EDUCACIÓN

Clases de ilustración digital y animación para niños: los tutoriales de un alumno de la Universidad de Navarra

Santiago López, estudiante de la Universidad de Navarra, dirige unos tutoriales diarios online para que los más pequeños desarrollen la creatividad y adquieran rutinas.

 

Santiago López, estudiante de la Universidad de Navarra, dirige unos tutoriales diarios online para que los más pequeños desarrollen la creatividad y adquieran rutinas. UNIVERSIDAD DE NAVARRA
Santiago López, estudiante de la Universidad de Navarra, dirige unos tutoriales diarios online para que los más pequeños desarrollen la creatividad y adquieran rutinas. UNIVERSIDAD DE NAVARRA

La cuarentena puede resultar aburrida para muchos, sobre todo para los niños, pero un joven ilustrador y un profesor de la Universidad de Navarra han dado con la solución: "Dibuja con Samlo", un taller creativo online que busca inspirar a los "pequeños grandes artistas" de la casa. 

El proyecto nació como una forma de "desaburrir" a los hijos del profesor de la Universidad de Navarra Javier Callejón y "un par de familias más", pero, unos días después, ya son cerca de mil alumnos los que se conectan al directo en samlo.es cada tarde. Eso sí, antes de las seis y media, porque el acceso a la clase se cierra a esa hora. Detrás de "Samlo" se encuentra el joven argentino Santiago María López Piuma (Buenos Aires, 1994), que cuenta en una entrevista con Efe que está "emocionadísimo" con esta iniciativa, en la que intenta enseñar a los niños de un modo "sencillo e interactivo" para que todos puedan llegar a dibujar.

 Porque López Piuma quiere estructurar su vida pensando en los demás y sueña desde pequeño con "montar una productora de cine de animación en Hollywood" con la que poder "contar historias reales" a los niños y demostrarles que existe un "camino alternativo" para alcanzar la felicidad.  Sin embargo, su camino no ha sido del todo fácil, ya que aunque empezó a estudiar Arquitectura en la Universidad de Buenos Aires, animado por sus padres a estudiar algo "más serio" y a relegar el dibujo a ser un "hobby" creativo, finalmente decidió dejar la carrera a los tres años y medio. "No estaba haciendo lo que me gustaba", explica Samlo. 

"Desde los tres años tenía la inquietud de dibujar por placer, pero cada día me emocionaba más", relata, y por eso desde hace seis años se propuso crear todos los días "un mínimo de dos dibujos" que empezó a subir después a su Instagram (@samlo.es), pero "no por tener un reconocimiento ajeno", sino porque creía en lo que hacía. Ese convencimiento personal le llevó fuera de Argentina, concretamente a Madrid, donde vino a "sobrevivir trabajando en empleos de todo tipo" para "ahorrar", pagarse sus "herramientas de trabajo" y, de paso, demostrarle a su familia "que podía dedicarse a lo que le gustaba": dibujar, y, además, "ayudar a otros con ello".

 Aunque, tras varios años en la capital, consideró que necesitaba "aumentar sus conocimientos" y eso le llevó hasta la Universidad de Navarra y a convertir a Pamplona en su hogar, donde asegura que ha encontrado una "parte humana" increíble en sus compañeros y en profesores como Callejón, a quién califica de "amigo". Precisamente, Callejón define al argentino como "un tipo magnánimo y longánime que aspira a grandes cosas y trata de llegar a aquellos que puedan hacer que él esté en lo más alto" para luego poder "llevarse a los demás con él" y no disfrutar del éxito solo. López Piuma es fiel a la filosofía de vida que dice que "el amor con amor se paga". Por eso está convencido que en algún momento "recogerá la cosecha" y lucha por conseguir todo aquello en lo que cree, como Remy, el chef roedor que protagoniza Ratatouille, su película animada favorita.

 "Cualquiera no puede convertirse en un gran artista, pero un gran artista puede provenir de cualquier lado", pronuncia Samlo reproduciendo una cita de este film de la compañía de Walt Disney, que, según comenta López Piuma, es una de las cuatro personas que más le han influido en la vida. Las tres restantes son el cantante y vocalista de Queen, Freedie Mercury; el fundador de Apple, Steve Jobs; y San Josemaría, a los cuales ya imagina en la entrada de su futura oficina con "cuatro ilustraciones gigantes", pues todos tienen un rasgo en común: que pusieron su talento al servicio de los demás.

 La suerte le llevó el verano pasado hasta su soñado Hollywood de la mano del youtuber americano Charlie Rocket, que le dejó su casa en Los Ángeles, donde le ofrecieron el "sueño americano" para quedarse y que finalmente rechazó por no prescindir de la humanidad que le daba Pamplona. "Eso no se puede comprar”, afirma.

 Ahora, el joven se encuentra solo y confinado en su piso de Pamplona, pero a la vez "acompañado" por los cientos de niños que le acompañan cada tarde en directo, a los que enseña con paciencia mientras proyecta el proceso en su pantalla y responde a las dudas que le escriben por el chat. Controlar a casi mil niños es tarea complicada, pero la magia de Samlo lo consigue y va más allá de las clases, pues también intenta animarles a que contribuyan con su familia en estos momentos y les ayuden siendo los "héroes" de la casa, un concepto que plasmaron en una de las sesiones dibujando a Spiderman

Callejón asegura que Samlo "está cambiando la vida a los niños, y, cuando le cambia la vida a los niños, también se la cambia a los padres", por eso no tiene duda de que, en el fondo, este taller también le ha permitido a López Piuma descubrir "qué es lo que quiere hacer en un futuro". Cada jornada, al finalizar la clase, el argentino puede ver "más de doscientas versiones de su propio personaje" hechas por "pequeños grandes artistas" provenientes de países de todo el mundo. "Eso me llena mil veces más que cualquier otra cosa", concluye


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Clases de ilustración digital y animación para niños: los tutoriales de un alumno de la Universidad de Navarra