SOCIEDAD

Comptos señala al Gobierno foral y revela su "preocupante" tasa de temporalidad en Administración

La Cámara ha presentado un informe de fiscalización sobre las cuentas generales de la Comunidad foral en 2018.

Un funcionario trabajando en una oficina ARCHIVO
Un funcionario trabajando en una oficina ARCHIVO  

La Cámara de Comptos de Navarra, en un informe de fiscalización sobre las cuentas generales de 2018, revela la existencia de un "excesivo y preocupante" porcentaje de temporalidad en la Administración, que cifra en el 48 %.

El informe destaca que, de los 29.000 profesionales que a 31 de diciembre de 2018 trabajaban en la Administración Foral, el 48 % estaba contratado temporalmente.

En este sentido, explica la institución en un comunicado, el informe recomienda al Gobierno de Navarra que adopte las medidas necesarias para cubrir las vacantes existentes en la plantilla y reducir la temporalidad.

La Cámara de Comptos señala que la Administración Foral gastó el año pasado 4.180 millones e ingresó 4.100. El resultado presupuestario ajustado alcanzó un superávit de 38 millones.

En el capítulo de gastos destacan los de transferencias corrientes (1.500 millones), personal (1.250 millones) y gastos en bienes corrientes y servicios (630 millones).

Por áreas de gasto, en Sanidad se gastaron algo más de 1.000 millones, en Educación 650 y en protección social 540. La contribución a los gastos del Estado sumó 530 millones y la deuda supuso un gasto de 467 millones.

En cuanto a ingresos, el 88 % son tributarios, distribuidos entre IRPF (1.363 millones), IVA (1.270), impuestos especiales (506) y Sociedades (223).

Analizadas las cuentas, Comptos señala que reflejan fielmente la imagen del patrimonio, la situación financiera y el resultado económico y presupuestario.

El informe, no obstante, apunta tres salvedades recurrentes: la aplicación parcial del plan general contable, la falta de información contable sobre las obligaciones que genera el montepío de funcionarios, y la falta de inventario de bienes.

Asimismo, el informe traslada una opinión favorable sobre la legalidad, ya que la gestión económico-financiera se ha realizado de acuerdo a la normativa vigente. Se cita como salvedad el gasto de 190 millones en contratos cuya vigencia había finalizado o sin soporte contractual.

A 31 de diciembre de 2018, la deuda de la Administración Foral sumaba 3.085 millones de euros, un 5 % menos que el ejercicio anterior. El informe destaca al respecto que en 2018 se amortizaron de forma anticipada 128 millones y que, por primera vez en una década, se amortizó más deuda (373 millones) que la concertada (208).

El informe señala que el 48 % de la deuda se debe amortizar antes de 2024 y que, en marzo del año pasado, la agencia Standard&Poor´s otorgó a Navarra la calificación A+, la máxima posible teniendo en cuenta la correspondiente al Estado.

Comptos subraya también un dato positivo en la evolución de la situación económico-financiera de la Hacienda foral: los 158 millones de remanente de Tesorería para gastos generales.

En 2018, la Administración Foral cumplió con todas las exigencias de la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, que son capacidad de financiación, sostenibilidad financiera y regla de gasto. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Comptos señala al Gobierno foral y revela su "preocupante" tasa de temporalidad en Administración