• martes, 28 de septiembre de 2021
  • Actualizado 21:03

 

 
 

SOCIEDAD

El día de Todos los Santos aún más triste en el cementerio de Pamplona: "Este año es horrible"

Recorremos el camposanto de la capital navarra en una jornada señalada pero marcada por las restricciones en el acceso por la crisis sanitaria del coronavirus. 

Celebración del día de Todos los Santos en el cementerio de San José de Pamplona. PABLO LASAOSA
Celebración del día de Todos los Santos en el cementerio de San José de Pamplona. PABLO LASAOSA

Tristeza y soledad. Si de por sí un cementerio es sinónimo de recogimiento y silencio, aún se ha vivido con más intensidad en un año marcado por el coronavirus. 

Las restricciones y la escasa afluencia de público dan muestra de que en 2020 no hay festividad que consiga retraerse de la Covid-19, y el día de Todos los Santos no ha sido una excepción.

Este año, honrar a los seres queridos en el cementerio de San José de Pamplona ha sido completamente distinto a la manera habitual de otros años.

Sin flores, en grupos de máximo cuatro personas y con límite de tiempo, además de las ya conocidas mascarillas y distancias de seguridad.

A primera hora del día, apenas había visitantes y durante la mañana no han llegado a muchos más. "Hoy casi no hay movimiento. Por el tema de las flores, la afluencia se ha repartido en los días previos", explica uno de los auxiliares de protección civil dispuestos por el Ayuntamiento de Pamplona para controlar los accesos. 

En la entrada, se encargan de tomar la temperatura a los más madrugadores. Con una pistola de temperatura, comprueban que nadie acceda con más de 37,5 grados. Solo una persona mayor que llegó fatigada ha superado ese límite, pero poco después ha podido acceder. 

Respecto a las flores, salvo una señora que ha tenido que dejar el ramo en la puerta, quienes acuden al cementerio son conocedores de la prohibición.

Flores depositadas en la entrada del cementerio debido a la prohibición de acceder con ellas en el día de Todos los Santos. PABLO LASAOSA

De todas las restricciones impuestas por el Ayuntamiento de Pamplona, la más complicada de hacer cumplir guarda relación con el límite de tiempo de las visitas.

Pese a que no se han producido incidencias respecto a esta cuestión, los auxiliares explican el funcionamiento: "Si vemos que un grupo lleva mucho rato, les pedimos por favor que abandonen el cementerio".

"ESTE AÑO ES HORRIBLE"

Completamente sola, sin nadie a su alrededor, una señora enciende un cigarro y limpia con esmero la lápida que tiene enfrente: "De normal nos juntábamos aquí toda la familia, pero ahora cada uno viene a horas distintas por todo esto del Covid. Este año es horrible".

Las flores depositadas en la tumba familiar llevan allí varios días. Ella las dejó el miércoles y regresa hoy, en el Día de Todos los Santos. "El padre falleció el año pasado y el hermano en este 2020. Cuando toca, van todos seguidos", comenta la mujer observando el lugar en el que también esta enterrada su madre.

Auxiliares de protección civil contratados por el Ayuntamiento de Pamplona dan indicaciones a un visitante en el cementerio. PABLO LASAOSA

Cada uno de los visitantes que ha acudido al cementerio de Pamplona tiene su propia historia. "Nosotras no tenemos a nadie enterrado aquí, pero venimos todos los años por el hecho de ser un lugar santo. Es nuestra manera de acercarnos a los seres queridos enterrados en diferentes zonas de España", explica una mujer acompañada de su hija de no más de ocho años.

Con las calles del cementerio prácticamente vacías, algunos de los asistentes han acudido para pasear. "Tenemos familiares en la Ribera. Como hoy no podíamos llevar flores, fuimos ayer". Acerca de la situación actual, ambos comparten que es "triste", pero que es "lo que nos ha tocado vivir".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El día de Todos los Santos aún más triste en el cementerio de Pamplona: "Este año es horrible"