• lunes, 27 de septiembre de 2021
  • Actualizado 21:29

 

 
 

SOCIEDAD

El Colegio Mayor Belagua inicia la "esperada y necesaria" reforma de sus dos torres

El proyecto del arquitecto Rubén Labiano ya ha comenzado con la primera de las tres fases, que espera ser finalizada en un año.

Recreación del nuevo edificio ya en construcción del arquitecto Rubén Labiano. COLEGIO MAYOT BELAGUA
Recreación del nuevo edificio ya en construcción del arquitecto Rubén Labiano. COLEGIO MAYOR BELAGUA

El Colegio Mayor Belagua ha comenzado la reforma de las dos torres en un proyecto que se enmarca en el contexto del 50º aniversario de dos pilares fundamentales en la Universidad de Navarra.

De esta forma, y aprovechando el inicio del verano para no coincidir con los meses lectivos, se ha iniciado la primera fase del proyecto encargado por el arquitecto Rubén Labiano Novoa que conllevará la construcción de un edificio entre las dos Torres con comedor y cocinas propias. Esta, que además unificará el acceso común con los residentes, tendrá un coste de 3 millones de euros y espera ser finalizada a finales del curso que viene.

La segunda fase, de 6.000m² de intervención, acometerá la reforma de ambas torres para dotarlas de baño privado (solo una séptima parte de las habitaciones tenían) completamente equipado y mejorará valores medioambientales de sostenibilidad, eficacia y seguridad en los edificios que, tras más de 50 años, apenas habían sido reformados y han quedado algo obsoletos. Para iniciar este proceso, Labiano dice que dependerán de la financiación y la logística.

Por último, la obra buscará con la tercera fase ofrecer más plazas (hasta 97) e incluir servicios como biblioteca, aula, capilla o habitaciones sénior (1200m² de intervención).

Esquema de la primera fase de la reforma. COLEGIO MAYOR BELAGUA
Esquema de la primera fase de la reforma. COLEGIO MAYOR BELAGUA

“Una vez hayamos finalizado la obra, los colegiales podrán llegar a un lugar nuevo que les aportará comodidad y les facilitará mucho la vida universitaria”, comenta el arquitecto, que decidió apostar por un papel más continuista y conservador a la hora de presentar el proyecto.

Según Ignacio Laguía, director de Torre 2, una vez esté finalizada la obra lo esencial se mantendrá, aunque aumentarán mucho las facilidades y brindarán la posibilidad a los colegiales de organizar ese tiempo que perdían en ir a comedores tres veces al día. “La convivencia universitaria entre estudiantes y profesores orientada al crecimiento personal se mantendrá, pero el cambio supondrá una mayor comodidad”, explica el aragonés.

Eso sí, todo cambio requiere un esfuerzo, y para disfrutar de esas condiciones favorables tendrán que pasar por una obra importante que generará algunas incomodidades. Aun así, Laguía cree que la convivencia no se verá afectada.

“Una de las cosas que mas admiro de los colegiales de las Torres es su creatividad, ingenio y buen humor. Estoy convencido de que harán gala de esos “talentos” para sobrellevar las posibles dificultades”, confiesa en relación a la “nueva aventura” en la que se verán inmersos próximamente.

Y es que lejos de ser un reforma caprichosa o superficial, el Colegio Mayor lleva años viendo la necesidad de dotar a los residentes de componentes necesarios como un comedor o una zona amplia que mejore las condiciones del servicio. Por eso, el director de la sede Torre 2 cree que, exceptuando algún nostálgico que echará de menos esos paseos diarios por el Campus, todos agradecerán la reforma y fortalecerán sus relaciones y su convivencia.

Entre los estudiantes, acciones como las de compartir baño o caminar alrededor de media hora diaria para el desayuno, la comida y la cena son asumibles pero deficitarias. “El caminar todos los días, compartir baños o hacer uso de algunos materiales algo deteriorados como las paredes son inconvenientes que, de paliarse, mejorarían mucho la sede y nuestra calidad de vida”, comenta Alejandro Martí, actual decano de Torre 1.

“La reforma es la guinda del pastel del proyecto de las Torres”, concluye Martí haciendo referencia al gran grupo de personas que ya sin las obras estaban totalmente a gusto y conformes con la vida que el Colegio Mayor les brindaba y ahora, aunque tendrán que esperar algunos meses de reforma, podrán mejorar su calidad de vida en algunos aspectos considerablemente.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Colegio Mayor Belagua inicia la "esperada y necesaria" reforma de sus dos torres