EDUCACIÓN

Doce colegios de Navarra formarán parte de un proyecto piloto de Educación en las aulas

El Departamento de Educación tiene como un objetivo prioritario la prevención del acoso y el ciberacoso escolar.

Varios niños en una clase de un colegio ARCHIVO
Varios niños en una clase de un colegio ARCHIVO  

Una docena de colegios de Navarra participarán el próximo curso en un proyecto piloto para promover la educación emocional en las aulas. Enmarcado en el Programa Laguntza, su objetivo es buscar el bienestar emocional del alumnado, del profesorado y de toda la comunidad de los centros escolares.

El director general de Educación ha aprobado la resolución que regula la convocatoria del Programa Laguntza para el curso 2020-2021 con el objetivo de introducir la educación emocional en las aulas, fomentando el buen trato en centros educativos de Infantil y Primaria.

Los centros que se han sumado al proyecto son los siguientes: colegio San Miguel, de Aoiz; Buztintxuri, San Francisco y Amaiur Ikastola, de Pamplona; Ibarberri, de Lekunberri; San Donato, de Etxarri Aranatz; Mendialdea II, de Berriozar; Príncipe de Viana, de Olite; Doña Álvara Álvarez, de Falces; Doña Blanca de Navarra, de Lerín; Joakin Lizarraga, de Sarriguren, y Cerro de la Cruz, de Cortes.

La puesta en marcha de este proyecto piloto está dirigido a centros educativos que tengan como un eje y propuesta de mejora la de entrar en un proceso pedagógico de transformación y donde la implicación integre a toda la comunidad educativa para que pueda tener calado en su propia identidad y proyecto educativo.

PREVENCIÓN DEL ACOSO

El Gobierno de Navarra ha afirmado en un comunicado que el Departamento de Educación tiene como un objetivo prioritario la prevención del acoso y el ciberacoso escolar.

En esa línea, este proyecto pretende superar el concepto de prevención del acoso para dirigir la acción hacia la promoción del buen trato y el desarrollo de la educación emocional en las aulas, como mejor antídoto para las conductas violentas.

El proyecto piloto a desarrollar va a permitir evaluar los resultados de introducir una herramienta pedagógica en torno al desarrollo de la educación emocional en la regulación de la convivencia, de forma que paulatinamente se extienda al resto de todos los centros de Navarra.

Con el comienzo del curso escolar los centros afrontarán "el reto que va a suponer entender y ser capaces, de modo creativo, de inventar nuevas formas de enseñanza-aprendizaje y de interacción, más si cabe tras la situación vivida en la crisis sanitaria del COVID-19 que han hecho necesario repensar otra escuela que pueda responder a una nueva realidad", ha explicado el Gobierno.

DESDE LA PRIMERA ETAPA

Los procesos de socialización y de regulación de interacciones deben iniciarse en edades tempranas, por ello este proyecto piloto se aplicará en la etapa de Educación Infantil y Primaria.

Los centros públicos de Infantil y Primaria que se integran en el proyecto asumen el compromiso de dar continuidad al proceso de transformación implicando de forma progresiva a todo el claustro y de incentivar al profesorado en la regulación de relaciones equilibradas y respetuosas entre su alumnado.

De ese modo se acercará a las escuelas recursos educativos para mejorar su nivel de convivencia, donde se dé un proceso de tutorización y ayuda entre ellas, fomentando el desarrollo de buenas prácticas.

Durante el curso 2020-2021 se formarán los equipos motores de los centros piloto, compuestos por miembros del Equipo Directivo y la Comisión de Convivencia.

Estos grupos motores liderarán el proceso a desarrollar en el espacio educativo introduciendo en las aulas, desde 3 años hasta los 11-12 años, 6º de Primaria, por etapas, una batería de recursos educativos pautados y secuenciados en torno a educación emocional que ayude al alumnado a reconocer sus emociones, a entenderlas y a su gestión de forma asertiva.

A su vez, en las aulas se crearán estructuras y espacios de escucha así como de resolución de conflictos, supervisados por docentes, ayudando al alumnado a expresar sus emociones y la llegada a acuerdos.

De igual modo, los centros se comprometen a convertir en un eje transversal el desarrollo de la educación emocional, contemplándolo como contenido curricular.

Durante todo este proceso, los centros contarán tanto con el acompañamiento y formación de los equipos técnicos de expertas que han creado los recursos didácticos como de la propia Asesoría de Convivencia que coordinará y supervisará el recorrido y la experiencia a realizar.

El Programa Laguntza es una apuesta del Departamento de Educación que busca ir en consonancia con el nuevo proyecto de ley orgánica de Protección Integral a la Infancia y Adolescencia frente a la Violencia, con los objetivos de promover el buen trato y la educación emocional, así como de fomentar la adquisición de competencias emocionales y la resolución de conflictos.

Durante el presente curso escolar, más de 300 docentes de centros de todo Navarra han participado en alguno de los Módulos Laguntza estructurados para mejorar la convivencia en los centros educativos.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Doce colegios de Navarra formarán parte de un proyecto piloto de Educación en las aulas