• viernes, 03 de diciembre de 2021
  • Actualizado 11:33

 

 
 

SOCIEDAD

Consuelo Ordóñez denuncia el veto del Gobierno Barkos a la intervención de Covite en el homenaje a los policías asesinados

El alcalde ha impedido las palabras del colectivo de victimas: “Somos incómodos para ellos”, denuncia Ordóñez. 

Homenaje en Sangüesa a Bonifacio Martín y Julián Embid, agentes de la Policía Nacional asesinados por ETA en 2003.  (14)
La consejera Ana Ollo y, al fondo de la imagen, Consuelo Ordóñez, presidenta de Covite, en el homenaje en Sangüesa a Bonifacio Martín y Julián Embid, agentes de la Policía Nacional asesinados por ETA en 2003.

La presidenta del Colectivo de víctimas del terrorismo (COVITE), Consuelo Ordóñez, ha mostrado este martes en Sangüesa su decepción con el alcalde de la localidad y con la consejera Ana Ollo por haber apartado a su asociación del homenaje rendido a los agentes de la Policía Nacional asesinados la localidad en 2003.

De hecho, según ha podido saber este periódico, el alcalde de la localidad, Ángel Navallas (IU), vetó la posibilidad de permitir que Ordóñez interviniera en el acto, tal y como preferían Mari Carmen Pérez y Ana Isabel Ortigosa, las dos viudas de los agentes asesinados por los terroristas abertzales.

El alcalde aseguró que el acto lo organizaba el consistorio y que, en el caso de intervenir Ordóñez, el homenaje no tendría el respaldo público y pasaría a ser privado. “Claro que nos sentimos vetados. Somos molestos para ellos, se sienten incómodos y no quieren que hablemos”, ha comentado Consuelo Ordóñez en el lugar del homenaje.

“Me he visto obligada a mostrar mi malestar, porque en el acuerdo que ellos aprobaron en el Parlamento no se hacía referencia a la colocación de las placas con la autoría de los asesinatos (ETA), sino que eso fue una reivindicación de COVITE”, ha señalado Ordóñez, que ha acudido al acto para acompañar a las familias de Bonifacio Martín y Julián Embid.

COLOCACIÓN DE UNA PLACA

“De hecho, el alcalde ni ha pronunciado una sola palabra sobre la carta que recibió en marzo de COVITE, en la que pedíamos que apareciera en la placa la autoría del atentado, cosa que no aparecía en la decisión tomada por el Parlamento”, ha indicado Ordóñez.

En la placa colocada ahora en Sangüesa, junto al monolito, aparece ahora: “En memoria de Julian Embid y Bonifacio Martín asesinados por ETA el 30-5-2003”.

“Que aparezca ahora en la placa que a Julian y a Bonifacio los mató ETA es un triunfo de la reivindicación de COVITE. Si fuera por ellos no habría aparecido. Ahora se quieren apuntar un tanto, pero ha sido gracias a la petición de COVITE”, mantiene la hermana de Gregorio Ordóñez, asesinado por ETA.

En el acto han participado junto a la consejera Ollo, la presidenta del Parlamento, Ainhoa Aznárez, la delegada del Gobierno, Carmen Alba, el director de Paz y Convivencia, Álvaro Baraibar, y parlamentarios de UPN, Geroa Bai e IU. También han acudido buena parte de los concejales del consistorio de Sangüesa y decenas de vecinos de la localidad.

LA INTERVENCIÓN DE LAS VIUDAS

El incomprensible veto del alcalde de Sangüesa a la intervención de Consuelo Ordóñez en el acto, ha obligado a las dos viudas a tomar la palabra, algo difícil y complicado por las circunstancias. Ana Isabel Ortigosa ha tenido que coger aire y hacer un esfuerzo por leer un sencillo texto ante la emoción del momento.

“Hace 14 años que ETA mató a Boni y a Julian. No paramos de pensar en aquel día. Cuando realizaban su trabajo ocurrió. Sigue sin haber respuesta, igual que no hay responsables que cumplan con estos asesinatos. Queremos justicia, que paguen por lo que hicieron. Damos las gracias por el cariño a la ciudad de Sangüesa y a la asociación COVITE, por el cariño y apoyo que siempre nos transmiten”, ha señalado Ortigosa.

El doble crimen sigue sin resolverse y los autores del atentado no ha pagado por los hechos. “Hay personas que temen la voz de alguien como COVITE. este ha sido un crimen impune y en Sangüesa y en el Gobierno hay representación de los que siguen justificando los crímenes de ETA”, ha indicado Ordóñez en referencia a Bildu.

Por último, la presidenta de la asociación de victimas ha querido recalcar que los asesinos de Julián Embid y Bonifacio Martín salieron del pueblo, ya que fue necesaria información concreta para cometer el atentado. Los agentes formaban parte de un equipo móvil del DNI, que acudía cada cierto tiempo a la localidad para facilitar la renovación de los carnés a los vecinos.

“En Sangüesa están los que dieron la información y en su ayuntamiento siguen los representantes de los que justifican el asesinato selectivo de seres humanos”, ha sentenciado Ordóñez.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Consuelo Ordóñez denuncia el veto del Gobierno Barkos a la intervención de Covite en el homenaje a los policías asesinados