PREMIUM  TIEMPO

Preocupación por las reservas de agua del Ebro, que descienden hasta el 43% ante la falta de lluvias

A nivel nacional la cantidad de agua embalsada está 20 puntos por debajo de la media de los últimos cinco años en estas fechas.

Imagen de archivo de la tierra del pantano de Yesa cuarteada, con el embalse sin llegar al 24% de su capacidad total durante el verano pasado. EFE/Jesús Diges
Imagen de archivo de la tierra del pantano de Yesa cuarteada, con el embalse sin llegar al 24% de su capacidad total durante el verano pasado. EFE/Jesús Diges   jesus diges

Las casi nulas precipitaciones de los últimos días han propiciado un nuevo descenso de la cantidad de agua acumulada en los embalses, que se encuentran en la península al 37% de su capacidad frente al 48,1% en estas fechas en 2016, y que en la cuenca del Ebro se quedan en el 43%.

La cantidad de agua embalsada está veinte puntos por debajo de la media de los últimos cinco años en estas fechas (del 57,6) y está muy lejos también de la media de los últimos diez años (54,6) y de la cantidad acumulada el pasado año (48,1).

Las situaciones más precarias son las de la cuenca del Segura, que está al 13,1 por ciento, la del Júcar (al 25 por ciento) y la del Duero, que se ha situado por debajo del 30 por ciento.

Con las reservas de agua por debajo del 50% se encuentran también las cuencas Mediterránea Andaluza (31 por ciento), Guadalquivir (31,2), Miño-Sil (38), el Tajo (39,3), Guadiana (44,4), Galicia (40,6), Guadalete-Barbate (38,9) y Ebro (43 por ciento).

Del conjunto de los embalses, los hidroeléctricos han bajado, en este periodo, 56 hectómetros cúbicos, mientras que los de uso consuntivo han disminuido en 49 hectómetros cúbicos.

Según datos del Ministerio de Medio Ambiente, el valor medio nacional de las precipitaciones acumuladas desde el pasado 1 de octubre hasta mediados de noviembre ha sido de 48 litros por metro cuadrado, lo que representa un 57 por ciento menos que el valor normal correspondiente a dicho periodo, que es de 113 litros.

La situación meteorológica comenzará este martes a cambiar con la entrada de una borrasca atlántica por el oeste de Galicia que empezará a dejar lluvias, aunque será a partir de mañana cuando esas precipitaciones sean ya fuertes y persistentes en esa comunidad.

Las lluvias se extenderán durante el día de mañana hacia Asturias y el noroeste de Castilla y León y continuarán durante la jornada del jueves, según la predicción de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), que ha señalado que esas precipitaciones volverán a ser importantes en el oeste de la comunidad gallega.

EL TIEMPO QUE SE AVECINA

Según la Aemet, las lluvias se extenderán a otras zonas de la mitad del noroeste peninsular, aunque de una forma más débil y dispersa, a lo largo del viernes y el próximo fin de semana.

Durante el martes las temperaturas serán muy superiores a los normales en estas fechas, con rondarán los 20 grados en prácticamente todo el país, y que superarán ampliamente ese valor en Murcia (25), Sevilla (24), Córdoba (24) o Huelva (23).

La actual situación anticiclónica ha propiciado que las temperaturas sean muy bajas, incluso por debajo de los 0 grados en muchas ciudades, pero que en los mismos lugares los valores máximos sean muy altos durante el día.

En ciudades como Palencia, los termómetros han bajado durante la noche hasta los -5 grados y durante el día se esperan 16, una oscilación térmica de 21 grados.

La actual situación atmosférica ha agravado los episodios de contaminación en algunas grandes ciudades; en Madrid el Ayuntamiento ha decidido prolongar las limitaciones de velocidad y las restricciones al aparcamiento en el centro, y el Ayuntamiento de Murcia ha puesto en marcha un protocolo de control e información a la población.

La organización Ecologistas en Acción denunció que 16 ciudades (La Coruña, Avilés, Bailén, Barcelona, Granada, Huelva, Lérida, Madrid, Murcia, Puertollano, Santander, Sevilla, Talavera de la Reina, Valencia, Valladolid y Zaragoza) habían superado los niveles de partículas más contaminantes. Pero el Ayuntamiento de Guadalajara ha contrarrestado esa información y ha asegurado que la calidad del aire en la ciudad es buena, y el de La Coruña ha señalado también que no aprecia en sus mediciones una situación anómala en la calidad del aire. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Preocupación por las reservas de agua del Ebro, que descienden hasta el 43% ante la falta de lluvias