SOCIEDAD

Nunca una carta de una anciana a la Policía de Pamplona había sido tan emotiva: "Sin vosotros, no somos nada"

Carmen, "una abuelita de 88 años", ha dedicado un tierno agradecimiento a los sanitarios y a las fuerzas de seguridad, a quienes obsequió con un bizcocho.

Bizcocho y carta entregada por una anciana a la Policía Municipal de Pamplona. POLICÍA MUNICIPAL DE PAMPLONA
Bizcocho y carta entregada por una anciana a la Policía Municipal de Pamplona. POLICÍA MUNICIPAL DE PAMPLONA  

En estas semanas de crisis sanitaria debido al coronavirus, con cientos de miles de personas encerradas en sus casas en Navarra para tratar de que los contagios no sigan incrementándose, siempre hay hueco para el optimismo y para trasladar el agradecimiento a quienes se esfuerzan día a día por hacer que la Comunidad foral sea un sitio más seguro.

En este caso, ese agradecimiento le ha tocado a los agentes de la Policía Municipal de Pamplona, aunque se ha hecho extensible al personal sanitario y a todos los que trabajan fuera de sus domicilios, exoponiendose a terminar infectados por el Covid-19 mientras colaboran en que la ciudadanía tenga aquello que necesite para sobrevivir.

Carmen, "una abuelita minusválida de 88 años", tal y como se define ella, ha redactado una enternecedora carta manuscrita al cuerpo policial de la capital navarra, en la que agradece a los policías su esfuerzo por combatir la pandemia.

El texto, tremendamente emotivo, no ha llegado solo a las dependencias policiales, sino que lo ha hecho acompañado de un bizcocho, la manera que ha tenido esta mujer navarra para responder con el agradecimiento de su corazón a la labor de las fuerzas de seguridad.

A continuación, pueden leer el contenido de la misiva recibida este sábado por la Policía Municipal de Pamplona, que ha sido colocada en uno de los corchos de la comisaría de la ciudad.

"A todos los sanitarios (médicos, enfermeras, celadores, personal de limpieza, etc.), cuerpos de policía y a todos los que estáis trabajando para que esto del coronavirus se acabe pronto.

Os quiero dar las gracias por todo lo que estáis haciendo (estáis exponiendo vuestras vidas por salvar las nuestras). Una y mil veces, muchísimas gracias. Nunca os lo podremos agradecer lo suficiente.

Soy una abuelita de 88 años (minusválida) que no puede salir de casa, por guardar la cuarentena y porque me robaron mi pequeño scouter, que era mi modo de poder salir.

Quería contribuir con algo y no sabía cómo, pero el gran corazón de mi chica Tania me ha dado la idea. Ella ha hecho los bizcochos y yo he aportado lo que he podido.

Nuevamente, gracias a todos. Sabed que estamos con vosotros.

Un saludo para todos y aúpa Navarra. Os queremos. Sin vosotros, no somos nada. Ánimo y adelante. De corazón.

Carmen".

MUESTRAS DE AGRADECIMIENTO

Esta carta y el bizcocho que venía con ella es solo una de las muestras de agradecimiento que están recibiendo estos días los policías. De hecho, la Policía Municipal de Pamplona recibió también el sábado dos dibujos de dos niños, en los que los pequeños agradecen a las fuerzas del orden su trabajo frente a la expansión del coronavirus.

Dibujos de dos niños entregados a la Policía Municipal de Pamplona para agradecir su trabajo durante el estado de alarma por el coronavirus. POLICÍA MUNICIPAL DE PAMPLONA

Declaraciones de sentimientos tan sinceras han tocado la fibra de los agentes de la Policía Municipal de la capital navarra. Su responsable de Comunicación, Jesús Bairáin, ha mostrado el profundo agradecimiento de los policías ante semejantes ejemplos de cariño.

"A pesar de que tenemos a 21 compañeros infectados, la plantilla está muy motivada y trabajando a tope en cantidad de intervenciones, que quedan en un segundo plano frente a las cifras oficiales de la enfermedad sobre fallecidos y contagiados. Pero también están las múltiples muestras de cariño y afecto que estamos recibiendo por parte de la población", ha apuntado Bariáin.

"Será una tontería, porque, para muchos, un bizcocho no es nada. Pero para nosotros, supone mucho: supone cariño, supone afecto, supone cercanía, supone reconocimiento... Y más, viniendo de una persona de 88 años que, logicamente, habrá tenido que vivir muchas circunstancias adversas en su vida", ha añadido.

El jefe de Comunicación también se ha referido a los dos citados dibujos recibidos el sábado: "Para nosotros, son más que dos dibujos; son emociones. Todos tenemos hijos o sobrinos o seres queridos pequeños. Así que esta imagen de dos niños mandándonos unos dibujos y dándonos ánimos, nos llega muy dentro del corazón".

"Nuestro inmenso y enorme agradecimiento a la ciudadanía, sobre todo a las personas que tienen un detalle y nos reconocen nuestro trabajo, que son muchas", ha concluido Bariáin.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Nunca una carta de una anciana a la Policía de Pamplona había sido tan emotiva: "Sin vosotros, no somos nada"