SOCIEDAD

Transportistas advierten que la solución de convertir la N-121-A en una vía 2+1 sigue siendo "peligrosa"

Tradisna y ANET han criticado el "plan de peajes" y han exigido un nuevo plan de movilidad para la Comunidad foral.

Tramo de la carretera nacional N121A a su paso por el término municipal de Oieregi
Tramo de la carretera nacional N121A a su paso por el término municipal de Oieregi  

La Asociación de Transportistas de Navarra (Tradisna) y la Asociación Navarra de Empresarios de Transporte (ANET) han pedido este miércoles un plan de movilidad de Navarra, "no un plan de peajes", y han manifestado que la conversión de la carretera N-121-A en una vía 2+1 les "sigue pareciendo peligrosa porque no va a garantizar la reducción del exceso de velocidad en los adelantamientos". A su juicio, debería ser una autovía.

Representantes de ambas asociaciones han comparecido en una sesión de trabajo en el Parlamento foral, a petición de todos los grupos parlamentarios, para exponer su punto de vista acerca de las medidas a corto y largo plazo establecidas por el Gobierno de Navarra en la N-121-A.

Así, Alberto Latorre, coordinador de Tradisna, ha mostrado su "total acuerdo" con la inversión en movilidad, "clave para fomentar la seguridad en las carreteras y reducir la siniestralidad" y ha añadido que ven "muy positivas" las medidas a corto plazo anunciadas por el Gobierno en enero para la N-121-A. No obstante, ha dicho que "en las soluciones a largo plazo, la conversión de carretera en 2+1, nos sigue pareciendo peligrosa porque no va a garantizar la reducción del exceso de velocidad en los adelantamientos".

A su juicio, "esta vía de gran capacidad debería ser una autovía que garantice la salida directa de Navarra a Francia con el fin de ganar en independencia y agilidad de cara a la salida y entrada de tráfico internacional".

Latorre ha señalado que este sector "no puede ser discriminado". "Representamos el 4,25 por ciento del PIB y nuestra contribución fiscal está sobredimensionada porque aportamos más del 7 por ciento de la recaudación con más de 275 millones en impuestos a las arcas forales", ha dicho.

Ha precisado que se trata de un sector "muy atomizado", "del que dependen 12.000 familias"; un sector que "se ha visto afectado por la crisis de la pandemia". "En el transporte de viajeros ha habido una inactividad prácticamente total, con cero ingresos", ha expuesto.

Ha manifestado que durante la época de la Covid se "ha observado una pérdida de 4,37% de puestos de trabajo, prácticamente 400 familias" y "muchas personas están en situación de ERTE". "Estamos por ello preocupados por una mayor caída del empleo en los próximos meses", ha añadido.

Por su parte, Ignacio Orradre, secretario general de ANET, ha reiterado que están de acuerdo con la inversión en movilidad "porque es clave para la seguridad y reducir la siniestralidad pero tenemos dudas en la manera de financiar estas actuaciones". "Esta movilidad debería ser financiada vía impuestos ordinarios", ha comentado.

Según ha señalado, "las obras del 2+1 van a conllevar desvíos hacia la AP-15 y tras las obras nos vamos a encontrar una N-121 con peajes y eso no ayudará a que el tráfico vuelva a la N-121". "Queremos un plan de movilidad de Navarra y no un plan de peajes, no nos interesa desviar este tipo de ingresos a Guipúzcoa", ha expuesto.

Ha afirmado que "queremos creer que el Parlamento va a instar al Gobierno a desarrollar una política de financiación y mantenimiento de carreteras y nuevas inversiones vía presupuesto público, dado que no se ha hecho durante estos años".

Y ha manifestado Orradre que "la exportación navarra va a perder competitividad porque las empresas deberán afrontar costes extras" y "la pérdida de competitividad no afectará solo al transporte sino también a los productos transportados".

Ha mostrado el "compromiso" como sector para reactivar Navarra pero ha indicado que "no podemos ser ni penalizados ni discriminados con acciones que pongan en riesgo los puestos de trabajo de 12.000 trabajadores y la subsistencia de sus familias".

En el turno de los grupos, Javier García, de Navarra Suma, ha señalado que "el sector del transporte no debe ser pagano de la ineficacia y falta de inversión durante los últimos años en las carreteras". "Está claro que hay que invertir en movilidad, en carreteras pero la solución no es poner un nuevo impuesto, estamos en contra", ha dicho.

El socialista Jorge Aguirre ha afirmado que "el departamento de Cohesión Territorial se puso manos a la obra para corregir una situación que venía siendo vergonzosa; la situación de la N-121-A viene de hace mucho tiempo". "Esta medida de peajes a vehículos pesados en vías de alta capacidad se encuentra muy extendida en la UE", ha comentado, para añadir que el 88 por ciento de los vehículos pesados que circulan por las vías navarras son de fuera de la Comunidad y que se "buscan soluciones con seguridad jurídica para el sector navarro".

Desde Geroa Bai, Pablo Azcona ha criticado que "durante décadas no se ha puesto desde el Presupuesto el importe suficiente para no haber llegado a esta situación en las carreteras". "Para buscar la sostenibilidad presupuestaria caben dos posibilidades, la fiscalidad o la propuesta del Gobierno que entendemos positiva", ha dicho, para añadir que "la autovía necesitaría de mil millones y hay que ser realistas". "El 2+1 es lo que se acordó como solución", ha apuntado.

La parlamentaria de EH Bildu Laura Aznal ha comentado que son partidarios de buscar "una solución de consenso y de que los agentes tienen que exponer sus puntos de vista; debe ser una solución que no suponga un grave perjuicio a los agentes implicados".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Transportistas advierten que la solución de convertir la N-121-A en una vía 2+1 sigue siendo "peligrosa"