PREMIUM  SOCIEDAD

Una por cada víctima: las 149 piezas del corazón roto propuesto por el navarro Ciriza para la catástrofe aérea de Germanwings

Se trata de una escultura de acero cortén y acero inoxidable de 6,50 metros de altura y seis toneladas de peso. 

La escultura de Carlos Ciriza para la catástrofe aérea de Germanwings.
La escultura de Carlos Ciriza para la catástrofe aérea de Germanwings.  

En el lugar donde impactó el vuelo 4U9525 de Germanwings el 24 de marzo de 2015, en los Alpes provenzales, la naturaleza dibuja un gran corazón. Dos vertientes perfilan en ese punto una forma reconocible. “Es paradójico, o quizá no”. Carlos Ciriza lo tuvo claro casi de inmediato: un abrazo al corazón partido de 149 familias.

‘Siempre unidos en vuestra memoria’ es la propuesta que el escultor navarro ha presentado en Frankfurt al jurado del concurso internacional que adjudicará el monumento conmemorativo de las víctimas de la catástrofe aérea, convocado por las compañías Lufthansa y su filial Germanwings.

Se trata de una pieza monumental en acero cortén y acero inoxidable: seis metros y medio de alto, seis de ancho y un total aproximado de seis toneladas de peso. El volumen principal es un corazón roto compuesto por 149 piezas de acero inoxidable, en diferentes planos y texturas, que aprovecharán la refracción de la luz solar o incluso las noches de luna llena para brillar a gran distancia.

De resultar ganadora, la obra de Ciriza se instalará en el punto exacto donde impactó el avión. La inauguración provisional está prevista para el próximo 24 de marzo, fecha del segundo aniversario de la tragedia, aunque no en ese punto sino en una zona más accesible donde se reunirán autoridades, familias y representantes de las compañías aéreas afectadas. Será después del invierno cuando se proceda a la instalación definitiva.

El artista navarro ha sido invitado a participar junto a otros 21 autores y estudios de arquitectura europeos, que desfilarán por la capital económica de Alemania para defender sus proyectos. El ganador dispondrá de una dotación de 500.000 € para realizar el monumento conmemorativo. Peter Cachola Schmal, arquitecto y director del Museo Alemán de Arquitectura, es el presidente del jurado, cuyo fallo se prevé en noviembre.

“Pretendo que el monumento sea visible a gran distancia porque la zona se va a cerrar durante los próximos treinta años, es decir, no se va a poder acceder al lugar del accidente”, explica Ciriza, el único de todos los aspirantes que accedió hasta el punto donde está señalizado que fue la colisión. 

Se desplazó a la región de La Vernet “para sentir la conexión con el lugar y la situación”. “Recibí una carga emocional tremenda. Una tristeza muy profunda y una gran responsabilidad. Decidí que no quería algo llamativo ni tampoco algo que se fundiera con el entorno. Busqué un monumento con entidad propia que reflejara recuerdo y esperanza al mismo tiempo, y que estimulara la unión y el encuentro de todos: víctimas, familiares, amigos, más allá de nacionalidades, culturas o religiones”, añade.

Para ser apreciada desde lejos, la propuesta de Carlos Ciriza contempla también una plataforma-mirador que se instalará en el col de Mariaud, a 700 metros en línea recta. En esa plataforma está previsto instalar a su vez otro corazón de aluminio, “de manera que brille también y se produzca una conexión entre el monumento y este lugar, que será el punto más cercano desde el que pueda contemplarse”.

El autor trabaja habitualmente grandes volúmenes en acero y tiene experiencia en transporte de piezas de gran formato con helicópteros, algo que seguramente beneficia su propuesta al tratarse de un terreno escarpado y de roca quebradiza. Para el montaje de ‘Siempre unidos en vuestra memoria’, será necesario realizar una base de hormigón de dos metros y medio de ancho por uno de profundidad, anclar en la roca pilares de apoyo de más dos metros de diámetro, y desplazar finalmente por aire piezas de hasta una tonelada para su ensamblaje en el mismo lugar del impacto, a 1.500 metros de altura. “Pese a las dimensiones, lo que quiero es conectar con lo inmaterial del ser humano que ya no está, pero que permanece en la memoria. Elevarnos por encima de la tristeza y del vació producido por la pérdida, y generar serenidad, ganas de vivir a pesar de todo”, subraya el escultor navarro.

Carlos Ciriza (Pamplona, 1964) acumula tres décadas de trayectoria artística. La preocupación por el desplazamiento del volumen y la circulación de espacios y vacíos son una constante en sus obras y proyectos. Especializado en esculturas de gran formato en espacios públicos y privados, ha realizado hasta la fecha casi un centenar de exposiciones individuales. Piezas suyas pueden encontrarse en museos, parques y colecciones públicas y privadas de 23 países en tres continentes.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Una por cada víctima: las 149 piezas del corazón roto propuesto por el navarro Ciriza para la catástrofe aérea de Germanwings