Pamplona fue un 7 de julio de 1940, fiesta grande de San Fermín. Manuel Rodríguez Sánchez, “Manolete”, llegaba a Pamplona, en cuyo cartel figuraba por primera vez, para actuar los días 7, 9 y 10. Aquel día tenía que debutar en el coso pamplonés con Curro Caro y con Juan Belmonte.

La Casa de Misericordia lo vuelve a contratar en 1942 para que toree en Pamplona los días 7, 9 y 10 de julio, exactamente como el primer año. Aquella mañana del día 7, en la recepción del Hotel La Perla, se sorprenden con un detalle insólito; Manolete, que ya había reservado la habitación 44, quiso que su cuadrilla se alojase también en este establecimiento hostelero.   
 
Hoy es habitual que suceda así, pero en aquellos años, y de esto La Perla sabe más que nadie, en los hoteles solo se alojaban las figuras, mientras que a las cuadrillas se les alojaba en fondas o pensiones de inferior categoría.  

 Así pues, en aquellas fiestas se alojaron con él en el hotel: José Atienza (picador), Miguel Atienza (picador), Rafael Saco Cantimplas (puntillero y banderillero), Antonio Labrador Pinturas (banderillero), y Alfredo David (banderillero).

 Ese mismo verano, el 28 de agosto de 1947, el miura Islero decidió, en la plaza de Linares, en una trágica tarde de sangre y muerte, que en la habitación 44 del Hotel La Perla, la actual 105, no se renovase en los siguientes sanfermines aquel ritual solemne.

Corrida del 7 de julio de 1943 con Manolete a la izquierda. ZUBIETA Y RETEGUI.
Corrida del 7 de julio de 1943 con Manolete a la izquierda. ZUBIETA Y RETEGUI.

Fallece solo mes y medio después de triunfar en Pamplona

El 28 de agosto de 1947 se presentó en la plaza de toros de Linares, junto a Luis Miguel Dominguín y Rafael Vega de los Reyes "Gitanillo de Triana II". Aquella tarde, recibió una mortal cornada de 'Islero', un Miura de 495 kilos, el quinto de la tarde, que le atravesó el muslo derecho con uno de sus pitones, destrozando el triángulo de Scarpa.

La herida le produjo una hemorragia incesante y el matador falleció a las 05:07 horas del día siguiente.​ Las únicas e impactantes fotografías que existen de la tragedia fueron tomadas por el reportero gráfico Paco Cano 'Canito'. Ese mismo año, el matador tenía pensado dejar el mundo del toreo.

Fue enterrado el 29 de agosto en el panteón de la familia Sánchez de Puerta, íntimos amigos del torero, donde permaneció algo más de cuatro años, hasta el 15 de octubre de 1951, cuando, tras finalizar el mausoleo de Manolete, realizado por el escultor Amadeo Ruiz Olmos, se procedió a trasladar sus restos a su emplazamiento definitivo en el cementerio de nuestra Señora de la Salud de la capital cordobesa.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La 'especial' relación del torero Manolete con la Casa de Misericordia