CIENCIA

Biología forense en la escena del crimen: un estudio determina interacción de los ácaros e insectos en cadáveres

"Hemos citado por primera vez a 24 especies de la península ibérica", ha destacado

Sandra Pérez, bióloga de la Universidad de Navarra. UNIVERSIDAD DE NAVARRA
Sandra Pérez, bióloga de la Universidad de Navarra. UNIVERSIDAD DE NAVARRA

Sandra Pérez Martínez, bióloga navarra de 27 años, ha realizado en la Universidad de Navarra una investigación sobre Entomología Forense, disciplina de las Ciencias Forenses encargada de aplicar el conocimiento de los artrópodos -insectos y ácaros- en investigaciones legales.

El estudio de la doctora ofrece los primeros resultados sobre las especies de ácaros que aparecen en la materia orgánica animal en descomposición y los insectos (moscas y escarabajos) que los transportan hasta los cadáveres, ha destacado la Universidad de Navarra en un comunicado.

"Hemos reconocido en qué estado del ciclo vital llegan los ácaros a los cadáveres, el cómo, el cuándo y la frecuencia, y además hemos citado por primera vez 24 especies de ácaros en la Península Ibérica, y otras 6 de ácaros y 9 de insectos en Navarra", ha detallado.

Las interacciones entre los ácaros e insectos, el grado de especificidad de la asociación, la identificación de las características biológicas y ecológicas, la fenología, abundancia y frecuencia de aparición son otras contribuciones importantes que apunta Sandra Pérez y que ha recogido en su estudio.

La investigadora navarra ha explicado que se están incorporando los ácaros en las investigaciones forenses -suele ser habitual el estudio de insectos- porque es un grupo de artrópodos que cuenta con una alta diversidad y se encuentran en todos los ambientes.

"Son abundantes y frecuentes, participan en la sucesión faunística, y pueden ser utilizados para la estimación del intervalo postmortem como indicadores de localización y de traslado de un cadáver, y para la asociación de escenarios con sospechosos".

Esta investigación se ha centrado en la región mediterránea de Navarra y todavía no existen estudios comparativos en zonas de la Comunidad foral que presente otro tipo de clima. "Sería interesante abrir el estudio a nuevas zonas para conocer completamente la diversidad de especies asociadas a la materia orgánica de Navarra y reconocer si las especies son las mismas en otros climas y en zonas urbanas, periurbanas y rurales", ha planteado.

Para Sandra Pérez, la principal dificultad a la que se enfrentan los investigadores forenses es "la falta de estudios comparativos que les permita extraer conclusiones cuando están analizando un hecho criminal".

"Los estudios realizados a nivel local son muy escasos y puntuales, y los de otras regiones no suelen ofrecer resultados extrapolables puesto que las diferencias geográficas pueden dar lugar a variaciones en la diversidad de las especies presentes y en los patrones de sucesión", ha indicado.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Biología forense en la escena del crimen: un estudio determina interacción de los ácaros e insectos en cadáveres